miércoles, 28 de agosto de 2013

UNICIDAD.




La Tierra está a punto de culminar el proceso de frecuencia vibracional, y vivir una nueva etapa dimensional. Estos cambios no los hace en solitario, todo el sistema solar y la galaxia están cambiando, por lo tanto los seres humanos sentimos también estos efectos. Queramos o no, tendremos que decidir si acompañamos a la Tierra en su avance dimensional, adaptándonos y acompasando nuestro latido con el del planeta. Para hacerlo será imprescindible un cambio de consciencia, pasando de la consciencia egóica, a la Consciencia de Unicidad, planetaria y galáctica, de esa forma se establecerá una convivencia con todo el Cosmos. Al despertar a es Consciencia, nos daremos cuenta de que tenemos que vivir en armonía con todo lo que nos rodea, con los animales, con la naturaleza y con todos los seres vivos, incluyendo a los propios seres humanos, cuando sintamos que esta unión se está efectuando, que somos capaces de no juzgar, de no dejarnos arrastrar por pensamientos negativos, de respetar el medioambiente de forma individual, sin esperar que los demás empiecen primero, sabremos que hemos entrado en el cambio, en la transformación y hemos alcanzado una mayor vibración.

En este estado de evolución seremos  conscientes de que podemos sentirnos bien sin ninguna razón externa, sin necesitar palabras de aprobación ni de aprecio por parte de los demás no dependiendo emocionalmente de nadie, por lo que nadie tendrá el poder de hacernos felices o desgraciados. No necesitaremos ser especiales para nadie, ni consideraremos a nadie especial para nosotros, entraremos en lo que dicen los Maestros, viviremos la Edad del Sol (Sol-Edad), y desde allí podremos ver las cosas sin miedo y sin estar dominados por el deseo. Aprenderemos a emanar el Amor que somos hacia todo lo que nos rodea, creando un Nuevo Mundo y una nueva Humanidad, conectados todos en la Unicidad. Alinear nuestro corazón con los demás, con la Tierra, con el sistema solar y con el Universo, será decirle adiós a todas las experiencias negativas, es sentirse en Casa, acogidos y rodeados por nuestra Familia   Álmica.

Ser felices.

 

 

martes, 27 de agosto de 2013

PERSONAS VIRICAS

 
Personas víricas que consumen energía
Llegan, nos contagian sus emociones negativas y nos dejan sin fuerzas.
Defenderse y protegerse de este tipo de personas es una obligación.
Parar los pies a los víricos victimistas no es abandonarles sino invitarles a tomar las riendas.

Seguro que usted se ha visto alguna vez en esa situación en la que después de mantener una conversación con un amigo se ha sentido desolado, ha contemplado el mundo con más tristeza y menos entusiasmo que antes de empezar la conversación, o ha pensado: “Madre mía, a este amigo no le pasa nada bueno, siempre tiene una queja”. Y en situaciones extremas, ha escuchado el teléfono, ha visto el nombre de la llamada entrante y ha dejado de atenderlo porque sabe que esa persona, de alguna manera, le va a complicar la vida: le va a contar un nuevo problema o seguirá hablando de su monotema, por lo general con temática “desgracia”. La pregunta que uno se plantea siempre después de pasar un rato con las personas víricas es: “¿Y yo qué necesidad tengo de estar oyendo esto?”.
 ¿Quiénes son las personas víricas? Aquellas que llegan y le contagian de mal humor, de tristeza, de miedo, de envidia o cualquier otro tipo de emoción negativa que hasta ese momento no se había manifestado en su cuerpo. Es igual que un virus: llega, se expande, le hace sentir mal y cuando se aleja, poco a poco, usted recobra su estado natural y, con suerte, lo olvida. 
El origen de la persona vírica puede ser variado: el mal genio, la envidia, la falta de consideración, el egoísmo, la estupidez o la falta de tacto. Lo importante es verse con recursos suficientes para protegerse del contagio. El mundo está lleno de personas víricas de diferentes tipologías, unas menos dañinas y otras malévolas que dejan memoria y cicatriz.
 
Víricos pasivos. En esta categoría incluyo a los victimistas, los que echan la culpa de todo su mal a los que tienen alrededor, nunca son responsables de lo malo que les ocurre porque son los demás o las circunstancias los que provocan su malestar. Si les escucha y a usted le va bien, llegará a sentirse mala persona por disfrutar de lo que los victimistas no tienen. Y no porque no tengan posibilidad de hacerlo, sino porque han aprendido a obtener la atención a través de la queja y eso es cómodo. Se sienten maltratados por la vida y abandonados de la suerte. Por supuesto, le hacen sentir mal a quien no les presta la atención de la que se creen merecedores. Con estas personas sufrirá el contagio del virus tristeza, frustración y apatía.
 
Víricos caraduras. Son los que siempre le pedirán favores, pero a la vez no son capaces de estar atentos a sus necesidades. No mantienen relaciones bidireccionales en las que entreguen tanto como reciben. Tiran de otros sin preguntarles si están bien, si necesitan ayuda, si les viene bien prestársela en ese momento. Son egoístas y egocéntricos, y en el momento en el que se deja de satisfacer sus necesidades comienza la crítica y el chantaje emocional. Con estas personas sufrirá el contagio del virus “siento que abusan de mí”, aprovechamiento y resignación.
 
Víricos criticones. Viven de vivir la vida de otros porque no les vale con la suya. Su vida es demasiado gris, aburrida o frustrante como para hablar de ella, así que destrozan todo lo que les rodea. No espere palabras de reconocimiento hacia los demás ni que hablen de forma positiva de nadie, porque el que a los demás les vaya bien, les potencia su frustración como personas. No saben competir si no es destruyendo al otro. Arrasan como Atila. Con estas personas sufrirá el contagio del virus desesperanza, vergüenza, incluso culpa si participa en la crítica. Y la culpa luego arrastra al virus del remordimiento.

