LA VIBRACIÓN DEL COLOR.


 
 
EL COLOR Y LA VIDA.

El Universo nos regala una sinfonía de colores, siendo esta una manifestación cósmica del Principio de la Vida Única bajo la forma de ondas de luz. Toda luz es una emanación del Sol, y el color es una forma de diferenciar esta luz original según su vibración. Cuando se inicia un ciclo vital del Universo, surge, al principio, una vibración rápida de colores destellantes, una espiral de color infinita capaz de transformar la energía espiritual en substancia física.

El sol irradia haces de luz blanca que se descomponen en siete partes de diferente longitud de onda. La luz blanca, entra en la consciencia del alma a través del aura, y se divide en los siete colores que la componen, infiltrándose cada uno de ellos en el centro espiritual conveniente para cargarlo de fuerza y vitalidad.

Los Siete Rayos Superiores son los siguientes:

ROJO-NARANJA-AMARILLO-VERDE-AZUL-AÑIL-VIOLETA.

Estos Siete Rayos son más que ondas vibrantes de luz, representan cada uno de ellos un periodo de evolución. Son la manifestación de los Siete Grandes Períodos Cósmicos. Fuerzas de poder y utilidad infinita que emanan del Origen  Supremo, y son guiados por inteligencias muy poderosas.

Los Siete Periodos Cósmicos son las condiciones por las que ha tenido que pasar y pasará todo el Universo. Todo el planeta, los océanos, la tierra, todas las manifestaciones minerales, vegetales, animales y humanas dependen de la existencia de la luz y de sus propiedades y radiaciones.

Pero no ocurre sólo en el mundo físico, el plano terreno materialista. Los mundos superiores que constituyen el Universo, el etéreo, astral, mental y espiritual dependen del mismo origen de luz y poseen un campo de vibración diferente. Hemos pasado los tres primeros periodos, que corresponden a los Rayos rojo, naranja y amarillo. Ahora nos encontramos en la época cuarta, donde se manifiesta el Rayo Verde, estamos a mitad de camino entre los estadios inferiores y las fases superiores de crecimiento y evolución.

El futuro es un avance ascendente hacia la vibración superior del Rayo Azul, para, posteriormente, llegar a las condiciones propicias del Añil y el Violeta, cuando la Manifestación del Séptimo Rayo se haya extinguido.

RESPIRACIÓN DEL COLOR.

La respiración del Color se practica concentrándose mentalmente en los rayos que se encuentran en el espectro solar. Deben ser inhalados de modo consciente, para que todo el ser y sus naturalezas física, astral, mental y espiritual se empapen. Durante el ejercicio es conveniente repetir mentalmente la afirmación apropiada de cada color.

Esta práctica es de gran ayuda para abrir la consciencia y la sensibilidad de las facultades que necesita el hombre para su evolución. Los resultados nos harán sentir paz interior, renovación física y psíquica, y la mejoría de la salud en general.

EJERCICIO:

Sentados con la espalda recta en una silla cómoda y si es posible delante de una ventana abierta. Dejaremos que el cuerpo se relaje mientras se inclina hacia delante, con los brazos lánguidos y soltando todo el aire de los pulmones. Después aspiraremos lentamente a la vez que volvemos a la posición inicial, y nos concentramos mentalmente en algún punto de la frente.

Pongamos la atención en nuestra respiración, haciéndola lenta y profunda, mientras contamos hasta doce. Pronto la respiración se volverá automática, dejando la mente libre para meditar sobre la armonía de los colores.

Repetir este ejercicio varias veces. Con el tiempo seremos capaces de respirar profundamente meditando sobre la afirmación que nos sea conveniente y visualizando los colores determinados que necesitemos desarrollar.


++++++++

EL COLOR Y SU FUERZA VITAL.

El color es producido por vibraciones del éter de diferente longitud de onda. Lejos de ser estático, es una radiación activa y vital. El verdadero significado de los colores y su influencia sobre la salud y la personalidad es muy importante para los hombres. El temperamento también tiene mucho que ver. El color favorito de una persona no es algo tomado a capricho, se debe a un instinto subconsciente que lo motiva. Por eso, cuando encontremos a alguien desprevenido si le preguntamos qué color le gusta, su respuesta nos indicara su carácter psicológico, sus talentos y sus debilidades.

