LAS CASAS ASTROLOGICAS


 




LAS CASAS ASTROLÓGICAS

 

El estudio de una Carta Astrológica, se realiza teniendo la fecha de nacimiento, la hora y el país de nacimiento de la persona. La fecha y el país nos aportaran la situación del Sol y los demás astros; y la hora nos indicara las Casas donde se encuentran.

Las Casas Astrológicas son doce divisiones fijas en la que dividimos el espacio celeste, y cada una de ellas representa un aspecto, una situación donde el ser humano vive su experiencia.

Me gusta imaginar que cada Casa es una Villa donde el Sol y los planetas se trasladan asimilando su energía e integrando sus cualidades. Las Casas ejercen unas influencias muy importantes para el nativo, simbolizan el cuerpo físico y el ambiente que le rodea según su destino, el cual se verá en ocasiones condicionado por la expresión que cada una de ellas representa.

Puede que consideremos que cuando un planeta está en una Casa que no es compatible con su energía, ve limitada su acción, pero tenemos que mirarlo como una posibilidad de trabajar esforzándonos por utilizar: las influencias del planeta, con las del signo sobre la naturaleza de la Casa.

Cada una de las Casas tiene un planeta regente, un “señor” que la gobierna, y que en ocasiones tiene “invitados”, otros planetas están ubicados ahí desde el nacimiento del nativo, o bien, él está en otra Casa de la cual no  “manda”. En ambos casos el planeta puede estar “incomodo” porque sus energías no son afines, o pueden estar unificados en un trabajo común.

Las Casas se clasifican en: Angulares, Sucedentes y Cadentes.

Las Angulares. (I-IV-VII-X) “Yo y mi situación”.  

Son las Casas que mayor influencia tienen sobre el nativo, sus actividades, carácter y acontecimientos. Se consideran más importantes porque ocupan los cuatro puntos Cardinales y contienen las dos Casas más significativas: Casa I o Ascendente, y Casa X o Mediocielo.

La Casa I representa a la persona misma con sus cualidades en potencia, su carácter y sus posibilidades, pero también simboliza la actividad, el entusiasmo y el uso de la energía en la vida.

La Casa VII representa a la persona más cercana a nosotros, a la que queremos, normalmente a nuestro cónyuge. Rige toda clase de uniones, contratos, sociedades, etc, pero también los divorcios, procesos y enemigos que como consecuencia nos pueden venir; la Casa VII es la Casa de las relaciones sociales e intelectuales.

La Casa IV rige principalmente las condiciones de nuestro hogar y el ambiente y seno familiar paterno como cimientos de la personalidad; mientras su opuesta, la X representa nuestro estado y nivel social en la comunidad en que vivimos con sus correspondientes efectos.

Estas cuatro Casas representan el medio ambiente en que nos movemos en esta vida. Las Casas I y X son más dinámicas y manifiestan inevitablemente lo que representen los planetas y sus aspectos en ellas; la VII no es personal sino que el individuo se muestra a través del núcleo familiar. En general, estas Casas muestran como el yo exterioriza sus actividades y expresiones para que afecten al No-yo o personalidad.

Los planetas que se encuentran en el lado oriental-sobre todo de la Casa I a la X- se dice que ascienden y que tienen más posibilidades de expresión y desarrollo. Los planetas que se encuentran en la parte occidental- como ocurre con el Sol a partir de mediodía o Mediocielo- se dice que descienden y que se mezcla con las demás personas para expresar todo lo obtenido por su propio esfuerzo.

Estas cuatro Casas relacionadas con los signos Cardinales representan las actividades en el mundo físico del Yo pero sus efectos repercuten en la sociedad y en el mundo.

 Las Casas Sucedentes. (II-V-VIII-XI) “Proyección de mi personalidad con propósito firme”.

Estas Casas no son tan expresivas ni de acción dinámica como las Angulares y se relacionan más bien con los sentimientos, emociones y deseos. Como se relacionan con los signos Fijos son más estáticas y menos cambiantes que las otras, lo que significa que la influencia de un planeta aquí se fortalece en voluntad y propósito. Sin embargo, si la influencia planetaria es mala, como es lógico, se necesitará más esfuerzo para vencer los defectos o problemas.