Compañías peligrosas
 
Víricos con mala idea. Manténgalos bien lejos. Están resentidos con la vida, ya sea porque no han sido capaces de gestionar la suya o porque la suerte no les ha acompañado. Anticipan que las personas son interesadas y no esperan nada bueno de ellas. Todo lo interpretan de forma negativa, a todo el mundo le ven una mala intención. Viven en un constante ataque de ira, como si el mundo les debiera algo. No soportan que otros tengan éxito, esfuerzo y fuerza de voluntad, porque estas actitudes de superación les ningunean todavía más. Con estas personas sufrirá el contagio del virus indefensión, inseguridad, impotencia y ansiedad.
 
Víricos psicópatas. Para los que no lo sepan, no hace falta ser asesino en serie para ser un psicópata. El psicópata es aquel que infringe dolor a los demás sin sentir la menor culpabilidad, remordimiento y sin pasarlo mal. De estos hay muchos de guante blanco. Son los que humillan, faltan al respeto a propósito, pegan, amenazan y provocan que se sienta ridículo, menospreciado, y se cargan la autoestima. Ante ellos, salga corriendo, porque el que lo hace una vez, repite. Si le permite que le maltrate, usted terminará pensando que ese es el trato que merece. Con estas personas sufrirá el contagio del virus miedo y odio. Muy difícil de erradicar, perdura durante mucho tiempo en su memoria.
 
Mecanismos de defensa. Para evitar el contagio de los víricos victimistas, lo primero que hay que hacer es pararles. Decirles que estará para ayudarles a tomar decisiones y solucionar problemas, pero no para ser el pañuelo en el que ahogan sus penas sin implicarse. Estas personas se acostumbran a llamar la atención con sus desgracias, pero son incapaces de responsabilizarse y actuar porque optan por el camino fácil: llorar.
 Dígale que estará encantado de ayudarle siempre y cuando se movilice. Y si no lo hace, decida alejarse de alguien que ha tomado la decisión de ser un parásito toda la vida. No lo está abandonando, le está dando aliento para que actúe. Si decide no tomar las riendas de su vida, ser su paño de lágrimas, tampoco será una ayuda. Se gasta la misma energía quejándose que buscando soluciones. La primera opción consume y resta, y la segunda suma.
 
“La tristeza del alma puede matarte
mucho más rápido
que una bacteria”
(John. E. Steinbeck)
 
Ante el virus de pedir, el antivirus de decir no. Si usted no hace prevalecer sus necesidades y prioridades, ellos tampoco lo harán. Una cosa es ser solidario y otra muy distinta estar a disposición de todos y no estar nunca para uno mismo.
 
No permita que la persona vírica criticona haga juicios de otras personas que no estén presentes. Si lo hace con otros, también lo hará cuando usted no esté presente. No entre en su juego ni se identifique con esa conducta. Dígale que no le gusta hablar de personas que no están presentes. Y si se trata de rumores, dígale que no tiene la certeza de que el rumor sea cierto. Los rumores, la mayoría de las veces, son infundados, falsos o exagerados. Se propagan como el viento, y a pesar de que luego se compruebe que son falsos, el daño ya está hecho. Actúe como le gustaría que lo hicieran, con respeto, discreción y veracidad. Es más importante ser ético que evitar un conflicto con un criticón.
 
Y por último, no permita que nadie le falte al respeto y mucho menos le maltrate ni psicológica ni físicamente. Como personas, todos merecemos un trato digno. Hágase valer. Pida ayuda, póngase en su sitio, no consienta una segunda oportunidad a quien le ha hecho daño. El que le daña no le quiere; olvídese de justificarle por su pasado, su carácter, su educación, el alcohol o sus problemas. Nada, absolutamente nada, autoriza la falta de respeto y el maltrato físico y psicológico. Y esto es válido en el ámbito familiar, laboral y entre los amigos.
 
Rodéese de personas de bien, que le quieran y que se lo demuestren, que le hagan feliz, con las que salga con las pilas recargadas. Tenemos la obligación de ser felices y disfrutar. Hay mucha gente dispuesta a ello. No las deje escapar. Las personas estamos para ayudarnos, somos un equipo.

ARTICULO DE PATRICIA RAMIREZ (Diario El País 3/3/2013)

domingo, 25 de agosto de 2013

VIRGO




 
El verano está dando sus últimos coletazos, y con ellos entramos en el signo de Virgo. Empieza el nuevo curso, tanto a nivel estudios como de vuelta al trabajo, y de nuevo nos encontramos con las responsabilidades que con el estío abandonamos un poco. Sería bueno tener algunas referencias para prepararnos, aprovechando los beneficios que nos ofrece el signo zodiacal que termina de entrar.

Virgo nos ofrece su energía para afrontar los altibajos de este ciclo con calma y espíritu filosófico. Es el signo de la intuición, sutileza, gentileza y paz, nos aporta también la sensibilidad de sentimientos a través de los cuales podemos tener empatía con los demás. Estas cualidades no son fáciles de conquistar, y más teniendo en cuenta que Virgo es el último de los signos de Tierra, por lo cual podemos perder de vista lo positivo y degradar los beneficios yéndonos a la polaridad contraria. La paz se puede convertir en disgusto si ante cualquier conversación nos esforzamos en demostrar de forma persistente que tenemos razón, teniendo presente que la vibración de Virgo es como un péndulo, mutable y podemos entrar en la dinámica de volver una y otra vez sobre un mismo asunto. Así que; es recomendable que escuchemos la opinión de los demás, sin juzgarla ni analizarla antes de que nos la expongan, siendo constructivos y decisivos cuando emprendamos cualquier empresa. Podemos recibir ayuda para saber separar las impresiones equivocadas de las buenas lo que será muy beneficioso si recibimos alguna oferta de trabajo, o nos proponen algún negocio.