Empezaremos estudiando los tres colores primarios: el rojo que simboliza el cuerpo físico, el amarillo la mente y el azul el espíritu.

El rojo es el color físico, está relacionado con el Elemento Fuego. Los Rayos Rojos controlan el centro glandular del cuerpo, que se encarga de la fuerza vital y de las funciones orgánicas. Es el portador de las pasiones humanas más vehementes (amor, odio, valentía, venganza, etc.) Como es el color de la sangre, siempre se ha tenido como símbolo de la lucha y, por supuesto, de las acciones heroicas.

Los diferentes tonos del rojo representan cualidades diversas. Los matices más oscuros suelen estar relacionados con personas de naturaleza un tanto cerrada o egoísta. Por lo general, los tonos fuertes atraen a personas arrogantes y dominantes, así como inclinados a la sensualidad.

Para la psicología del color, los tonos brillantes son preferibles a los oscuros. Por ejemplo el escarlata denota generosidad  y ambición, Sin duda el rojo nos trae al recuerdo personas vigorosas y fuertes que se hacen vales y confían en sí mismos. Es el color de los extrovertidos, de las personas prácticas y realistas. El aficionado al rojo suele ser genial y activo, aunque puede llegar a la obstinación y la falta de consideración. El rojo vibra en armonía con las sensaciones y las emociones y no responde a la mente ni atiende a razones. Estas personas se llevarán bien con los que gusten del violeta, el purpura y el dorado.

El amarillo, representa la inteligencia, el gusto por el trabajo y el placer mental, en ocasiones en detrimento del físico. Atrae a la gente inteligente y razonadora. Posee un efecto estimulante sobre las enfermedades, sobre todo de los nervios, ya que controla el gran centro glandular del Plexo Solar. Es el color del Sol, y su velocidad de vibración es muy elevada; por eso su gente se caracteriza por la rapidez de pensamiento y la actividad mental elevada. La selección, la diplomacia y la alegría le son afines.

El amarillo es un buen color para escritores, artistas y creativos en general. Los tonos más mates son inspiradores. Pero toda la gama no es tan favorable. El mostaza, por ejemplo, representa naturalezas bastante extrañas, gente holgazana y de poco carácter. El amarillo oscuro también está relacionado con el engaño y la traición.

El Rayo Naranja es uno de los mejores de la gama del amarillo. Es el color de la vitalidad, de la fuerza mental y de la sabiduría. De todos modos, su uso debe ser controlado porque muy poca gente encaja en sus vibraciones. Las personas nerviosas no deberían vestirlo.

El azul, simbólicamente es el opuesto al rojo. Representa la armonía, tranquilidad, cortesía y felicidad. Es el color del que nace la inspiración más elevada. Lo grosero y materialista no encaja en él. Pertenece a las naturalezas etéreas y espirituales. Los tonos más oscuros representan refinamiento y pensamientos elevados. Los tonos claros recuerdan simplicidad, inocencia y candor; el azul eléctrico es el magnetismo personal; el oscuro la espiritualidad, y el añil la intuición y la percepción espiritual.