Estas Casas muestran los bienes materiales y morales del nativo, aunque la VIII y la XI son más abiertas y menos conservadoras. Lo que representen según el signo es más difícil de cambiar dada su fijación, pero también es más difícil que se pierda lo que ya se ha conseguido e interiorizado.

La Casa II muestra nuestra economía y los bienes adquiridos por nuestro propio esfuerzo; la Casa VIII representa las herencias o legados que podemos recibir de otras personas; la Casa V representa nuestros hijos como medios influyentes en nuestras rentas; y la XI los anhelos, esperanzas y deseos que como hijos de nuestros cerebro implican un gasto de nuestros bienes económicos. Es decir, la II y la VIII representan ingresos o las posesiones externas del individuo, mientras que la V y la XI implican gastos y representan lo que el nativo posee en su interior.

 Las Casas cadentes. (III-VI-IX-XII) “La realización como fruto del propio desarrollo”.

Como Casas mentales y de asimilación de conocimiento que son, significan que pueden imponer la razón sobre las acciones físicas y sobre los deseos, sentimientos y emociones; es decir, representan la forma de pensar y reaccionar. Les falta la voluntad e iniciativa de las Casas Angulares y la fijeza para conseguir sus objetivos de las Sucedentes; de ahí que los nativos se encuentren más cómodos efectuando trabajos como subordinados y aprovechando las oportunidades que se cruzan en su camino como resultado de las acciones de las otras Casas. Dentro de que estas Casas muestran cómo trabaja la mente y su capacidad de respuesta, hay que decir que las Casas III y la IX son más positivamente dinámicas y más intelectuales; por lo tanto, pueden llevar a cabo varias actividades a la vez. Las Casas VI y XII están más relacionadas con agrupaciones y masas de gente, como, por ejemplo, los compañeros de trabajo y otros sitios donde se puede ver el nativo incluso en contra de su voluntad; estas Casas son menos ambiciosas e independientes.

La Casa VI representa el servicio que el nativo puede prestar al mundo a cambio de bienes aunque, en cierto modo, es analítica; la contraría representa muchas veces los trabajos forzosos y sin remuneración como efecto del destino pasado. Por otro lado, la VI muestra el estado de salud y las enfermedades cortas, mientras que la XII indica si necesitaremos ingresar en un hospital o lugar de retiro y las enfermedades largas o crónicas. La III y la IX tienen mucho que ver- además de representar la mente concreta y abstracta- con el movimiento o traslados cortos o largos por causas laborables o similares.

También se clasifican en: Personales, Materiales, Sociales y Ocultas.

 

Las Casas personales. (I-V-IX) La Casa I representa la conformación o aspecto del nativo desde el punto de vista físico y su vida o desarrollo en general. La V se relaciona con la capacidad de amar más elevada y su forma de expresión, como por ejemplo en la forma de amar y educar a los hijos. La IX simboliza las posibilidades que el Ego tiene de aprender y elevarse dentro de sus limitaciones en la presente vida; la evolución de las ideas superiores.

A través del elemento Fuego, estas Casas representan: Casa I: El presente y el cerebro con su percepción mental del mundo físico pero con poca estabilidad y muy cambiante; la V mentalmente representa las cualidades mentales heredadas como efecto de otras vidas; la IX manifiesta las posibilidades de su mente superior incluyendo sus aspiraciones y el pensamiento abstracto.

Las Casas materiales: (II-VI-X). Estas Casas representan los bienes materiales y la fortuna del nativo, su posición y el medio de obtenerla u cómo, además, disfrutará y será feliz a través de la misma. La Casa II representa las posesiones materiales, el dinero propio. La Casa VI simboliza los alimentos, el trabajo y el servicio o sirvientes. La Casa X simboliza el honor y el bienestar general, la reputación y la fama. El prestigio público, el escenario donde mostramos al mundo nuestros logros está indicado por la Casa décima.