Siendo el planeta regente de Virgo Mercurio, tendremos facilidad en todo lo relacionado con el trabajo literario, también nos pueden ofrecer trabajos relacionados con el cuidado de ancianos o enfermos. Pero sobre todo en esta recta hacia otoño nos será muy útil, hacer trabajos de introspección, relajarnos, no exagerar la importancia de pequeñas cosas de nuestro entorno, mantenernos dentro de una línea de sentido común y autoconfianza.

Es recomendable hacer proyectos para mejorar nuestra vida, tanto a nivel profesional, como a nivel evolutivo, ya que Virgo nos proporciona la energía necesaria para encontrar respuesta a nuestras inquietudes.

Cuidado con las emociones, ya que Septiembre tendrá el Sol en Virgo, y la Luna en Piscis (opositando), por lo que se nos pueden desbocar las emociones si no mantenemos el equilibrio entre ambos.

 
Constelación de Virgo
 

En la Mitología:

 

La constelación de Virgo representa una mujer. Hay varios mitos asociados a ella, pero a quien más se hace referencia es a Démeter, diosa maternal de la Tierra, la fecundidad, los misterios de la vida, la siega y el trigo.

Démeter es también la diosa de las estaciones, y era particularmente honrada al final del verano, momento en que se cosechaban las espigas. Ella enseño a los hombres a arar la tierra y a las mujeres a moler el grano y hornear el pan. Démeter se encontraba desolada por la pena después de que su hija Persephone fuera secuestrada por Pluto, asesorado por Zeus, permitió que la tierra se volviera árida. Zeus entonces temió que los habitantes no sobrevivieran y que no quedara nadie que le otorgara sacrificios, así que negocio con Pluto la libertad de Persephone. Sin embargo cuando esta iba camino a reunirse con su madre de nuevo, comió unas semillas de granada, el símbolo del matrimonio y se casó con Pluto. Démeter tuvo que compartir a su hija con Pluto, y desde entonces Persephone pasaba una tercera parte del año con su marido, y dos terceras partes con su madre.

 

miércoles, 21 de agosto de 2013

ERA DE ACUARIO.



Muchos de nosotros estamos  sintiendo y percibiendo distintas dimensiones, esto puede causarnos incomodidades y trastornos tanto a nivel físico como en nuestro entorno. Hace poco comentaba con una amiga que sería bueno hablar de nuestros cambios y experiencias,  ya que de esa forma podríamos avanzar en nuestro conocimiento. A veces es como si estuviéramos recordando lo que fuimos, otras veces vamos por la calle y nos sentimos como flotando, el tiempo también nos juega pasadas, avanza demasiado rápido, o se alarga. En fin estamos “mareados”, todos estos síntomas son una señal de que las dimensiones se cruzan, generando una entrada mayor de luz, una mayor vibración, las energías planetarias han formado vórtices que ahora podemos percibir, ver y sentir. Los cambios continuaran hasta que el proceso termine tengamos en cuenta que estamos en una Nueva Era, y no hay marcha atrás. Estamos recibiendo oleadas de energía de Luz que son absorbidas por todos los reinos del planeta, mineral, vegetal, animal y humano, y estas energías nos causaran efectos tanto a nivel físico como emocional, mental y espiritual.
Esto hace que nos encontremos inestables, a veces por cosas sin importancia nos ponemos a llorar, sacando a la superficie emociones que teníamos guardadas. De pronto nos enojamos sin saber muy bien porque. Otras veces estamos desanimadas, desconectados de nuestra fe, o renegando porque Dios nos ha abandonado. En definitiva, todo esto ocurre porque estamos más sensibles y fluctuamos de un extremo a otro. ¿Qué podemos hacer?. Pues trabajar, tener paciencia, amarnos y no comparar nuestro avance con nadie, sino compartir, ya que cada cual procesa el cambio de una forma y a distintos ritmos. No existe una formula; las posibilidades son múltiples.
Somos una unidad de carbono y estamos convirtiéndonos en unidades de Luz con base en el silicio. Nuestra finalidad; anclar esa Luz en el planeta ayudando en la transformación de todos como una unidad. Como sentimos estos cambios depende del grado de sensibilidad de cada cuerpo. El planeta está aumentando su frecuencia, los campos electromagnéticos se aceleran, todo nuestro cuerpo tiene que alinearse al mismo ritmo, y eso nos afecta.
Todo nuestro cuerpo entra en un proceso de transformación, y los notaremos más en el sistema nervioso, en la vista y en el oído, podemos escuchar pitidos en el oído, tener la visión borrosa en ocasiones, y aunque nos resulte incomodo tengamos en cuenta que estamos alternando dos dimensiones, dejando atrás una era y sumergiéndonos en otra. Solo necesitamos no resistirnos al cambio, entrar en contacto con nuestro Ser interno, reconocernos y aceptarnos. Si pensamos en cada situación que estamos creando nuestra realidad, nos daremos cuenta de lo que necesitamos e iremos cambiando las cosas de forma natural y sin dolor.
Abracemos nuestra nueva experiencia con la alegría de participar en este gran acontecimiento. Seamos felices.