+++++++
 
 
ATRIBUTOS DEL COLOR.
En el aura humana, el compendio de los pensamientos y las emociones del ser humano recogidos alrededor del cuerpo en forma de destellos cromáticos, también nos indican muchas cosas.
Los Siete Rayos Principales dan lugar a siete tipos básicos de mentalidad y temperamento humano. Estos son:
Color/Característica Fundamental.
VIOLETA/Espiritualidad.
AÑIL/Intuición
AZUL/Misticismo
VERDE/Armonía y simpatía
AMARILLO/Inteligencia
NARANJA/Energía
ROJO/Vitalidad.
Cada uno de ellos se divide en varios derivados. Poe ejemplo: el Rayo Violeta se descompone en heliotropo, amatista, orquídea, purpura y espliego.
Por norma los colores claros y brillantes simbolizan buenas cualidades, mientras que los oscuros y jaspeados simbolizan defectos. Los mates y pasteles representan a su vez, los estados de consciencia más elevados o etéreos.
En el aura humana podemos encontrar gamas de color y tonos que nos indican las capacidades, hábitos y formas de ser del individuo. Todo ser piensa y siente en diferentes planos de consciencia (que son el cuerpo físico, el astral y el espiritual) y cada uno dispone de un vehículo o forma de expresión. Cada plano de conciencia, mantiene una actividad vital y corresponde a uno de los tres colores básicos rojo, amarillo y azul.
El cuerpo Físico (físico-etéreo) Rojo.
El Alma (astral-mental) Amarillo
El espíritu (mental superior-espiritual) Azul
A su vez esta trinidad es el origen de los llamados colores complementarios o secundarios.
Naranja
Verde
Añil
Violeta.
De todo esto podemos sacar el claro que el Aura se basa en un principio cromático triple, del mismo modo que la propia constitución humana también es trinitaria. En consecuencia, hay un aura físico, otro astral-mental y un último espiritual.
Significado de cada color en el aura.
ROJO:
Es el símbolo de la vida, la fuerza y el vigor. Representa toda la naturaleza física. El rojo claro y brillante revela ambición, generosidad y afecto. Su exceso en el aura significa propensión a la fuerza bruta.
Rojo oscuro: Pasión, vehemencia, amor, valentía, odio, cólera. Los tonos nebulosos son malos y siniestros.
Marrón rojizo: Sensualidad, voluptuosidad. Tonos fuertes muy oscuros: Egoísmo.
Rojo nebuloso: Avaricia y crueldad.
Carmesí: Pasiones y deseos puramente terrenos.
Escarlata: Lujuria.
El rosa es el símbolo del amor altruista y contradice a los demás tonos oscuros y terrizos. El carmesí oscuro representa el materialismo grosero.
NARANJA:
Es el símbolo de la energía, la naturaleza astral-etérea. Cuando su presencia en el aura es intensa la fuerza dinámica vital rebosa.
Naranja claro brillante: Salud y vitalidad.
Naranja oscuro: Orgullo.
Naranja difuso: Inteligencia precaria.
Amarillo:
El símbolo de la mente y la inteligencia. El plano mental. En el aura indica un poder mental intenso.
Amarillo dorado: Altas cualidades del alma.
Amarillo pálido: Capacidad intelectual elevada.
Amarillo oscuro: Celos y sospecha.
Amarillo mate: Optimismo excesivo, mentalidad visionaria.
El color dorado en el aura es de buen augurio.
VERDE:
Es el símbolo de la armonía y la simpatía, y representa el plano mental superior. En el aura denota individualidad, facilidad de recursos e independencia.
Verde brillante: Don de palabra.
Verde tenue: prosperidad, éxito.
Verdoso: Capacidad de adaptación. Versatilidad.
Verde claro: Simpatía.
Verde oscuro: Engaño.
Verde oliva: Traición, doble naturaleza.
AZUL:
Simboliza la inspiración y la devoción. Está unido a la naturaleza espiritual. Si su presencia en el aura es importante, el individuo tendrá capacidades artísticas y propensión hacia lo espiritual.
Azul claro: Sentimientos religiosos puros.
Azul mate etéreo: Devoción y nobleza.
Azul brillante: Lealtad y sinceridad.
AÑIL:
Símbolo de la Frontera Mística, representa la auto-doctrina, la sabiduría y la santidad.
VIOLETA:
Es el símbolo de la espiritualidad.
Violeta oscuro: Logros espirituales elevados y amor sagrado al resplandor divino.
Tonos liliáceos: Conciencia cósmica y amor a la humanidad.
Violeta azulado: Idealismo trascendental.
SIGNIFICADO DE LOS COLORES MENORES.
Gris claro: Miedo.
Gris oscuro: Convencionalismo, formalidad.
Gris plomo: Mediocridad falta de imaginación.
Verde grisáceo: Engaño, duplicidad.
Gris terroso: Depresión.
Negro: Malicia, vicio, depravación.
Rosa: Modestia, gentileza, altruismo.
Plata: Versatilidad, vivacidad, movimiento. Su exceso en el aura indica inconstancia y volubilidad.
Marrón brillante: Mente práctica.
Marrón grisáceo mate: Egoísmo.
Marrón claro: Avaricia.
++++++++++++


No hay comentarios:

Publicar un comentario