Las Casas sociales: (III-VII-XI) Son Casas intelectuales y sociales y representan las tres clases más destacadas de relación. La III con hermanos, colegas y vecinos; la VII con el compañero de matrimonio o persona a la cual nos unimos más íntimamente para toda la vida; y la XI con los verdaderos amigos que siempre están dispuestos a ayudarnos. Como Casas mentales representan: Casa III: razón, asimilación de conocimiento; Casa VII: percepción y, como efecto la unión y el refinamiento; Casa XI: representa la intuición.

Las Casas ocultas: (IV-VIII-XII) Representan la vida interna del nativo, su aspecto psíquico y emocional y, desde el punto de vista subjetivo tiene relación con el progreso del individuo a través de la Ley de Consecuencia. En general, la IV representa la infancia en el hogar, la interiorización de sentimientos y emociones y las experiencias psíquicas. La VIII simboliza la influencia de los demás; la fijación de sentimientos, deseos y emociones; y el aspecto generativo y regenerativo de la personalidad. La Casa XII simboliza la purificación de los deseos y placeres relacionados con los sentimientos y emociones. Otros aspectos de las casas ocultas son que se relacionan muy directamente con el núcleo familiar y algunos aspectos hereditarios; por otro lado, también sus aspiraciones secretas pero, en mayor grado, con todas las pruebas duras, problemas que nos hacen sufrir e incluso con la muerte representada por la Casa VIII.

++++++

Estas son algunas de las cualidades que tiene cada Casa y que pueden resultarnos útiles para conocerlas.

 

CASA I

En la Casa I  (Angular), tenemos al signo de Aries, pertenece al  Elemento Fuego y representa la manifestación del Yo. Está regido por el planeta  Marte.

La Casa I, representa a la persona misma con sus cualidades en potencia, su carácter y sus posibilidades, pero también simboliza la actividad, el entusiasmo y el uso de la energía en la vida. Sus influencias determina con que cuerpo físico y cualidades nos presentaremos al mundo, la personalidad como nos vemos nosotros, y como nos ven los demás; nuestra apariencia, nuestro estado físico; nuestras tendencias y naturaleza mental; los poderes latentes que podremos utilizar para hacerle frente a la vida; nuestro libre albedrio; nuestra infancia, condiciones domesticas en la misma; nuestro temperamento y nuestra vida en general.



CASA II


 
La Casa II (sucedente), es el lugar donde el signo de Tauro se encuentra, su regente es el planeta Venus. Pertenece al Elemento Tierra.

 Sus energías nos pueden ayudar a obtener bienes materiales; indica el dinero o las ganancias personales; todo lo que el nativo puede adquirir por sus propios medios; la independencia material que pueda tener; la estabilidad económica; la fortuna individual; y el posible uso que la persona pueda hacer de ella.

 

CASA III

Géminis gobierna  la Casa III (cadente), su Elemento es el Aire, y su planeta regente es Mercurio.

En esta Casa se impone la razón sobre las acciones físicas, sobre los sentimientos y las emociones; es decir, representa la forma de pensar y reaccionar.

 En ella, se aprende a convivir con las personas más cercanas, hermanos, familia, vecinos, amigos etc. Las relaciones obtenidas gracias a los medios de comunicación y los desplazamientos cortos, los viajes cortos, los estudios, la mente concreta, los escritos y las creaciones mentales.

 

CASA IV

El signo de la Casa IV es Cáncer (angular), su Elemento es el Agua (sentimientos) y su planeta regente es la Luna.

En esta Casa tenemos las primeras etapas de nuestro crecimiento; representa nuestro hogar, la familia y en especial nuestros padres. También representa el hogar que formaremos cuando nos independicemos; la herencia como familia; como nos hemos sentidos tratados y queridos en nuestra infancia. Las actitudes heredadas; nuestros miedos subconscientes; nuestros  bienes e inmuebles, el fin de las cosas.

CASA V

Leo es el domicilio de la Casa V, (sucedente), su Elemento es el Fuego, y su regente el Sol.

En la Casa V, disfrutamos  y desarrollamos la creatividad, el ocio, los placeres, los amores, los juegos o las especulaciones, los hijos, el magnetismo personal, los niños, la educación, las obras o publicaciones del nativo, las aventuras amorosas en general, los deportes, la suerte y las realizaciones artísticas.