lunes, 19 de agosto de 2013

VIVE LA QUINTA DIMENSIÓN




Si quieres llegar a esa 5D a la que ves como resolución de todas tus inquietudes y problemas, debes de saber que ya puedes saborearla si en verdad esa es la meta que has elegido. Lo primero que has de hacer es “vivirla” AHORA MISMO, a cada instante de tus 24 horas.
 La Quinta Dimensión no es un lejano lugar a donde llegarás a través de un camino de sufrimientos, sino que estarás en ella cuando comiences a vivir cada instante de tu vida de HOY reconociendo que eres parte de TODO LO QUE ES, que eres autosuficiente, que puedes y debes de crear tu realidad y reconozcas que el minuto siguiente al instante que vives en este momento será la continuación. La naturaleza no da saltos. Si en este mismo momento te sientes relajada, amorosa y en paz, el instante siguiente será la continuación, pero si permites que una pensamiento, una emoción o realizas un acto que interrumpa esa fluidez, vuelves a caer a la Tercera y densa Dimensión en la que tan frecuentemente nos encontramos.
Decimos con harta frecuencia que deseamos irradiar AMOR a nuestro entorno, a nuestra familia, a nuestros allegados, al mundo, y todo eso me parece muy loable, pero en la mayoría –por no decir en todos los casos- somos incapaces de amarnos a nosotros mismos. Aceptamos la enfermedad, aceptamos la penuria, aceptamos una mala relación, aceptamos sufrir diariamente el acoso de los demás, etc, etc, y eso no es precisamente “amarse”. ¿Cómo podemos imaginar que estamos en condiciones de dar amor si no sabemos lo que es? Seguimos pensando que el quererse, o el cuidarse uno mismo es egoísmo.
 Queremos eliminar las dictaduras del mundo y somos incapaces de eliminar las dictaduras de los demás sobre nosotros. Cubiertos por la pesada losa de una vieja y anticuada moral nos sentimos responsables de la torpeza y frustración de los demás y aceptamos ser el solar en donde echan su basura, y mientras, el tiempo lineal corre velozmente y nuestra edad física avanza a la misma velocidad convirtiendo cada día en una pesada carga de sufrimiento. ¿Hasta cuando vais a consentirlo?
Estamos contemplando –no hay más que leer cualquier diario o escuchar cualquier medio de comunicación- como el mundo de todos los días se dirige a una transformación tan arrolladora que parece vaya a abocarnos a las profundidades del infierno, y de la climatología ni hablemos, y todo lo vemos negativo cuando en realidad es el maravilloso cambio que esperábamos y para el que –aunque no lo recordemos- nos hemos estado preparando. Pues bien, agradezcamos al Universo que el momento de crear un Nuevo Mundo más humano y feliz para todos ha llegado.
 Es nuestro momento y nuestra actitud crea el camino a través del cual la Nueva Energía de Luz transformará a TODO LO QUE TOCA. Comenzad pues a actuar como cocreadores, y no olvidéis que “No hay camino, ya que este se crea a cada paso que damos”.

 

domingo, 18 de agosto de 2013

INGENIERIA GENETICA Y NATURALEZA.


Desde la aparición del Homo sapiens, hasta ahora los humanos hemos evolucionado, tanto en nuestro aspecto físico como en el mental y espiritual. Por lo que será lícito pensar que seguiremos avanzando, adquiriendo nuevas facultades y dejando atrás modelos de conductas. En el año 2000, investigadores de la Universidad de Cambridge anunciaron que muchas mujeres en todo el mundo habían pasado a tener una visión en cuatro colores, mientras que el resto de los humanos vemos con una combinación de tres. Dichas mujeres son capaces de percibir matices y colores que el resto de nosotros no podemos ni imaginar. Estas mujeres han sufrido una mutación, que algunos de sus descendientes heredaran, lo que hará que con el paso del tiempo las futuras generaciones serán capaces de ver en cuatro colores.

Pero hoy en día, no solo la naturaleza está haciendo que el ser humano cambie, la ingeniería genética está provocando cambios en el ser humano que le hagan posible adaptarse a los distintos medios en los que tendrá que desenvolverse en un futuro. El planeta, nuestra casa temporal, esta superpoblada, sus habitantes han agotado gran parte de sus reservas, y podemos imaginar que en un futuro, cada vez menos lejano, el hombre se verá obligado a adentrarse en el espacio exterior, lo que requerirá técnicas para poder adaptarse a otro mundo y poder vivir en él, esto supone desde el desarrollo de distintas formas de respiración, hasta la posibilidad de cambios en la composición externa del cuerpo. Y tal como explica el maestro de la ficción Isaac Asimov : “Por primera vez en la historia, los hombres controlamos la modificación genética de los seres vivos”.

En consecuencia, a nuestro futuro le aguarda una evolución natural, a la que tendremos que sumar otra “artificial”, que nos permitirá poder adaptarnos y vivir mejor en la nueva Era que acaba de llegar.

viernes, 16 de agosto de 2013

DECIR ¡¡¡¡¡¡¡¡NO!!!!!!!!!



A muchos de nosotros nos cuesta, o nos ha costado decir ¡NO! Cuando se nos ha pedido algo. Personalmente tarde mucho en darme cuenta  de los problemas que me acarreaba no decir NO y hacer algo que en el fondo me desagradaba, pero con el tiempo descubrí que se puede decir que no y estar bien con los demás y con nosotros mismos.
Todo se reduce a estudiar qué razones tenemos para dejarnos arrastrar por situaciones ajenas, dejando de lado nuestros propios deseos. Hay diversas razones, unas son altruistas, otras razonables pero la mayoría de ellas son equivocadas:
Queremos ayudar. Pero confundimos comportamientos pensando que negarnos a hacer algo puede ser egoísta, mientras que aceptar es un acto de amabilidad y bondad.
Tenemos temor a ser rechazados. Queremos caer bien a los demás, y buscamos su aprobación. A veces consideramos que le debemos algo a esa persona y no se merece un no por respuesta.
Puede ser que queramos evitar conflictos y mantener un buen ambiente, temiendo perder una amistad como resultado de una negativa. A menudo no nos quedamos tranquilos cuando decimos que no, castigándonos a nosotros mismos por esa decisión, aunque fuera totalmente lógica. Pensamos que si decimos que no ahora, en el futuro no nos ofrecerán otras cosas que nos pueden interesar.
Bueno, no se trata de decir a todo que no, pero hacer lo que no queremos, nos produce un daño. ¿Podemos evitarlo?. Busquemos la forma de hacerlo:
Debes tener bien claros tus compromisos, conocerte a ti mismo y actuar con integridad. Antepón tus prioridades, proyectos e intereses personales. Si lo que te proponen no tiene nada que ver con ello, simplemente recházalo.
Valora tu tiempo. Decir que no a algo te permite decir que sí a otras cosas que de verdad te interesan. Si demuestras a los demás que valoras tu trabajo, tu tiempo y tus prioridades, al contrario de lo que piensas, te respetarán por ello. Si aceptas todo lo que te piden, no eres tú mismo, no evolucionas como persona, no mejoras.
Si después de una negativa, tu relación con esa persona se deteriora, no era una relación sincera, sino interesada. No dejes que te chantajeen. Además, piensa que alguien que te aprecie nunca te pediría hacer algo que te perjudique.
Cuando digas que no a alguien, hazlo de forma educada pero firme. Demuestra que respetas sus sentimientos y opiniones. Estableciendo los límites desde el principio y expresando lo que no te gusta, te ganarás su respeto.
No inventes excusas, sino la situación se repetirá constantemente. Ni siquiera tienes por qué dar explicaciones. Tú eres el dueño de tu tiempo.
Empieza con poca cosa, no fuerces las situaciones, eso hará que vayas teniendo  más seguridad, y aunque en alguna ocasión digas que SI a algo, porque consideres que tiene que haber una excepción, no hagas de ello una costumbre que no te lleva nada más que a sentirte manipulada ¿por los demás?, no, siéntelo y veras como solo te manipulas tu misma.
Carmen.

jueves, 15 de agosto de 2013

CURANDO TUS HERIDAS


               
Tenemos la inclinación de vincularnos con nuestras heridas, en lugar de dejarlas atrás, esto hace que experimentemos constantemente la sensación de no ser dignos. Una persona que haya experimentado acontecimientos traumáticos en la vida, puede llegar a rememorarlos para llamar la  atención o despertar lastima en los demás; esas heridas de nuestras vidas parecen darnos poder sobre los demás. Cuanto más les hablamos a otros de nuestros problemas, tanto más creamos un entorno de compasión por nosotros mismos. Nuestro espíritu creativo permanece tan conectado con los recuerdos de nuestras heridas que es incapaz de transformar y manifestar; el resultado es la sensación de desmerecimiento, de no ser dignos de recibir todo aquello que se desea, ya que estamos sumidos en un estado de sufrimiento. Cuanto más se recuerdan y se repiten estas historias dolorosas, tanto más tenemos garantizado que no materializaremos nuestros deseos.

La frase más poderosa que puedes memorizar en este sentido es: “Tu biografía se convierte en tu biología”, A la que podríamos añadir: “Tu biología se convierte en tu ausencia de realización espiritual”.

Al aferrarnos a los traumas de nuestra vida, impactamos sobre las células de nuestro cuerpo, al cabo de un tiempo, nuestro cuerpo es incapaz de curarse, y desarrollamos una enfermedad. El apego al dolor sufrido en los primeros años de nuestra vida procede de una percepción según la cual nuestra mente adopta el pensamiento “tengo derecho a una infancia perfecta, libre de dolor. Utilizaré durante el resto de mi vida cualquier cosa que interfiera con esta percepción. Contar mi historia será mi poder”. Con esto damos permiso a nuestro niño herido para controlarnos durante el resto de nuestra vida. Además nos proporciona una fuerte sensación de poder ilusorio. Tenemos que tener cuidado de no desarrollar nuestra vida actual en base a una historia traumática anterior.

Al observar nuestro cuerpo cuando hemos sufrido una herida, vemos que esta se cierra con bastante rapidez, imaginemos como seria se la herida permaneciera abierta mucho tiempo; se infectaría y, en último término podría matarnos. Así pues, no llevemos con nosotros nuestras heridas, afrontémoslas pidiendo a la familia y amigos que sean compasivos mientras nos recuperamos. Luego, pidámosles que nos lo recuerden cuando volvamos a exponerlo, pueden decirnos algo así: “Sufriste una experiencia trágica y comprendo perfectamente tu necesidad de hablar de ello. Me importa, te escucho y te ofrezco mi ayuda si eso es lo que deseas”. Después de varias situaciones de este tipo, nos daremos cuenta de que no debemos repetir la historia con el propósito de obtener poder a través de la compasión de los demás.

Al retroceder en nuestro camino y reavivar continuamente nuestro dolor, perdemos fuerza, debido a la amargura que estamos experimentando. Está amargura se pone de manifiesto en forma de odio y cólera al hablar de estos acontecimientos alimentando el tejido celular de nuestra vida, a partir de la cosecha de nuestro pasado. Eso hace que se extienda la infección impidiendo la curación tanto del cuerpo como del espíritu.

Lo único que puede desvincularnos de nuestras heridas es el perdón. Perdonar se asocia de algún modo con decir que está bien, que aceptamos un hecho perverso, pero eso no es el perdón. Perdón significa llenarse de amor e irradiar ese amor hacia el exterior, es un acto espiritual de amor por uno mismo, que podeos enviar a los demás, si somos amor, impartiremos amor. Significa renunciar al lenguaje de la culpa y la autocompasión, y a no seguir adelante con las heridas del pasado. Significa perdonar íntimamente, sin esperar que nadie lo comprenda. Significa dejar atrás la actitud del ojo por ojo, que sólo causa más dolor, sustituyéndola amor y perdón.

Así pues, tenemos que cambiar y saber que la energía divina y nosotros somos una sola cosa, y que es nuestro ego el que se confabula para impedirnos utilizar ese poder en nuestra vida. Sentirnos dignos es esencial para poder atraer todo aquello que deseemos desde la fuente Divina.

Compilado de un artículo de Waine Dyer 


miércoles, 14 de agosto de 2013

PURIFICACIÓN POR EL HUMO.



En todas las tradiciones esotéricas antiguas, el humo ha sido considerado siempre como un elemento purificador ya que, además de conectarnos con el aire que nos rodea, puede usarse como aromaterapia porque tanto los inciensos, sahumerios y braseros son  poderosos distribuidores de aromas.
El humo limpia las energías de las personas y los hogares, así como de cualquier objeto que desees descargar. Purifica los ambientes y ahuyenta las energías negativas.
Para hacer una limpieza de casas puedes recurrir a las generosidad de la tierra que nos regala numerosas hierbas limpiadoras que puedes dejar secar para después quemar en una limpieza.
Las hierbas más apropiadas para limpiar son:

Vainilla – aleja las energías negativas, aromatiza el ambiente

Romero – abre los portales dimensionales superiores.

Salvia – tiene poderes desinfectantes y purificadores del ambiente

Laurel – abre la mente a una nueva conciencia

Eucaliptus – limpia energéticamente y aleja el estrés

Lavanda – atrae buena suerte y éxito

        Flor de limonero – protege contra la envidia y el mal de ojo.

        Ruda – rechaza las energías negativas y las bloquea

Selecciona estas hierbas cuando estén frescas y ponlas a secar o puedes comprarlas ya secas en hierberas especializadas. Pon un puñado de cada una de las hierbas seleccionadas en un recipiente apto para el fuego, que puede ser un brasero o una bandeja de metal.
Elige un día de luna nueva para hacer la limpieza y la puedes concretar a cualquier hora, con luz de día.
Enciende las hierbas – puedes ayudarte con algunas varas de incienso o conitos como combustible – y apenas empiecen a humear crea una cruz yendo hacia los cuatro puntos cardinales con el humo, empezando desde el norte y terminando en el sur. Recorre toda la casa con este humo repitiendo:

Purifico este hogar y abro las puertas de mi casa y mi corazón a la luz divina… Qué reinen la alegría, el amor y la paz en cada habitación y que los Ángeles se posen en su techo para cuidarnos de todo mal. Que así sea.

 Una vez terminado el recorrido ponlo sobre el suelo y con las manos ahuecadas dirige el humo hacia tu cuerpo, empezando por la cabeza, el rostro (con los ojos cerrados), continuando por la garganta, el pecho, y finalizando por los pies… luego cruza sobre el bracero 3 veces en cruz repitiendo:

 Purifico este hogar y abro las puertas de mi casa y mi corazón a la luz divina… Qué reinen la alegría, el amor y la paz en cada habitación y que los Ángeles se posen en su techo para cuidarnos de todo mal. Que así sea

 Cuando termines  puedes abrir las ventanas para que salga el humo y puedes proceder a poner orden. Las cenizas que quedaron de esta quema de hierbas, una vez frías, puedes lanzarlas al jardín o en su defecto por el drenaje del lavaplatos.
Ahora a disfrutar de tu hogar completamente limpio de energías negativas.
Puedes repetir este ritual cada vez que sientas que el ambiente está cargado, tomando en cuenta que siempre debes realizarlo en los días de Luna Nueva.
 

 

martes, 13 de agosto de 2013

CUIDANDO NUESTRO CUERPO.




Amarnos a nosotros mismos es una de las inversiones más rentables que podemos hacer y también la mejor manera de actuar; esto significa cuidarnos en el pensamiento, la palabra y los hechos.
El hecho de amarnos a nosotros mismos incluye el cuidado del cuerpo, tanto por dentro como por fuera.
 Si realmente queremos estar sanos, ser ricos y sabios, tenemos que estar completamente presentes en nuestro cuerpo para utilizarlo de una manera eficaz.

Una buena salud y un manejo apropiado de nuestro cuerpo son verdaderas señales de riqueza interior, y pensar correctamente para crear una salud inquebrantable muchas veces significa abandonar viejos hábitos. Pero, lo más importante es estar dispuesto a aprender cómo funciona el interior del cuerpo. El cuerpo tiene gran capacidad de adaptación; el genoma humano está siempre dispuesto a responder a nuestras necesidades cambiando y aprendiendo a ejecutar nuevas tareas para mantener el funcionamiento de nuestro cuerpo.

La fuerza vital nos sustenta, y los códigos electromagnéticos, los patrones para sanar nuestro cuerpo, están en nuestros genes. Aunque nuestros pensamientos y sentimientos tienen un poder enorme para activar la energía, a nivel físico,  las células de nuestro cuerpo requieren un cuidado exquisito para seguir sosteniendo el sistema físico. Las células del torrente sanguíneo y los órganos reaccionan de acuerdo con lo que comemos, el agua que bebemos, la calidad del aire que respiramos y la exposición a la luz solar.

Cuando más integral sea nuestra alimentación y cuanto más oxígeno aportemos a nuestro sistema, más vitales estarán nuestras células. Aunque el cuerpo se puede adaptar bastante  y es capaz de transformar muchas energías tóxicas, nuestro sistema biológico florece mejor cuando las condicione son óptimas.

La naturaleza nos aporta las mejores energías, así que, tomaos más tiempo para nutrir vuestros sentidos en la naturaleza absorbiendo el oxígeno lleno de energía cósmica que abunda fuera de las contaminadas ciudades, porque en lo físico, nuestra respiración es el método más directo de intercambio de energía con el cosmos; además, es el eslabón entre las fueras cósmicas y las complejas operaciones de nuestro sistema neurológico. La calidad de nuestra respiración está relacionada con el número de respiraciones que efectuamos en la luz solar.

Durante las horas del día con sol, de hecho inspiramos una información importante que está presente en la atmósfera. Un buen hábito de respiración es importante para aclarar la mente y, si lo practicamos regularmente, el resultado siempre mejorará nuestro bienestar personal. Recordad centrar vuestra atención conscientemente en la respiración; esto significa que debemos prestar atención al proceso dirigiendo la respiración al fondo de nuestros pulmones, moviendo el diafragma hacia fuera en la inspiración y hacia adentro en la espiración. Encontrad vuestro propio ritmo y respirad. Una buena respiración restaurará la vitalidad de nuestro cuerpo.

Respirar correctamente también sirve para eliminar los residuos emocionales almacenados en nuestro interior.

Establecer un contacto consciente con nuestra respiración y centrar la atención en el momento presente permite disfrutar de la experiencia de tener un cuerpo. Aportar oxígeno a cada aparte del cuerpo es una de las mejores maneras de garantizar una buena salud. No obstante, las actividades que mejoran nuestra salud deben ir acompañadas de la confianza en nosotros mismos un cuerpo enfermo que está atacado pro creencias que carecen de autoestima.
 
Se sabe que el cuerpo necesita agua; sin embargo, la gente padece a veces misteriosos dolores y malestar físico (estreñimiento, disfunciones sexuales, migrañas, etc) relacionados con una severa deshidratación del cuerpo. Para una función óptima siempre debemos hidratar nuestro sistema y beber “como mínimo” dos litros de agua pura, limpia y que no contenga fluor, para así hidratarnos y eliminar las toxinas. El agua es un excelente conductor de la electricidad, y un cuerpo correctamente hidratado puede adecuar fácilmente el aumento de frecuencias electromagnéticas cósmicas que tienen que ser integradas. Dormiréis mejor y disfrutaréis de mucha más energía si bebéis mucha agua. No importan nuestras creencias, pero una dieta prolongada a base de comida rápida, grasienta y frita, procesada con aditivos químicos, sustitutos del azúcar y batidos no aporta ni un solo nutriente para un correcto funcionamiento de nuestras células. No nos engañemos pensando que es suficiente con tener buenos pensamientos y que nuestro cuerpo se sanará solo mientras continuamos alimentándonos con comida con falta de nutrientes. Debemos ser prácticos con las leyes de la realidad física. ¿Acaso creéis que podéis limpiaros con el pensamiento en lugar de ducharos? El cuerpo debe procesar y aprovechar la calidad y la cantidad de lo que comemos y, si continuamente ingerimos “basura”, en algún momento se atascará y dejará de funcionar.

domingo, 11 de agosto de 2013

EL PUENTE.



Nuestro inconsciente se ha sustentado con creencias que la mayoría de veces nos han hecho vivir las situaciones con sufrimiento, Al igual que un iceberg solo podemos ver la parte sumergida si nos zambullimos en el agua y encendemos una luz. Solo así, observando la parte sumergida podemos tomar consciencia de lo que debemos gestionar en nuestro interior.
El respeto no se puede exigir y desgraciadamente es lo que hemos hecho durante siglos a través de la educación y, lo único que hemos conseguido es aprender a guardar y disimular nuestros auténticos sentimientos. El verdadero respeto nace cuando abrimos nuestro corazón a nosotros mismos y a los demás. Es entonces cuando se construye un puente de confianza, y, todo es posible.
Es muy importante aprender a no huir de nuestros propios miedos, ellos tienen su base en nuestra mente y si conseguimos elevar nuestra consciencia más allá de ella, los miedos no tendrán poder sobre nosotros. Un pensamiento necesita energía para manifestarse, y nuestra atención sobre él es lo que le permite obtenerla. Si retiramos nuestra atención del pensamiento que genera el miedo este desaparecerá por falta de energía.
Hay técnicas que indican que oponiendo un pensamiento positivo a uno negativo podemos controlar la situación, pero lo cierto es que con este método no salimos de la dualidad, Estaremos constantemente luchando y cediendo nuestra energía a ambas formas de pensar. Procuremos pues ir a nuestro centro, más allá de nuestra mente.
Hay que observar los pensamientos y verlos como nubes que pasan de largo, sin prestarles atención. Si los hacemos propios los convertimos inconscientemente en una parte de nuestra realidad, y esa es la razón por la que parece que nos dominan. A medida que aprendemos a pensar adquirimos una serie de hábitos que nuestro inconsciente registra, para después reproducirlos sin darnos cuenta. Es un proceso similar a cuando conducimos siempre por el mismo camino, llegamos a casa sin ser conscientes de haber hecho los giros correspondientes, esto nos permite prestar atención a otros pensamientos que nada tienen que ver con conducir.
No podemos ser libres sin ser dueños de nuestros pensamientos, los sistemas de creencias que los envuelven, son como una neblina que no nos permite ver en nuestro corazón como realizar los sueños que tenemos y, como llevarlos a cabo.
Tenemos que llegar a un grado de consciencia que nos permita ver la sencillez de las cosas, si seguimos deseando controlar algo, es que todavía estamos en la mente. El “Yo Soy” es una puerta para salir de la mente, y sólo la podemos abrir si sentimos que formamos parte de Todo, esto es la llave maestra de todas las cerraduras.
Cuando interiorizamos y llegamos a nuestro Ser, podemos liberarnos del laberinto de las creencias nacidas de la dualidad. Dejamos atrás los miedos, los perjuicios, los dogmas, en definitiva todas nuestras limitaciones. Todos estos hábitos están en nuestra mente y al trascenderlos dejan de tener poder sobre nosotros.
Salir de la mente es como salir de la habitación en la que nos encontramos, abrimos la puerta y ya… No son necesarias complicadas técnicas para lograrlo, ni pasar por grandes pruebas, tu Ser no intenta controlar nada, ya que cuando queremos controlar estamos en la mente, y si en ella existe un programa que nos está haciendo daño es de vital importancia aprender a aquietar la mente, de forma que seamos su dueño y no al revés. Si no aprendemos a salir de la dualidad todos nuestros conocimientos quedan limitados a ella.
Abramos nuestro corazón despejándolo de la coraza que lo oprime y encontraremos el valor para hacer lo que sentimos, los programas que sustentan nuestras creencias tienden a crear las cosas monocromáticas…la apertura del corazón crea un arco iris que hace de puente entre él y nuestra mente y, más allá del arco iris los cielos son azules…y los sueños que te atreves a soñar…se convierten en realidad.
Disfrutemos de Todo cuanto nos rodea, seamos felices expandiendo nuestra mejor energía “EL AMOR”.

viernes, 9 de agosto de 2013

LAS PERSEIDAS




Para ver a Dios nacimos, que en la Tierra somos polvo y el en el Cielo, peregrinos”. “Deus te guie bem guida, que en o céu foste criada”.

Con estas oraciones se saludaba a las estrellas fugaces.

En el pasado se creía que las lluvias de estrellas eran “siembras de almas” con las que los dioses bendecían a la Tierra. Personalmente creo que este año tiene mucha importancia la visita de nuestras amigas las Perseidas, ya que coincide con el casi final de un ciclo solar y sus energías se mezclaran con las ondas energéticas que están produciendo los vientos solares. También estamos en pleno cambio de era, así que todo junto será muy beneficioso y nos aportara fortaleza y voluntad para seguir en el camino evolutivo que estamos viviendo.

Cada mes de Agosto nuestro planeta atraviesa la zona de partículas de cometas que atraídas por  él, entran en nuestra atmosfera desintegrándose y, dejando su “simiente” en el planeta, creando además un maravilloso fenómeno en nuestro cielo.

Las Perseidas, son polvo del cometa Swift-Tuttle, que fue descubierto en 1862, vienen de la constelación de Perseo (de ahí su nombre), ya que se les llama “las hijas de Perseo”, las Perseidas.

 La constelación de Perseo se encuentra cercana a la de Andrómeda, y su historia en la mitología nos cuenta que Perseo era hijo de Zeus y de Dánae la de la “lluvia de oro”, mientras que Andrómeda era princesa de Etiopia. Para expiar el pecado de su madre, Andrómeda fue ofrecida en sacrificio a un terrible monstruo marino. Encadenada a una roca a orillas del mar, la princesa esperaba su destino cuando Perseo acudió en su rescate y, mediante los poderes de la cabeza de Medusa, acabo venciendo al animal, para después tomar a Andrómeda por esposa, formando la familia de los perseidas (gentes de Persia), de la que descendería Heracles.

Este fin de semana podremos ver la lluvia de meteoritos llamada también “Lágrimas de San Lorenzo”, aunque será en la madrugada del lunes cuando se producirá  la llegada máxima. Si podemos no dejemos de ver tan magnífico espectáculo, al tiempo que aprovechemos su radiante poder benéfico. FELIZ LLUVIA DE ESTRELLAS.

jueves, 8 de agosto de 2013

NOTICIAS DEL SOL



sol, cambios, tormentas, NASA



La NASA ha pronosticado un cambio de polaridad completo del campo magnético del Sol.
El experto en física solar  Todd Hoeksema explica: “Parece que nos quedan tres o cuatro meses para completar la inversión del campo magnético del Sol. Este cambio provocará un efecto dómino en toda la Vía Láctea”.
Esta inversión no es ninguna novedad, ya que se produce aproximadamente cada 11 años, cuando después de llegar a su nivel más alto el ciclo solar el Sol reorganiza su dinámica magnética interna. Este evento ha sido detectado en tres ocasiones por el Observatorio Solar Wilcox de Stanford, cuyos magnetogramas estudian el magnetismo polar del Sol desde 1976. Desde esa fecha, el observatorio ha registrado tres grandes inversiones y ha previsto la cuarta que tendrá lugar los próximos meses.
"El campo magnético polar del Sol se debilita, se reduce a cero y luego vuelve a aparecer, pero con la polaridad invertida, éste es un elemento normal del ciclo solar", explica Phil Scherer, también de la Universidad de Stanford
Los datos de la NASA muestran que los hemisferios del Sol reaccionan de forma distinta ante el cambio. Mientras el polo norte ya muestra indicios de estar preparado para la inversión, el polo sur sólo trata de alcanzarlo. "Sin embargo, pronto los dos van a cambiar la polaridad y a comenzar otro ciclo solar", concluye Scherer.
Pese a la importancia de este fenómeno, los científicos afirman que no hay razones de preocupación para el ser humano. Los que sí se verán afectados son los rayos cósmicos, que son partículas de alta energía aceleradas a la velocidad de la luz producidas por explosiones de supernovas y otros eventos violentos de la galaxia. Los rayos cósmicos pueden ser un problema para los astronautas y las sondas espaciales que se mueven por la heliosfera (zona comprendida entre el astro rey hasta millones de kilómetros más lejos de Plutón). Algunos estudios apuntan a que la inversión podría afectar ligeramente a la nubosidad y el clima de la Tierra.
Lo cierto es que con las ultimas tormentas solares la Tierra va ha recibir una gran cantidad de energía, y nosotros como habitantes del planeta también. Estas oleadas de energía hacen aumentar la vibración de todo lo que se encuentra a su alcance, haciendo posible el cambio que se ha estado anunciando en todo el sistema solar.