CASA VI

La Casa VI  (cadente), es el domicilio de Virgo, su elemento es la Tierra y su regente Mercurio.

En esta Casa adquirimos las experiencias del mundo doméstico, los deberes laborales, la salud y la higiene, las relaciones con subalternos y animales, la profesión del nativo y sus posibilidades, el servicio social del nativo, sus tíos, la actitud de los que sirven, su papel como subordinado, las enfermedades cortas y las creadas por preocupaciones y ansiedades, la alimentación y las mascotas.

 

CASA VII

Libra es el signo de la Casa VII (angular), su Elemento es el Aire y su regente Venus.

En la Casa VII aprendemos a conocer lo complementario u opuesto, las uniones y matrimonios, las colaboraciones y asociaciones, los enemigos abiertos, los juicios, las luchas, el nativo en la sociedad, la sociedad y las colectividades, a reacción de la sociedad ante el nativo, el compañero sentimental, los competidores y rivales, los inconvenientes, los procesos, los socios y los contratos de trabajo.

 

CASA VIII

Escorpio es el Señor de la Casa VIII, (sucedente), su Elemento es el Agua y su regente es Plutón.

En la Casa VIII aprendemos a comprender los misterios de la muerte, la destrucción, el renacimiento, la sexualidad, el dinero por parte de otros (herencias, legados, etc.), los bienes adquiridos por medio de asociaciones, ganancias o pérdidas en relación a procesos (divorcios, contratos etc.), testamento del nativo y su legado, las finanzas del cónyuge, las facultades ocultas a punto de manifestarse, la transformación y regeneración, los donativos, pensiones y tasas.

CASA IX

Sagitario es el signo de la Casa IX, (cadente). Su elemento es el Fuego, y su  planeta regente es Júpiter.

Sus energías nos inclinan a los viajes largos, al comercio al por mayor, al progreso del YO a través de la filosofía y la religión. La mente abstracta, los ideales y aspiraciones más elevadas, la intuición e inspiración, la evolución moral, la experiencia espiritual, los ensueños y las visiones, las leyes, los estudios superiores, las ciencias superiores, las importaciones y las exportaciones.

 

CASA X

La Casa X (angular), es el domicilio de Capricornio. Su Elemento es  Tierra, y su planeta regente Saturno.

En la Casa X se desarrolla la experiencia de nuestra posición social, es el escenario donde mostramos al mundo la reputación y los honores, nuestro poder de acción dentro de la sociedad. Indica también la profesión y la carrera escogida, el renombre y status que podemos alcanzar, la popularidad. La madre o el pariente que más influye sobre nosotros, nuestros jefes, las realizaciones o empresas y la capacidad para los negocios.

 

CASA XI

Acuario es el dueño de la Casa XI (sucedente). Su elemento es el Aire, y su planeta regente Urano.

En esta Casa vivimos la experiencia de las personas afines a nosotros, nuestros amigos, las protecciones y ayudas que podemos recibir, nuestras preferencias, esperanzas y anhelos, las compañías íntimas profesionales y nuestra actitud hacia ellas, los que nos aprecian, las aspiraciones materiales, los hijastros, los proyectos y nuestros planes.

 
CASA XII

 

El signo de Piscis está en la Casa XII. Su Elemento es el Agua y su planeta regente Neptuno. Estas son algunas de las experiencias que podemos vivir en esta Casa.

 

Las  pruebas; las enfermedades crónicas, cautiverios, exilios, retiros, enemigos ocultos, fracasos. Los engaños, trampas y traiciones, la prisión, las resoluciones que afligen al nativo, estados de descontrol por diferentes causas, las penas y tristezas, los trabajos forzosos, la ruina del nativo, las limitaciones y hechos fatales en general. Los sacrificios propios, pérdida de libertad, la renunciación, las prácticas ocultas, la delincuencia, la vida mística y el ocultismo.

 

Para la valoración de estas Casas no hay que olvidar que se debe interpretar la Carta Natal de la persona.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario