NOTAS DE ASTROLOGÍA

 
 
 
SIRIO
Sirio era la estrella adorada por los egipcios, esta poderosa estrella de magnitud inferior a 1 es la más grande y brillante en el hemisferio Norte, la que buscaban los Astrónomos llamados después Reyes Magos.
Se suele decir que determinada persona “tiene una estrella que lo guía”. Sirio es la principal estrella de nuestros cielos y es importante tener información sobre ella. Esto es lo que dicen de Sirio los astrónomos:
Sirio, también llamada Estrella Can, es la estrella más brillante del cielo, situada en la constelación Can Mayor. Esta estrella fue muy venerada por los antiguos egipcios, que la consideraban como anunciadora de la crecida del Nilo, y por consiguiente de una buena cosecha. Muchos templos egipcios de construyeron de forma que la luz de Sirio iluminara las cámaras interiores.
La época más calurosa del verano coincide con la salida helíaca de Sirio (que no difiere en más de una hora del correspondiente al Sol) por esto se le dio el nombre de canícula a este periodo.
La distancia de Sirio a la Tierra es de 8,7 años luz, y es por tanto, una de las estrellas más cercanas. Su brillo se debe en gran medida a esta relativa cercanía. Se puede ver desde casi cualquier punto de la Tierra. Su masa es 2,4 veces la del Sol, y la temperatura de su superficie también es superior.
Las irregularidades de su trayectoria llevaron al astrónomo alemán Friedrich Bessel a creer que Sirio iba acompañado por una estrella que en aquella época no puo observarse. El astrónomo norteamericano Alvan Clark confirmo la existencia de la estrella compañera de Sirio en el año 1862.
Claro que los egipcios ya la conocían.
Hemos conocido a través de Drunvalo Melchizedelk, autor de “La flor de la Vida” que: hace tan sólo unos pocos años, nuestros astrónomos descubrieron que nuestro Sistema Solar, está conectado gravitatoriamente con el sistema de la estrella Sirio-A y Sirio-B por lo tanto está aspectando la conjunción de Soles que vivimos en estos momentos.
Esto quiere decir que ambos sistemas, el nuestro y el de Sirio, se mueven juntos a través del espacio, girando en espiral alrededor de un centro común. Por lo que nuestro destino (que no es más que nuestra orbita) y el destino del Sistema de Sirio, están íntimamente conectados, convirtiéndonos en un solo sistema.
Observemos ahora, lo que nos dice la Astrología de Sirio:
SIRIUS
Constelación: Alfa Canis Mayor
Magnitud: - 1.46
Longitud: En 1950 estaba a los 13º CAN 23' Longitud 2000: 14 CAN 05.
Naturaleza o Influencia: Marciano Jupiteriana
Está en el “cuello del Gran Perro. Es la chispeante, la encantadora y la más clara estrella fija del cielo visible en el hemisferio Norte. En la Mitología y en la magia de conjuros jugaba en la antigüedad un gran rol. Había cultos de Sirio en Egipto, Persia, Gracia y Roma. Los germanos la llamaban “Lokis Brand”. Se la considera una estrella real (angular) aunque a veces es violenta, prepotente, ruda.
En una buena combinación proporciona honores, distinciones, alabanzas, riqueza. En el Ascendente y en conjunción con Marte, Sirio puede ser muy peligrosa. Da una cierta ambición y coloca a la persona, en consecuencia en peligro por heridas o bien por atentados. De acuerdo a la tradición en la Casa 8 indica una muerte notoria y honores sobre la tumba.
Con Marte y Júpiter bien aspectados en la cercanía del meridiano puede aportar la  herencia de una gran propiedad, suerte en empresas o puestos en el gobierno. Es una ventajosa posición para militares, juristas y empleados públicos.
Sirio en conjunción con el Sol en un lugar relevante del tema natal, se encuentra en muchas personas importantes o significativas. También es posible que se produzca el ascenso a través de la protección de personalidades influyentes.
Para tratar de demostrar este nexo, nos apoyaremos entre otros, en el famoso libro de la escritora Murry Hope, titulado "La conexión de Sirio", que desentraña los secretos del Antiguo Egipto:
"Los egipcios y los Dogon no eran las únicas razas que otorgaban poderes especiales a Sirio. Otra tribu africana, los Bambara, la llamaban la "Estrella de la Fundación", o Sigo Dolo. También ellos se referían a la estrella acompañante (Sirio B o Digitaría) como fin dolo. En conjunto, a las dos estrellas se le llamaba "Las dos estrellas del conocimiento". Esta estrella acompañante se plantea que es la creadora de la Tierra".
"El color mágico de Sirio A es azul cielo (nuestro planeta Tierra es el planeta Azul), y el metal correspondiente es el oro. Sirio B (Digitaría) responde a los colores blanco y verde. La tercer estrella (o planeta grande), que acompaña a este binomio, se ha asociado con la diosa egipcia Neftis, la Oculta, también tiene el verde como su color".
De acuerdo con Ptolomeo la influencia de Sirio, es de la naturaleza de Júpiter y Marte, da honor, renombre, riqueza, ardor, fidelidad, devoción, pasión y rencor.
Para Alvides, la influencia es similar a la de la Luna, Júpiter y Marte, y hace a sus nativos custodios, curadores y guardianes.
Por su parte E. Raymond Capt, en su libro "La Gloria de las Estrella, el Zodiaco y su mensaje", plantea lo siguiente:
"Los zodíacos modernos representan a esta constelación como un perro grande que tiene su origen en la Mitología griega. Los egipcios lo dibujaban como un halcón o un águila y lo llamaban Apes que significa "la cabeza". La estrella más brillante está en la cabeza, y es la más radiante en todo el Universo. Se llama Sirio y significa "Príncipe, Guardián, el Victorioso". Los primeros acadios la llamaron Kasista que quiere decir "el conductor".
Como estrella fija se mueve muy lentamente cada 100 años por lo tanto la tenemos casi todos los que existimos ahora en este planeta Se encuentra en Cáncer en los 12 o 13 grados. En otras efemérides me di cuenta que está a 15 grados de cáncer.
Ve tu carta natal y podrás ver en donde se encuentra.
Fuente: Marcela Cosme 
 
 
 
 
¿EN QUE LUNA NACISTE?

Según el astrologo Dane Rudhyar, las fases de la Luna dan la estructura de la personalidad con datos psicológicos significativos.

Aunque parezca un dato general, para la astrología ninguna información es ociosa. Cada momento del tiempo tiene su sello energético, y una de las funciones psicológicas (en una carta natal) es la Luna, que muda fases hasta completar un ciclo de 28 días. La información de en qué fase de la Luna nacimos permite entender la naturaleza más profunda de los mecanismos de la vida dentro de la personalidad de un individuo.

Veamos algunas características personales para cada fase.

Luna Nueva.

La persona que nace en el periodo de Luna Nueva tiene mucho impulso, inocencia, deseo, es inquieta, le gusta explorar, trabajar con otros pero sin relacionarse demasiado. Experimenta en su vida duras pruebas de ensayo y error, y todo desde el plano de gran subjetividad. Cuando se le aclara el proyecto, puede sustanciarlo con ánimo de realizador y plasmarlo en lo real y concreto, y a su vez, darlo a conocer.

Luna creciente.

Quienes nacieron en la fase de cuarto creciente vivencian tensiones, generalmente como crisis entre lo pasado y lo que vendrá o en los momentos en los que se presenta el desafío de un cambio. La persona siente resistencias, está entre la espada y la pared ante la forma de decisiones y definiciones del futuro. Se le presentan aprendizajes sobre cosas futuras. También se le presenta el desafío de cambios, de terminar algo y completarlo para poder empezar otra cosa.

Una vez que define, puede centrarse y emprender con pragmatismo y eficacia lo nuevo. Algunas funciones de esta fase son: Conduce, proyecta, admite, construye, inhala, almacena energía, acumula fuerza, invita al cuidado y al restablecimiento.

Luna Llena. 

Quienes han nacido en la fase de Luna Llena tienen una división interna entre dos cosas que parecen irreconciliables, pero que pueden complementarse, una vez superado el conflicto. Existe gran dependencia de la opinión ajena y se necesita distancia para clarificar las ideas o para verle la cara a ese otro tan necesario, reflejo donde pueden mirarse y reforzar su identidad.

Tienen una personalidad estratégica, brindan ideas, promueven el encuentro, el entendimiento en los vínculos, la mediación. Diseminan lo que han aprendido, aconsejando, y estructuran su experiencia en algo concreto.

Luna Menguante.

La persona que ha nacido en la fase del cuarto creciente de la Luna le teme a la sensación de vacío, y de no hacer nada, porque este periodo es disolvente más que formante. Necesita descubrir que la oscuridad une. Aprende a su vez, a integrarse a alguna clase de totalidad, y que si bien los cambios de consciencia son críticos, le permitan descubrir sus cualidades internas, con respuestas que provienen de su interior.

Cuando logra integrar su yo en un todo mayor, se vuelve solidario, espiritual, se motiva con búsquedas que dan sentido colectivo a su propia trascendencia. Produce resultados más abstractos y de identifica con el resto de la humanidad, lo cual la refuerza para brindar su sabiduría. Algunas funciones de esta fase lunar son: aclara, exhala, invita a la actividad y al gasto de energía.

 ++++++

 
 
 


 
CADA SIETE AÑOS.
 
La vida y sus estaciones astrológicas: qué energía transitamos a cada edad.
 
Conocer los ciclos astrológicos nos permite aprender qué fuerzas están operando y podemos usar en las distintas etapas de la vida.
Cada siete años, nuestro ciclo astrológico se renueva y empezamos a transitar una etapa distinta, particular, única con claro impacto en nuestras vidas.
Podemos decir que la vida se divide en tres grandes actos:
Primer Acto:
Desde el nacimiento hasta los veintiocho años. La personalidad en el mundo familiar.
Segundo Acto:
Desde los veintiocho años a los cincuenta y seis años. La personalidad en el mundo social.
Tercer Acto:
Desde los cincuenta y seis a los ochenta y cuatro. La personalidad en el misterio.
Los septenios son periodos de tiempo que  organizan y definen las distintas etapas de la vida humana.
 
Primer Acto: desde el nacimiento hasta los 28 años.
Primer Septenio: desde el nacimiento hasta los siete años.
Regido por la Luna: es la etapa de la familia y el cuidado.
Los primeros siete años estarán regidos por la Luna, sus funciones serán otorgarnos sustancia, protección, brindarnos afecto, cuidado, nutrición y contención. Lo más importante de este periodo será que nos provean desde el mundo familiar y materno de las necesidades básicas corporales y emocionales. El contacto con la madre y la dependencia de otro para la sobrevivencia serán fundamentales debido a nuestro estado de necesidad y vulnerabilidad absoluta. En este septenio se conforman nuestras estructuras emocionales, físicas, culturales y sociales.
 
Segundo Septenio: desde los siete hasta los catorce años.
Regido por Mercurio: es la etapa de aprender y jugar.
En este Segundo Septenio regido por Mercurio será fundamental aprender, comunicar, pensar, reflexionar, analizar, discriminar con la razón, relacionarnos de un modo fraternal, jugar, intercambiar y diversificar. Comienzan los principales momentos de la escolaridad, los amigos se tornan protagónicos y se producen las primeras experiencias de salida del hogar.
 
Tercer Septenio: desde los catorce hasta los 21 años.
Regido por Venus es la etapa en que despertamos a la individualidad y al amor.
En este Tercer Septenio Venus rige nuestra vida. Sus funciones están asociadas a amar, gozar, valorar, seducir, complementar, contemplar, embellecer, componer, armonizar, equilibrar, atender y abrir.
En este periodo el conocimiento y el juego dan paso a la contemplación, la sensibilidad o la apreciación. Se hará presente la conciencia de género, sexual, que permitirá la apertura de los encuentros amorosos. Se valora la imagen, del mismo modo que los productos del arte o la cultura.
 
Cuarto Septenio: Desde los 21 hasta los 28 años.
Regido por el Sol: es la etapa en la que definimos nuestra posición en el mundo.
El Sol protagonizará esta cuarta etapa de la vida activando sus funciones asociadas con el brillo, el hecho de ser uno mismo, tener un centro individual o propio para expresar, irradiar, exponer, exhibir, crear, dar vitalidad, estimular y poner pasión a las cosas. Periodo de gran maduración en los individuos junto a la necesidad de encarar el desarrollo profesional o el sentido de la vocación personal. Anhelo (o presión) de exponer una imagen propia frente a la sociedad. La personalidad gestada dentro de la familia llega a un grado de plena maduración y con él, el fin de la primera Estructura de la Personalidad, los que permite el inicio de una vida más allá de nuestro clan.
 
Segundo Acto: desde los 28 a los 56 años
 
Quinto Septenio: De los 28 a los 35 años.
Regido por Marte, es la etapa de la conquista del deseo.
Marte regirá este periodo activando sus funciones asociadas a impulsar, desear, conquistar, arriesgar, ejecutar, fundar, arder, erotizar, proyectarse, ser autónomo y emprendedor. En esta etapa se desarrolla mayor independencia y autodeterminación para concretar los proyectos de vida propia, ya sea formar una familia, emprender una profesión o conseguir un trabajo determinado. Este periodo requiere una gran energía y esfuerzo personal para lograr conquistar los propios deseos. Se inicia una nueva estructura de vida, a partir del corrimiento de la familia de origen y el nacimiento de los hijos se traduce en un camino donde moldear la propia creatividad.
 
Sexto Septenio: de los 35 a los 42 años.
Regido por Júpiter: es la etapa de dar sentido a lo que soy.
Júpiter protagonizara este periodo activando sus funciones asociadas a sintetizar, dar dirección, comprender, confiar, expandir, dar sentido trascendente, jerarquizar, orientar, fluir, guiar, alegrar y entusiasmarnos en nuestras actividades. Se percibe una mayor madurez emocional en nuestros actos, pues comenzamos a sentirnos seguros frente a nosotros mismos. Le estabilidad y los logros llegan conjuntamente con la sensación de atravesar una meseta existencial que genera profundos cuestionamientos que pueden promover una apertura filosófica y espiritual que nos irán conduciendo hacia otros rumbos.
 
Séptimo Septenio: De los 42 a los 49 años.
Regido por Saturno: es la etapa de la crisis de madurez.
Saturno protagonizara este periodo en donde se activan sus funciones asociadas a estructurar, realizar, afirmar, consolidar, construir, madurar, culminar, concretar, tomar responsabilidad, ganar autoridad y asumir el sentido de la realidad. Se altera la vivencia del tiempo y se toma conciencia de la finitud de la vida y la posibilidad de la muerte. Se percibe una desilusión y, al mismo tiempo, una liberación de nosotros mismos, que nos dará la oportunidad de realizar algunos de los anhelos postergados o bien gestar nuevos ideales. Declinación en la figura de los padres y su lugar de autoridad indiscutida en nuestra vida.
Octavo Septenio: De los 49 a los 56 años.
Regido por Quirón: es la etapa del balance de lo logrado.
Quirón protagonizara este periodo activando sus funciones asociadas al contacto con la propia herida, la capacidad de comprender el dolor de los demás, el servicio o el compromiso social, la revelación de sentido a partir del conocimiento sobre el sufrimiento humano y la conciencia del talento de la resiliencia (como la capacidad de los sujetos para sobreponerse a periodos de dolor emocional o situaciones adversas, de afrontar esa adversidad y salir fortalecidos, alcanzando un estado de excelencia personal y profesional).
Es tiempo de cosechar los frutos de la Estructura de la Personalidad que iniciamos a los 28 años, que convive con la sensación de estar llegando a los máximos logros profesionales o familiares: se reconocen y aceptan los éxitos y los fracasos, lo que somos y lo que ya no podremos ser. Este balance genera un replanteo al sentido de la vida más allá de la familia o la profesión. Saber que lo que nos pasa a una cierta edad les pasa a todos los seres que te rodean, te unifica biológicamente. Sentirse parte de algo mayor ayuda a aplacar ansiedades o miedos.
 
Tercer Acto: desde los 56 hasta los 84 años.
 
Noveno Septenio: De los 56 a los 63 años.
Primer portal transpersonal: la trascendencia de la imagen personal.
En este Septenio se inicia la experiencia transpersonal. Esto significa que nuestra vitalidad ya no se orientará hacia la afirmación de la identidad propia ni hacia la construcción de una posición en el mundo, sino hacia la realización de un sentido trascendente de la existencia. Es tiempo de darnos permiso para iniciar una nueva vida o por el contrario sentirnos expulsados de una forma de vida en la que se anhela permanecer.
Se libera la necesidad de esforzarnos por alcanzar los logros personales junto a una nueva forma de participación social, con la oportunidad de consagrarnos a actividades de servicio, espirituales o solidarias. Surge también la necesidad de dar respuestas más relajadas, serenas o contemplativas (antes que comprometidas con una fuerza corporal o física). Se recupera la pasión por las cosas, más allá de cualquier especulación económica, profesional o afectiva.
 
Décimo Septenio: De los 63 a los 70 años.
Segundo portal transpersonal: construyendo el futuro.
Este periodo propone participar de un orden espiritual-profundo y fundido en el misterio- que trascenderá el mundo de las expectativas y los logros personales. Brotará una comprensión de la realidad plena de serenidad: Esta mirada plena de sabiduría podrá ser frustrada si pretendemos mantener una actitud de conquista y de logros o si guardamos una valoración muy baja sobre lo que realizamos en el pasado.
La cualidad espiritual de este tiempo nos invita a indagar de un modo profundo en nosotros mismos y nos exigirá que nos animemos a investigas nuestro mundo interno, a explorar los aciertos y fallidos de nuestro pasado y descubrir en ellos nuevos significados. Es tiempo de nuevos códigos de vida que incluye un nuevo diseño del hogar y del clan familiar.
 
Undécimo Septenio: De los 70 a los 77 años.
Tercer portal transpersonal: descubrir la trama del misterio.
Se profundiza el giro hacia una visión transpersonal de la existencia. La acción estará comprometida entonces-y cada vez más-en el otorgamiento de un sentido trascendente y planamente consciente a la vida. Se produce una transformación de la realidad con relación a los vínculos.
Es un periodo de pérdidas y revitalizaciones donde se corre el riesgo de generar aislamiento o bien una oportunidad de recrearse socialmente junto a los otros. Se toma conciencia del legado y la herencia. Se produce la formación de sucesores y discípulos para entregar la propia creatividad a la red humana. Es un particular periodo de libertad y permiso de exploración creativa sin especulaciones.
 
Duodécimo Septenio: De los 77 a los 84 años.
Cuarto portal transpersonal: recapitulación y libertad.
La escena final de nuestra vida es paradojal. Nos aproximamos a la recta final de la existencia y podemos comprenderla con una profundidad que nunca antes habíamos experimentado. Saber que llegamos a nuestro desenlace nos otorgara libertad para realizar el balance más sincero de nuestra vida: solos frente a nuestra conciencia. Es tiempo de saldar cuestiones pendientes del pasado, una tarea incomoda y exigente tanto como liberadora y pacificadora.
 
Si la sensación de deuda es abrumadora, este Septenio podrá vivirse con tristeza y reproches hacia nosotros mismos o hacia otros. Sin embargo, si la actitud de reconocimiento y comprensión prevalece sobre la crítica y la condena, entonces una aceptación sabia de lo vivido podrá florecer. Alejarnos de los juicios rígidos acerca de los “éxitos o los fracasos” de nuestra vida, para reconocer qué dichas y desdichas, aciertos y errores fueron necesarios para un aprendizaje del alma.
 
Esta etapa de la vida representa la oportunidad de consagrar: darle a nuestra vida personal un destino sagrado. Percibir a la vida como un camino de descubrimiento antes que de logro. Toda nuestra existencia será tomada como una aventura para la cual nadie viene preparado de antemano. Es tiempo de reparación y de tomar decisiones que alivien dolor en los demás, para agradecer a quienes sentimos en nuestro corazón. Es época de consagrar. Esto es, de darle a nuestra vida un destino sagrado. Todo lo hecho sabrá responder ahora a su sentido trascendente, lo que nos permitirá también confiar en el misterio que nos excede, lejos del egoísmo y del miedo al futuro.
 
Fuente: Beatriz Leveratto. Extracto libro de la autora: “Cada Siete Años”.
 
 

 
REFLEXIÓN DE UN  ASTROLOGO.
 
A lo largo de mis propias experiencias muchas veces creí estar caminando con mis propios pies. Muchas veces percibí que mis ojos se abrían por primera vez. Muchas veces escuche el cántico del silencio y aún lo hago. Muchas veces soñé que me despertaba y despierto me dormí. Tantas, que ni las recuerdo; pero siempre encontré una ayuda, un libro, una oración, un mensaje, una película, un pequeño artículo que me inspiraba a seguir trabajando, indagando y buscando respuestas a todo lo que no comprendía.
 
Los mejores inicios siempre están  cerca, siempre a mano, siempre son diarios, los puedes elegir cada día. Sólo has de mirarte a ti mismo. Allí tienes la mitad del camino; la otra mitad, también está dentro de ti, pero es posible que necesites de buenos orfebres que te ayuden a sacarla. Los necesitarás. Ámalos pues son los maestros del camino, todos a los que aceptes y todos a los que rechaces.
 
 Aquéllos a los que te acerques y de aquéllos de los que huyas. Todos tienen un mensaje para ti si sabes ver, escuchar, sentir y abrazar “quién tu eres” con ellos. Son tus espejos y tanto cuanto llegues a amarlos te amaras a ti mismo, tanto como llegues a alejarte te descentraras de tu caminar verdadero, tanto como llegues a comprenderles te reconocerás a ti mismo. Encuentra el valor de dar el paso, ajústate el cinturón, ve caminando en la confianza de que siempre existe un instante posterior y ve……, pero no olvides que caminar solo, sólo conduce a verse a uno mismo; hemos de vernos a través de los demás para evitar mirar en una única dirección, porque es entonces el ego el que hace su aparición y arrebata un destino más al alma a veces ya cansada de tantos tránsitos.
 
Sólo viéndote en el TODO que ERES puedes elegir destinos UNITIVOS con ese TODO y ausentes de EGO. Por eso ver ese Todo en el entorno que te rodea es una muestra y señal de que una parte importante del proceso se ha concluido.
 
Toda la astrología en sí mismo es un TODO. Por eso el esfuerzo de los astrólogos tiene que estar dirigido a la unión de todos aquellos conceptos que para un correcto estudio antes han de separar. Aunar después todo esa información en una correcta interpretación será lo más importante para un buen profesional, quien primero deberá haber limado y depurado sus propios cristales para poder contemplar al otro.
 
Los pasos a seguir serán sencillos, será como un camino en el cual cuando te pierdas puedas de nuevo volver a recorrerlo (aunque ya no será el mismo).
Uno re-comienza de nuevo por el Ascendente, ese punto donde todo comienza y donde todo finaliza. Es la puerta más importante para comprender todo el proceso, es la puerta que erige un destino, es el movimiento iniciador, un impulso primigenio contenedor de una intención porque en ello veremos una y otra vez una motivación para crear un destino.
 
Recorrer el Zodiaco supone, sin duda, asumir riesgos, igual que cuando uno se acerca al espejo y empieza a verse algunas arrugas y defectos que nunca antes había visto. Empezar por asumir las consecuencias de nuestros actos supone ya un primer reto; asumir que lo que veas en otros es porque tú mismo lo estás alimentando dentro de ti, o liderar tu propio cambio, son algunas de esas primeras decisiones.
 
Fuente: Joshua S.
 


 
COMO SABER QUE SABEMOS.
 


Existen muchos libros como culturas en el mundo y nos dan un enfoque diferente a cada uno a lo que pasó hace miles de años, sin embargo la Astrología y Astronomía nos da la respuesta de lo que está sucediendo en estos momentos y lo que sucedió.


 Lo que está sucediendo en la Tierra lo dejaron escrito, en símbolos, tallados en Piedra, en su arquitectura todos los pueblos que vivieron lo que está sucediendo ahora.
En Egipto en la bóveda celeste de Dendera existe una rueda zodiacal con todos los planetas que conocemos y que tres de ellos, los transpersonales Urano, Neptuno y Plutón fueron descubiertos por el hombre actual después del siglo 18.


  Las construcciones estaban orientadas a los movimientos del Sol y la Luna principalmente y existen las arquitecturas en donde se ve claramente como en los solsticios y equinoccios están enfocados para ver el tránsito de los astros y estrellas, constelaciones que guiaban y orientaban su vida.
En la Era de Leo se colocó la esfinge para que en estos momentos estuviera dando la cara a la costelación de Acuario, por eso es un León con cabeza humana.
Los Mayas, Toltecas, Olmecas en México tienen la misma información y tambien crearon maravillosos centros para el estudio del Universo. Arquitecturas fascinantes que nos dicen hoy en día en el momento que el Sol se asoma cuando cambian las estaciones etc. Que tiene que ver Egipto con México y con tantos lugares en el mundo que tienen la misma información ? Solo hay una respuesta ellos estaban conectados. 


En Estados Unidos los Indios Hoppi tienen su propia visión de esto y dejaron tallado en arcilla sus conocimientos Astrologicos, los Sumerios dejaron códigos y tabletas en donde está impreso el Universo y el camino de los Astros hasta nuestros días. En Machupichu hay toda una ciudad construida en base a los movimientos celestes. Grecia, India, Nepal, China, Japón por decir los mas importantes.


 Cada 26,000 aproximadamente el Sol le da la vuelta a su Sol Alcyone, y así se encuentra con la estrella Sirio la estrella de las Pleyades que es la que buscaban los Reyes Magos que no eran Reyes si no Astrologos de Oriente y estos hacen una perfecta alineación con la Galaxia,
Es como si hubieramos vivido bajo un foco de 40 wts y hoy estamos bajo un foco de 1000 wts.
La tierra le da la vuelta al Sol y tarda 365 días en hacerlo y así cada planeta de nuestro sistema solar tiene en su orbita su propio tiempo para darle la vuelta al Sol. 


 Los Griegos tenían ese calendario  y se basaban en 13 lunaciones y un día perdido. Cada luna nueva empezaba un ciclo nuevo y terminaba con la luna llena cuyo proceso es aproximadamente de 28 días. Cuando los Romanos conquistaron Grecia Julio César decidió que el quería un mes entero para que se le festejara como antiguamente se le daba a Juno este recibimiento por representar la abundancia. Julio César decidió que serían 30 días para ello no 28 terminando con el órden ciclico del sistema y,en su honor se le llamo a este mes Julio. Su hijo César Augusto tambien quiso un mes para que se le honrara y decidió que este mes sería de 31 días un día mas que su padre y así septiembre dejó de ser el mes septimo, octubre el octavo etc. 


Antes de este percance que empezó a dormir a la humanidad los seres estaban comprometidos a trabajar con la madre Tierra, cuando el Sol está mas cerca de la Tierra en el mes de Marzo la luna de éste mes representaba el primer día para empezar el ciclo de la vida. La madre Tierra estaba preparada para recibir la siembra, los animales sabían que era el momento de aparearse, los animales acuáticos como las ballenas regresaban a sus hogares después del crudo invierno guiadas por el magnetismo de la Tierra. Cuando el solsticio de verano se presentaban las fiestas de Juno en la Mitología Griega para celebrar que esas siembras que serían bañadas de lluvia, el agua que como fuente de vida haría crecer los campos, los ríos suben su cause, la alimentación se incrementaba, los árboles se llenaban de flores.


 En otoño se caen las hojas con la sabiduría de que ya no habría mas agua y para que la planta sobreviviera muchas hojas morían, era la época de recoger lo sembrado de la repartición y en el invierno en donde la Tierra está mas lejos del Sol se festejaba el trabajo de un ciclico, se descansaba igual que lo hacen los animales, los osos invernan, y todos los insectos cesaban su labor. Tomamos en cuenta que en el hemisferio norte es diferente al Sur, sin embargo el rol es el mismo solo al revés. 


 Como si fuera poco cuando la religión Cristiana llega a Roma, Constantino cambia muchos conceptos y como antes los Reyes o emperadores eran parte de los Dioses, en ésta religión habría que tener un representante de Dios en la Tierra y de allí surge el papa. El papa Gregorio decide que como el nace el primero de enero ese sería el primer día del año, cuando la energía del planeta está mas baja y las noches son mas largas que los días pues se necesita dormir mas es el día que se prepara la humanidad a dar el 100% para el año entrante. El papa Gregorio hizo muchos ajustes sin sentido en concordancia con la Madre Tierra. Convierte las lunaciones en meses de 30 días y otros de 31 y febrero de 28 en donde aumenta un día cada 4 años.
Explico este desorden por que como esto hay muchas arbitrariedades que hicieron al hombre crecer fuera de la Madre la madre Tierra que no son las que rigen el orden Universal
Galileo es un ejemplo cuando descubre que la Tierra no era plana si no redonda y cuyo destino es conocido.


 Así se pierde el conocimiento del movimiento de los planetas al rededor del Sol y lo que implica, no se le da importancia muchas religiones las prohiben, Tambien de aqui salen muchos charlatanes y así se olvida esta maravillosa herramienta que nos dice que día naciste por ejemplo, ya no importa el mes, ni siquiera el año pero tu Sol está a los grados correctos igual que los planetas al rededor. Así mismo se pierde la información en donde sabían nuestros antepasados que el Sol tiene un Sol y que en su movimiento que lo hace en contra de las manecillas del reloj cubre 12 casas, a cada casa se les llama Eras y cada Era trae un importante aprendizaje permaneciendo es esta casa 2,500 años. La Era anterior la Era de Piscis nos marco por la llegada de un gran Ser que vino a enseñarnos lo que el hacía, llamado por el mismo hijo del hombre y que se interpreto como el hijo de Dios que a través del sacrificio se salvaban las almas. Se inventó una religión en donde hay un Dios duro y castigador cuando El dijo que buscaras el reino de Dios en ti y todo llegara por añadidura. Esto es muy fácil, somos Dioses, hijos de la misma energía Divina y Dios está en nuestro corazón, no hay iglesias, ni templos, ni rituales que lo hagan venir, ni tenemos que pedirle 100 veces a esa energía para ver si quiere ayudarnos nuestras acciones nos llevan a aprender para regresar a nuestra fuente. 


Hace dos Eras estabamos en la Era de Aries y en Egipto hay muchas estatuas diciendo que estaban conscientes de ello, no que adoraran al Carnero.
Estos datos lo saben los Astrónomos, ver al Cielo es una confirmación de lo que sucede.
Por último como les mencioné las civilizaciones de Iniciados que nos dejaron estas pistas entre su legado nos avisaron que después del año 2012 todo cambiaría ya que no solo estamos cambiando de Era a la Era de Acuario si no que la tierra junto con el sistema solar está subiendo su vibración y con ello todo lo que está vivo en ella pues finalmente somos energía.
Por último les dire que la energía luminica estaba concentrada en el Tibet y al cambiar de Era se encuentra en Machupichu cuyos custodios son los Indios Keros en Peru. Aqui está despertando la energía, los pueblos Indigenas tendrán lo que les fué quitado, la medicina como el Reiki, plantas medicinales, Terápias Holisticas son las que sanaran y la limpieza de la madre Tierra se encargará de hacer lo suyo.con el plantea.


 Marcela Cosme.

 

 
 
+++++++



 Los planetas y sus sombras.


Decía Jung, que “cuanto mayor es la luz, mayor es la sombra”, lo que viene atestiguar que a mayor luminosidad y esplendor, mayor y más profunda es la porción de Sombra que ineludiblemente ennegrece y se proyecta sobre el entorno, esto en resumidas cuentas viene a hablarnos del principio hermético que nos recuerda que las estrellas solo brillan en la oscuridad y que es en esta (en la oscuridad) donde la más tenue luz halla su máxima expresión o luminosidad.


Todo ello nos hace volver la vista a la paradoja universalmente aceptada, de que luz y oscuridad son dos extraños amantes condenados a entenderse y que la “una” no puede existir sin el “otro”, sirvan estas líneas para enlazar con el asunto que nos ocupa hoy y es la esencia o cualidades arquetípicas y universales de los planetas, a cada planeta se le asocia tradicionalmente una cualidad primigenia, pero de la misma manera esa luz que caracteriza a cada planeta proyecta ineludiblemente una sombra, presente también en el estudio astrológico (Las Antiscias se convierten pues en el máximo significador de este principio universal).

 
El SOL -La Soberbia-

De todos los pecados capitales, la soberbia es el que más funestas consecuencias tiene para la persona que la sufre, porque es un pecado solar, que afecta de una manera global todas las funciones del individuo. Los demás pecados afectan a determinadas tendencias, dejando a otras la posibilidad de actuar correctamente. La soberbia en cambio no lo hace; es una enfermedad de la voluntad y está presente en todas las motivaciones, cualquiera que sea la importancia de la acción a realizar.

Del Sol provienen pues las energías que ponen en movimiento los mecanismos  de la voluntad en el hombre. Normalmente, esas energías pasan por los engranajes humanos, que las transforman en acciones Si el hombre no está maleado, si su conciencia se encuentra en condiciones de imponer su criterio, esos actos, producto de las energías solares, serán conformes a la ley cósmica, puesto que son generados por el normal funcionamiento del universo.

En cambio, si las energías solares no se transforman en actos y se conservan dentro del organismo psíquico del individuo, se produce una sobrecarga energética que hace que la persona se ilumine, por así decirlo, por dentro.

Esa luminosidad interior puede conducir a un efecto positivo y a otro negativo. El primero consiste en tomar conciencia de la vida universal, en descubrir la realidad trascendente y saber que uno forma parte del cosmos. Entonces ese individuo ya no será una máquina funcionando al ritmo del universo sino un colaborador consciente de la obra divina y proyectará el chorro energético concentrado en él para destruir cristalizaciones y transmutar lo que está fosilizado.

Pero si el individuo, en su fuero interno, no es lo suficientemente humilde como para sentirse una minúscula parte del todo, la luminosidad interior le dará una superconsciencia de sí mismo, se creerá un ser separado del resto de los mortales, portador de una misión, poseedor de una sabiduría que hace de él un predestinado, un «salvador», un ser de élite.

Todo en su interior estará trabajando para la edificación del propio Yo y ese edificio de la personalidad será como una muralla que lo separará de las grandes corrientes del pensamiento colectivo, de modo que ya no penetrarán en él las ideas renovadoras, excluidas por la barrera de sus propias certidumbres, que irán así convirtiéndose en arcaicas y en desuso.

No trabajará en asuntos de primera línea, sino que pondrá su personalidad al servicio de causas irrisorias, que a él le parecerán sublimes, y para poder conservar su hegemonía, pronto tendrá que ser el enemigo de los auténticos renovadores, porque ante ellos se hará patente la poca consistencia de sus principios.

La soberbia no es pues solamente un peligro para quien la padece, sino un mal social de primera magnitud. Los efectos sobre la persona consisten principalmente en cortarla de la fuente cósmica, haciendo de ella un ser separado, algo parecido a un islote de aguas encharcadas, en las que no tardarán en amontonarse los parásitos. Considerando que un defecto moral repercute en una vida futura bajo la forma de un defecto físico, la soberbia  será la causante de todos los problemas derivados de un mal funcionamiento del corazón, órgano regido por el Sol en nuestro cuerpo físico.

Del mismo modo que él quiso ser un mundo aparte, también su corazón lo será y se verá privado del fluido vital, que es la esencia que vitaliza nuestro organismo. Las corrientes sanguíneas serán pobres y la persona estará expuesta a sufrir esa terrible enfermedad que conocemos con el nombre de leucemia. La mala utilización de la voluntad conduce a un efecto en la construcción del órgano que es sede de esa voluntad, o sea el corazón y, por consiguiente, nada en el nuevo organismo funcionará.

La virtud de la soberbia es la humildad. Para poder avanzar hacia ella es preciso que el soberbio tome conciencia de su estado y esté dispuesto a trabajar sobre sí mismo.

SATURNO -La Avaricia-

La avaricia es un pecado saturnino y es producido por un mal estado cósmico de Saturno en el horóscopo de nacimiento. En el plano mental, Saturno produce una parálisis de las ideas y una disminución de la luz. Cuando Saturno forma aspectos armónicos, sobre todo respecto a Urano, su plomo permite captar las energías uranianas y convertirlas en luz doméstica y lo mismo ocurre en el ámbito intelectual: la luz graduada de Saturno hace que lo espiritual resulte inteligible. Pero cuando Saturno se opone violentamente a Urano, la excesiva concentración plomiza no permite el paso de la luz uraniana y el individuo se ve privado de ella.

Como sea que Saturno es el que instituye el «paisaje, en el que se desarrolla el drama de nuestra vida, la persona en cuyo tema astral se formen estos aspectos inarmónicos irá como a ciegas por su destino, le costará mucho reconocer los accidentes de su camino. La avaricia, siendo una manifestación externa de las disonancias saturninas, al manifestarse en una persona, nos revelará también otros defectos ocultos -como el que acabamos de señalar- que no son aparentes. En este caso un ser avaricioso será al mismo tiempo un ser indefenso contra los embates de su destino, porque no verá venir la adversidad. En el terreno emotivo, Saturno frena considerablemente los sentimientos, haciendo que el individuo sea pobre en emociones, que raye en la frigidez sentimental o la insensibilidad.
El avaricioso será pues también un insensible hacia todo lo que le rodea y así se comprende que lleve una vida sórdida de privaciones, porque no siente  apetencia hacia lo exterior y no comprende que otros puedan sentirla. Las pocas energías que se filtran en él sirven para alimentar el limitado interés que siente por su poco apetecible vida.

Su avaricia no es más que una manifestación, entre varias, de su pobreza energética y su retención del dinero es el síntoma de una retención más general de todos los fluidos, debido a la necesidad a que lo somete su pobreza.
El avaro es un hombre pobre, en el más amplio sentido de la palabra: pobre en ideas, en sentimientos y emociones, en posesiones, ya que el dinero retenido es para él una pura abstracción y no significa que vaya a utilizarlo para procurarse experiencias que, por las razones apuntadas, no pueden penetrar en él; pobre finalmente en defecciones: el avaro suele padecer de estreñimiento de forma permanente.

La avaricia es pues el indicio que revela un desorden de vastas proporciones puesto que arranca de uno de los puntos más elevados del Árbol de la Vida.

Su corrección necesitará un gran esfuerzo de voluntad, pero se verá facilitada por el repudio general de que será objeto el individuo por parte de todos  cuantos le rodean. La soberbia puede resultar halagadora, es un defecto que gusta al que lo posee. La avaricia, no y por ello el avaro, al verse tan unánimemente rechazado, puede decidir un día abrir el arca de sus tesoros, como le ocurriera a aquel famoso personaje del Cuento de Navidad de Charles Dickens.

La desaparición de ese síntoma externo conducirá a un reordenamiento de  las corrientes internas y el exavaro tendrá una mayor abundancia de ideas, mayor calor en los sentimientos y una buena salud, ya que en el terreno físico las disonancias de Saturno producen arteriosclerosis, reúma, dolores de espalda, parálisis y enfermedades óseas Si estas enfermedades no aparecen en la vida del avaro, con toda seguridad se manifestarán en una próxima existencia, cuando las semillas de la mala influencia saturnina hayan arraigado en la «tierra» del individuo.

Diremos pues que la avaricia produce los males crónicos, las enfermedades de los huesos y todas las que se deben a cristalizaciones en el funcionamiento de los distintos órganos del cuerpo. Según el signo en que Saturno se encuentre situado en la próxima vida del avaro, sus efectos paralizantes se producirán en uno u otro órgano. En lo sensorial, la perturbación saturnina producirá la sordera.

JUPITER -La Gula-

La gula es un pecado jupiteriano y se debe a un exceso de protagonismo del planeta Júpiter en un horóscopo. Al comienzo de la evolución, los hombres no se hallaban aún en condiciones de ejercer la gula más allá de sus propios organismos, pero en nuestra sociedad actual debemos entender por gula no solamente el hecho de consumir más de lo que a uno le corresponde en virtud de los recursos comunes de que dispone la humanidad, sino que en sus negocios, en su actuación social y profesional, el glotón también abarca más de lo que su programa humano le permite abarcar, reduciendo o suprimiendo el espacio social en el que los demás deberían actuar como o legítimo terreno de experiencias.

En el Mundo Mental, la función de Júpiter consiste en sacar el máximo provecho del escenario natural legado por Saturno. Júpiter es el que dice: «Estos terrenos, para el cultivo; aquéllos para la edificación---de una ciudad; aquí, las zonas deportivas; aquí, los bosques; allí, las minas; allí los templos, las industrias o los Bancos, las universidades, las instituciones políticas.»


Si imperara la ley natural, cada hombre asumiría su propio potencial y realizaría, en nombre de Júpiter, la función que le corresponde. Pero los glotones impiden que esto ocurra y un buen día, uno de ellos, con más esencia jupiteriana en su interior que los demás, dice: «Aquí esto, aquí aquello, más allá esto otro, y todo es de mi propiedad y está bajo mi control y mando, y en mi propio provecho.»

Entonces, los demás se quedan sin papel jupiteriano, reducidos a ser servidores del glotón, el cual les transmite sus órdenes por teléfono o por correo electrónico, haciendo que ordenen las cosas por su cuenta, mientras él se relaja en su maravillosa isla particular Nos estamos refiriendo a la organización de la vida física, pero el glotón actúa de una forma más sutil e imperceptible en el dominio puramente mental, diciendo a quien le escucha o lee:
«Yo soy la verdad y os la voy a contar para que no os toméis la molestia de descubrirla.» y entonces establece toda una serie de dogmas religiosos, políticos, sociales, científicos o culturales, y los institucionaliza, los sacraliza y los declara cultura y civilización, y para que a nadie se le ocurra desmentírselos, ahí están los ejércitos, la marina, la aviación la policía y demás «fuerzas vivas» para disuadir.

Al establecer una verdad, oficializarla rendirle culto y protegerla por la fuerza, el glotón impide que la auténtica verdad nazca de las experiencias vitales del individuo. La verdad vital, la que inevitablemente explota un día en el interior del individuo como una sublime evidencia, es la que el glotón se empeña en combatir, porque no es científica, porque no forma parte del patrimonio cultural común, porque siempre es revolucionaria y, si se generalizara, el glotón se vería obligado a dejar de ejercer su glotonería, al volver todo a su orden natural.

La gula es pues la responsable del caos social en el que estamos inmersos. En el ámbito alimenticio, la gula es la que produce el hambre en el Tercer Mundo. En la naturaleza emotiva, el exceso de protagonismo jupiteriano abre las puertas a todas las apetencias y se traga a los hombres, igual que a las sociedades, los cargos, las instituciones.

Por lo tanto, podemos considerar la gula como un desbordamiento de la individualidad, que tiende a tragarse a la colectividad. Es el gran pecado de nuestra época y el más difícil de combatir.

En efecto, cuando el cuerpo está saciado de alimentos, obliga al individuo  a adoptar un régimen. Pero en el terreno intelectual o emotivo no funciona  esta señal y el glotón sigue tragando más y más, privando al resto de los humanos de su legítimo espacio vital. El sistema capitalista está ligado a la gula, y aquellos en cuyos cuerpos aparece el síntoma de rechazo de la comida deberían considerarlo como un aviso de que, en otros dominios, deben dejar de engullir espacios ajenos a su programa humano.

Los efectos de la gula sobre una próxima vida aparecerán bajo los rasgos de esa terrible enfermedad que conocemos con el nombre de cáncer. En efecto, el glotón habrá instituido en su orden interno esa tendencia a la invasión y a la ocupación de espacios ajenos, que ha sido la característica de su actividad, y entonces las células cancerígenas de su cuerpo también ocuparán espacios destinados a otras células, negando la  vida a ciertas partes de su organismo, sin las cuales precisamente no se puede vivir.

Esto no significa que todos los casos de cáncer sean debidos al hecho de  que la persona afectada haya cultivado la gula en una vida anterior, pero  este tipo de actitud es a menudo el origen de esta terrible enfermedad.

Por otro lado, es preciso tener en cuenta que actualmente todos los procesos se están acelerando y que, de forma cada vez más frecuente, las consecuencias de nuestras actitudes -o sea nuestro karma- no esperan a una próxima existencia para manifestarse, sino que aparecen en ésta.

Tampoco la gula es fácil de corregir, porque agrada al individuo que la padece, y sólo la comprensión de sus efectos le permitirá corregirla. La sabiduría es el arma que debe utilizar el glotón.

MARTE -La Ira-

La ira es un pecado marciano y se debe a una posición excesivamente relevante de Marte en un horóscopo. Cuando Marte impone su ley en el mundo mental, el individuo tiende a organizar su vida con un excesivo e innecesario rigor. Todo funciona a su alrededor como en un cuartel, al toque de trompetas, de modo que no es extraño que los compañeros de vida del iracundo sean gentes con vocación de soldados o, mejor dicho, auténticos siervos capaces de soportar la disciplina impuesta por un Marte preponderante en el mental.

El primer efecto oculto de la ira en la vida del individuo será pues el de proporcionarle un marido, una esposa, unos amigos y compañeros netamente inferiores, que no han de aportarle esa tensión sin la cual ninguna experiencia es posible.

Cederán ante él y, sin encontrar resistencia, el colérico avanzará como ese ejército que, al no encontrar enemigos, se adentra en tierras extrañas, mientras la guerrilla hace su ley a sus espaldas.

En el mundo de los sentimientos, que es el escenario natural de Marte, su excesivo protagonismo lo radicaliza todo, transformando los deseos en furiosa pasión y concediendo una importancia excesiva a lo que deberían ser sencillas apetencias del alma. El individuo empeñará entonces todo su ardor en conseguir algo que en sí es irrisorio, al igual que esos soldados americanos en el Vietnam que sacrificaban vidas para conquistar una colina que abandonaban luego por inútil una vez conquistada.

Bajo el impulso de la ira, la vida se convierte en una auténtica caricatura, pero una caricatura sangrienta o, en todo caso, no exenta de dramatismo.

El segundo efecto oculto de la ira será pues el de orientar al individuo hacia conquistas vanas, el de lanzarlo a empresas que él considerará sublimes, pero que provocarán la mofa de sus contemporáneos.

Por otra parte, todas sus relaciones se establecerán según el criterio guerra, y de su vida desaparecerán los matices y con ellos se esfumará también su sensibilidad para apreciarlos, todo transcurrirá en un blanco-negro.

En el mundo físico, Marte rige el hierro que, por su oxidación, produce el calor  necesario a la vida y, bajo forma de hemoglobina, aporta el color rojo a la sangre. El excesivo protagonismo marciano produce un exceso de calor en el cuerpo, manifestándose a menudo en forma de granos, furúnculos, fiebres, ruptura de vasos sanguíneos, hemorragias internas y externas. Ese dramatismo interior se proyecta al exterior dando lugar a circunstancias dramáticas, a situaciones límite.

La ira destruye pues o limita considerablemente el horizonte humano, haciendo  que el interesado viva experiencias granguiñolescas que le impiden apreciar los matices y descubrir el auténtico sentido de la vida; porque lo que le ocurre en el exterior capta hasta tal punto su interés, que deja muy poco espacio para la introspección, lo cual le impide contactar con su ser trascendente.

Lo positivo de este mal es que todo el mundo lo reconoce, incluso el que lo padece, cosa que no ocurre con otros defectos, que el individuo puede negar. Si lo reconoce, le será más fácil encontrar el remedio. Al tratarse de un exceso de energías marcianas, la ira desaparecerá si la persona se dedica, conscientemente, a actividades marcianas, como puede ser la práctica intensa de un deporte, la gimnasia, el excursionismo, el alpinismo, y también las actividades de tipo creativo, ya que Marte está muy conectado con la creación a cualquier nivel

La ira puede encontrar igualmente un cauce positivo ahí donde la violencia está institucionalizada, como puede ser una carrera militar o en la policía, en el cuerpo de bomberos cirujano, enfermero, practicante, etc.

La ira repercutirá en una próxima vida creando un destino muy accidentado. La persona sufrirá accidentes, quemaduras, puede ser víctima de delincuentes o individuos violentos, y en su propio cuerpo sufrirá hemorroides, hernias, cortes, y será propensa a los envenenamientos sanguíneos.

Las deformidades corporales, las monstruosidades, las amputaciones de miembros y las muertes violentas suelen ser secuelas de una existencia vivida bajo el imperio de la ira.

VENUS -La Lujuria-

La lujuria es un pecado venusiano, debido a la corrupción de Venus en el horóscopo. Al igual que ocurre con la gula, otro pecado ligado a la columna de la Tolerancia, la lujuria no sólo actúa en el dominio específicamente sexual, sino que extiende sus redes sobre todos los placeres inmoderados que se auto concede el individuo. En el plano mental un Venus inarmónico inocula al pensamiento una gran permisividad, desvirtuando el sentido de la moral y haciendo que al individuo todo le parezca plausible; es incapaz de distinguir entre el bien y el mal (o sea entre aquello que es o no conforme a las leyes cósmicas), de forma que se ve en la imposibilidad de arrancar las malas hierbas que florecen libremente en su vida.

En el plano emotivo, que es el terreno en el que Venus actúa con mayor empuje al acentuar el nivel de sensualidad, hace que el sexo realice funciones directrices en la vida del individuo marginando otros criterios presentes en el alma. Así, bajo la acción de la lujuria, veremos que el individuo sintoniza con personas que sólo se adhieren a ese aspecto de su personalidad y que no poseen otras afinidades con él.
Como sea que la lujuria ama la diversidad, cualquier relación iniciada bajo su impronta alcanzará rápidamente su punto de saturación y la relación entrará pronto en crisis. Hoy en día, en un momento en que las personas ceden más fácilmente que antes a la llamada de la lujuria, vemos que las parejas formadas sobre la base de estas premisas venusianas pronto se separan, dando lugar a una sociedad de miembros desligados, a una sociedad insolidaria, irresponsable, angustiada ante su propio porvenir, con un inconsciente culpabilizado que pide a gritos el castigo que le haga soportable su permisiva existencia.


Tal vez no sea descabellado pensar que esa actitud podría no ser ajena a la actual fiebre catastrofista/milenarista/apocalíptica que lleva a muchas personas a creer -como Asterix- que el cielo se va a derrumbar sobre sus cabezas y que el gran cataclismo les acecha.

La lujuria no se reduce pues a un aumento inmoderado del apetito sexual, sino que, cual pulpo, extiende sus amarras sobre las relaciones sociales, sellándolas con la marca de lo efímero.

En el terreno estrictamente personal, la entrega a los placeres del sexo hace que las energías creadoras se pierdan por su polo negativo, privando a la mente del poder de procrear en los mundos superiores, puesto que los conductos que alimentan los órganos sexuales comunican, a través de la columna vertebral, con el centro de percepción espiritual, y si la corriente vital se orienta hacia abajo, arriba escasearán los fluidos para la creación.

La lujuria produce un progresivo oscurecimiento de la conciencia, de manera que el Ego Superior no consigue comunicar su saber a su contra- partida  material, la cual deja de cumplir su programa profundo. El individuo se ve entonces desasistido espiritualmente y vulnerable ante el más mínimo contratiempo que le depare la vida, siendo un firme candidato a la depresión y, en casos extremos, al suicidio.

En efecto, la solución de nuestros problemas está arriba, en la mente, lo que permite al hombre conectarse con su propia esencia, con su divinidad interior. De ahí nos viene la lucidez que nos permite hallar el remedio justo para nuestros problemas. Si le arrebatamos a la mente las energías que le permitirían funcionar plenamente, con el fin de alimentar la sexualidad, es evidente que no hallaremos las soluciones cuando las necesitemos. El lujurioso es un ser vulnerable, un ser que naufraga en la más pequeña tempestad y, por consiguiente, alguien con el que no se puede contar, que no puede ofrecer apoyo y solidaridad aunque quiera hacerlo.

Los efectos de la lujuria sobre una próxima vida se caracterizarán por una debilidad del cerebro, que no podrá realizar las funciones que le son propias, dado que en la vida anterior ha sido privado de sus fuentes naturales de alimentación.

Según el grado de debilitamiento, puede dar el simple bendito inofensivo, el epiléptico, el idiota más o menos profundo, el retrasado mental o el loco de atar, si el cerebro no se encuentra en condiciones de realizar sus funciones y abandona totalmente la dirección de la vida al cuerpo de deseos.

Haremos aquí una precisión semejante a la que concierne el capítulo sobre la gula (y que es válida para los demás pecados capitales) en el sentido de que no todas las enfermedades mentales son debidas a la práctica abusiva del sexo en una vida anterior, pero sí resulta cierto en muchos casos.

MERCURIO -La Envidia.
La envidia es un pecado mercurial y se debe a una perturbación en el horóscopo del planeta Mercurio. En el mundo mental, la función de Mercurio consiste en orquestar los recursos que posee el individuo para su más lógico aprovechamiento.

Este planeta es el que se encarga de racionalizar y ejecutar, según un orden riguroso de acuerdo con las leyes cósmicas, con las necesidades del Ego Superior y en función de las circunstancias en que se  halla inmerso el individuo. Pero cuando Mercurio forma disonancias, entonces  tiende a utilizar recursos ajenos en el programa propio, recursos que va a buscar en el programa de otros Egos.

Esta situación se manifiesta en la persona bajo el rostro de la envidia. En el ámbito de relaciones sociales, esa mala disposición de Mercurio será fuente de importantes conflictos.

La envidia, para prosperar en el terreno práctico, debe ir acompañada de sus dos acólitos: la mentira y la calumnia, con la ayuda de las cuales arruinará la reputación de la persona cuyos recursos Mercurio ambiciona. En lo que se refiere al propio destino, la envidia falseará nuestras necesidades experimentales, procurándonos experiencias que no figuran en el programa de nuestro Ego Superior y que, por tanto, son inútiles o inoportunas.

La envidia ayuda siempre a la personalidad humana pasajera, satisfaciéndola en lo referente a los valores sociales, pero volviendo la espalda a las necesidades evolutivas del Ego.

Éste es el error característico de un Mercurio disonante. En el plano emotivo, Mercurio es el encargado de aportarles lógica a nuestros sentimientos o, dicho de otro modo de proporcionarles su razón de ser. Cuando actúa de acuerdo con nuestra legalidad sentimental, es decir, con los deseos que legítimamente deben llevamos a la culminación del programa elaborado por el Ego Superior, imprime en nuestros impulsos emotivos una fuerte determinación, les aporta persistencia, duración, y la persona tiene entonces  el sentimiento de estar en lo cierto.

Pero cuando un Mercurio disonante actúa sobre nuestros sentimientos, también comunica a la persona esa sensación de veracidad al impulsar los deseos a apoderarse de los recursos humanos de otra persona. Mercurio proporciona a los deseos argumentos nobles para justificar actuaciones que no lo son.

En el plano físico, Mercurio rige las conexiones, las relaciones humanas y una situación de envidia hará que la persona se vea conectada con individuos que contribuirán a desviarlo de su universo natural, orientándolo de forma  equivocada respecto a su programa de vida.

La envidia es por lo tanto un pecado que nos aleja considerablemente de nuestro objetivo trascendente llevándonos hacia la falsa pista de los valores sociales, en lugar de perseguir las experiencias susceptibles de enriquecer nuestra alma.

Por resultar evidente para el propio individuo, la envidia es algo que se puede corregir, si se moviliza la voluntad al servicio de esta corrección.

Si el propósito de corregir esta tendencia es firme y lo realizamos en el ámbito de nuestras posibilidades, también en los planos superiores Mercurio funcionará de acuerdo con nuestro correctivo y se transformará en un instrumento eficaz para la realización de nuestro destino.

La envidia repercutirá en una próxima vida haciendo que nos encarnemos en un cuerpo propenso a los envenenamientos, a las dificultades respiratorias y gástricas. Todas las afecciones del aparato intestinal, las intoxicaciones, apendicitis, peritonitis, enfermedades contagiosas y pulmonares son un
subproducto de la envidia, puesto que en el plano moral también la envidia envenena, intoxica, estrangula,

LUNA -La Pereza-

La pereza es un pecado lunar y se debe a una perturbación de las funciones encomendadas a la Luna. En el Mundo Mental, la Luna produce las imágenes internas, es lo que llamamos la imaginación, a través de la cual la mente se desplaza de un lugar a otro, explorando por un lado las culturas inaccesibles y estableciendo cabezas de puente en terrenos aún no hollados por la razón y descendiendo por otro a los abismos de la razón allí donde ideas arcaicas y profundamente enraizadas necesitan que las sales lunares disuelvan sus amarras.

Los efectos de la pereza en este mundo bloquean la imaginación y dejan que todo siga tal como está, de modo que imposibilitan la progresión intelectual hacia arriba y no permiten que la mente se vea liberada de los arcaísmos que la mantienen atada a un pasado ancestral

En el cuerpo del deseo, sus atributos la llevan a fijar los deseos, proporcionándoles, por así decido, fuerza y esplendor, de manera que obliguen a la voluntad a realizados Que el deseo sea elevado o no depende de otros mecanismos, pero lo que sí es esencial para el individuo es que ese deseo se exteriorice de algún modo, o bien que se sublime mediante una interiorización consciente y voluntaria.
La exteriorización de los deseos hará que el individuo sea frío o caliente, tal y como los quiere Dios. Pero cuando la pereza obstaculiza esas funciones, el individuo se convierte en este tibio al que Dios vomita de su boca.
En el mundo físico, la Luna rige las funciones de disolución y coagulación de los elementos, aportando una renovación periódica a nuestros átomos y moléculas, de acuerdo con los ritmos del universo. La Luna es la que nos conecta con el acontecer universal, aportándonos los sucesivos mensajes de los demás cuerpos planetarios. Si esas funciones resultan obstruidas, nos convertimos en algo parecido a una tierra muerta, no transitada por las grandes corrientes renovadoras que emanan del cosmos.

En el mundo físico, la pereza transforma al hombre en un muerto-vivo, en un ser inútil para sí mismo y para los demás.
¿Qué es lo que debe hacer el perezoso para vencer su pereza? Moverse hacia las cosas que estén a su alcance. Por cada paso que dé, Dios dará dos por él.

No importa aquí el resultado práctico obtenido -muchos perezosos justifican su pereza arguyendo que sus esfuerzos no les sirven de nada-; lo importante es ponerse en movimiento a nivel físico, sentimental y mental para restablecer las funciones que se encuentran perturbadas.

El mal que aguarda a los perezosos en una próxima vida (o en ésta si sus procesos se aceleran) es la corrupción de su cuerpo la putrefacción de sus órganos. Nada funcionará en su físico como debería funcionar. Del mismo modo que en las aguas encharcadas abundan los parásitos, en su cuerpo se producirá ese estancamiento y los parásitos aparecerán también, provocándole las enfermedades propias de las cuatro estaciones. Si además han cometido abusos en otros aspectos, ciertos órganos se encontraran más deteriorados que otros y, si se trata de órganos vitales, su tendencia a la corrupción puede acortar mucho su vida.


Fuente: Enrique Llop. Kabaleb
 
 

+++++++++++++


 


Canción de Hierro y Fuego: Antares, Marte y Saturno en Sagitario

La combustión de energía será feroz en estos días, cuando Saturno le de la bienvenida a Marte desde el grado 9º47 del signo de Sagitario donde se encuentra la estrella fija Antares.
Hay que estar preparados ante esta triple conjunción. Sobre todo los españoles pues Antares, es la estrella de nuestra nación.
Antares es una estrella fija de naturaleza bélica, maléfica, violenta, la gran binaria gigante que más brilla en el cielo, de color rojizo, total protagonista del otoño, estación de la caída de la hoja asociada a los muertos. Antares es justo el corazón de la constelación de Escorpio, donde Saturno, lord del karma se va a poner directo el próximo 13 de agosto. Por si no fuera suficiente, se une a la fiesta el mayor rival de Antares: Marte, que acaba de entrar en Sagitario este mes de agosto.
No podemos olvidar que todavía persiste la cuadratura: Urano/Aries-Plutón/Capricornio junto con la propia cuadratura de Saturno y Neptuno en Piscis.
Se avecinan tiempos interesantes.
Marte ha estado una buena temporada en modo retrogrado y luego directo en el signo de Escorpio, el cual es su casa natural. Pero ha llegado a Sagitario, y aquí actúa como un motor de búsqueda de la verdad, sacará bastante porquería a la luz la cual será juzgada bajo los rigores de Saturno.
Marte en el signo de Escorpio ha estado indagando, hurgando a base de bien en la herida, y trayendo experiencias agonizantes lo que ha hecho que muchos experimenten vivencias de pérdida, abandono y dolor obligando a realizar un trabajo interno de enfrentarse cara a cara a emociones turbulentas y aspectos de la personalidad que no queríamos ver. Aquellas personas que hayan trabajado bien este tránsito van a ver una liberación a su dolor. Será como aceptar, limpiar y renovar luego de haberse dado un brutal paseo por el infierno.

Si Marte y Saturno cada uno desde Escorpio y Sagitario, han estado trabajando a su aire, ahora la influencia será fuerte y notoria. De nuevo eventos mundiales estresantes que puedan tocar a un nivel personal están por ocurrir.
Pueden ser situaciones que desaten poder de masas, mucha gente afectada a nivel global.


Vamos a anotar esta fecha: el 24 de agosto de 2016. Será cuando Saturno y Marte hagan la conjunción final con Antares.

Hay personas que valen mucho para vivir tiempos oscuros, que trabajan sus miedos, se miden la fuerza, prefieren un ligero retiro y sopesan situaciones, toman decisiones, meditan...Estas personas que hayan obrado así en lo últimos meses pueden recibir una recompensa kármica muy buena.
Los hay que ya están viviendo el despertar a un largo letargo al que fueron llevados casi por obligación, el invierno pasado fue durísimo, y no todo el mundo se adaptó bien.

Los habrá que por no haber estado en necesitada soledad, pueden verse ahora más solos que la una, de nuevo el cielo les da una oportunidad para invitarles a hacer lo que no quisieron hacer en los últimos meses, es como ir a la recuperación de septiembre. Ahora se verá quién ha trabajado y quién ha sido vago.
Con todo a partir del día 13 de agosto que es cuando Saturno se pone directo, el bofetón puede ser memorable.


Un anuncio de todo esto pueden ser las sorpresas no muy agradables que mucha gente está viviendo. También hay ahora un ambientazo de planetas retrógrados que es curioso: gente del pasado que resurge, asignaturas pendientes que hay que aprobar, situaciones sin concluir que deben ser culminadas, ex parejas que vuelven sin saber por qué, ir por la calle y encontrarse a ese sargento de la mili que se portó muy mal cuando uno era cabo, o ver al profesor de Matemáticas que te hizo repetir curso.
Se tienen que revisitar experiencias, vivencias y sensaciones. Aquí parte de la culpa la tiene Urano, que se ha puesto retrógrado, y Plutón, en su línea, que disfruta una barbaridad sacando miserias a la luz.

Las peleas con jefes, autoridades, figuras de poder pueden ser habituales; por lo que es recomendable evitar a la gente agresiva, amargada y de mala leche, porque de manera inconsciente pueden estar generando la semilla del estallido y puede salpicar al que esté a su alrededor aunque nada tenga que ver con ellos. Afortunadamente, media España estará de vacaciones, así que será bueno tener al jefe lejos.
Recordemos que la cuadratura entre Saturno y Neptuno está ahora mismo totalmente activada.

Cuando las situaciones externas parecen volverse contra uno a veces es mejor mirar dentro de nosotros mismos y autonutrirnos para escuchar la voz de nuestro corazón. Puede que nos pongamos a filosofar sobre la existencia, a dónde hemos llegado de dónde hemos venido, por qué no me ama ni me quiere y por qué todos se pelean...Viviremos experiencias que marcan en estos días.
La cuadratura de Saturno con Neptuno será como una catarsis.


A medida que Marte vaya cabalgando por el signo del arquero, se terminará por encontrar con el grado 24º de Sagitario que hará un trino a Urano en Aries donde la liberación de la energía contenida será espectacular, cosa que sucederá a mediados de septiembre, y ahí se puede poner la cosa curiosa porque Júpiter llegará a Libra signo opuesto de Aries; aunque no haya conjunción exacta, sí que sentirá la influencia.
Marte y Saturno trabajando juntos pueden traer la seriedad que tanto necesitamos en nuestro mundo últimamente. Sin embargo estando Antares involucrada puede que venga bien recordar la famosa frase latina "Si vis pacem para bellum" ("Si quieres paz, prepárate para la guerra").



Fuente el Rincón de los estrelleros. Lectio Stellae

 
++++++++++ 



TRABAJO CON LOS PLANETAS.


 



Alguien me preguntó si podía cambiar los efectos que los planetas estaban produciendo en su vida y le contesté que sí.

Nuestro libre albedrío nos capacita para modificar los parámetros escritos en nuestro destino, más aún si tenemos en cuenta que hemos sido nosotros quienes los hemos escogido y la astrología está a nuestro servicio.

Propongo un juego, que a la vez es una prueba de aprendizaje, en el que utilizaremos la astrología y más concretamente las energías planetarias en nuestro favor.

Voy a marcar las principales claves (sólo las positivas) de cada planeta y si creéis que necesitáis que alguna de ellas se desarrolle en vuestra vida ahora, deberéis seguir las instrucciones siguientes:


Dibujar en un papel, tamaño 11.32 x 7 cm. (esta medida guarda la proporción áurea o número del oro, que posee innumerables propiedades) el símbolo del planeta que se ha elegido trabajar. Por el lado anverso del papel escribiremos nuestra petición (por ejemplo si hubiéramos elegido Júpiter, podríamos poner abundancia).


A continuación realizaremos el ritual de activación. Nos pondremos luego el papel en el bolsillo, en el bolso, cerca de nuestra foto del carné de identidad, durante el día. Y debajo de la almohada por la noche.
Lo mantendremos durante 10 días y anotaremos los resultados que se vayan produciendo, las cosas que nos llamen la atención durante este periodo. (Podéis prorrogar 10 días más la acción del planeta, si lo creéis necesario, pero siempre dejando un día de descanso).



Mercurio (Astrología)


Mercurio, en el zodiaco, representa la comunicación, la forma de relacionarse con los demás, el ingenio, el comercio, la forma de expresarse son algunos de sus principales dominios.
Claves de Mercurio:

Locuacidad, comercio, ingenio, comunicación, facilidad de palabra, búsqueda de intercambios, fácil expresión, análisis, razonamiento, control del lenguaje, aprendizaje de lenguas extranjeras, ... memoria, toma de decisiones, sentido de la oportunidad, sentido práctico, capacidad para escuchar, intrepidez, dialogante, concreto, visión de conjunto, inteligencia rápida.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Mercurio, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.




Venus (Astrología)


Venus es el planeta del amor y de la armonía, el que ayuda a unir a la personas, a encontrar el punto de concordia, es la alcahueta del zodiaco, nos ayuda a conectar con nuestros sentidos, a abrirnos a los sentimientos.

Claves de Venus:

Reina de corazones, ayuda en las conquistas amorosas, activación de los sentidos, belleza, armonía, sensibilidad, felicidad, delicadeza, arte, adornos, detalles, regalos, diplomacia,... prosperidad, beneficios, generosidad, ternura, sinergia, integración, unión, estética, sensualidad, encanto, facilidad, ayuda a superar disgustos, mediación, relajación, meditación, inspiración.

Ritual de conexión:


Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Venus, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.


Marte (Astrología)


Marte es el planeta del zodiaco que más energía distribuye, el que nos empuja hacia la realización de nuestros objetivos, el que calienta los motores de nuestra ambición, también es el que nos ayuda a corregir nuestros errores y nos estimula para ser mejores.

Claves de Marte:

Energía, estímulo para los cambios, ayuda a conseguir empleo, impulso, inyecta las ganas de luchar por nuestros objetivos, el brío, la fogosidad, el poder de decisión, el empuje para decidirse,... la corrección de errores, ayuda a utilizar nuestras herramientas, las que tenemos de nacimiento, cambio de actitud, superación de hábitos, franqueza, coraje, valentía, entusiasmo, experimentación, hiperactividad, poder de persuasión, seguridad.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Marte, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.


La petición ya está activada.


Júpiter (Astrología)


Júpiter representa en el zodiaco la expansión, es el que nos empuja a traspasar los límites para ir más allá, el que nos inyecta optimismo para que veamos la vida de una forma abierta y para que sepamos que el universo está a nuestra disposición.

Claves de Júpiter:

Poder, expansión, optimismo, potencia, ambición, orgullo, triunfo de los deseos, aspirar a grandes metas, autoridad, mando, espíritu de superación, pasión, gloria, conquista,... goce, ayuda a vencer patrones del pasado, busca de la facilidad, de los beneficios, esperanza, recompensa, abundancia, buen humor, encuentra soluciones donde antes habían problemas, ayuda a encontrar el paraíso, a meditar.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Júpiter, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.


Saturno (Astrología)


Saturno es el planeta de a organización y el orden en el zodiaco, el que nos ayudará a poner las cosas en su sitio, tanto en el ámbito físico, como en el emotivo y el mental. Su aportación será imprescindible cuando reine el caos a nuestro alrededor.

Claves de Saturno:

Comprensión de la estructura de las cosas, orden, organización, prudencia, seguridad, determinación, paciencia, conocimiento de las leyes, cumplimiento de los compromisos,... sentido práctico, aislamiento (para que nos conceda un espacio de soledad), normas, límites, control del tiempo, ritmo de trabajo, renuncia, rumbo, regularidad, sacrificio, experimentación, apaciguador.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Saturno, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.


Urano (Astrología)
Urano es el encargado en el zodiaco de separar la luz de la oscuridad, el que nos ayuda a que sean evidentes los cambios que deberemos realizar en nuestra vida para que las cosas funcionen mejor, para que nos situemos en la línea de nuestro destino.

Claves de Urano:

Cambios, replanteamiento de una situación, revolución, transformación, traspasar barreras, liberarse de algo que nos oprime, alcanzar la sabiduría interior, comprender el amor,... el altruismo, enfrentarse a lo inesperado, la emergencia de lo nuevo, encontrar la unidad, tener suerte, buenas oportunidades, enfocar la vida en positivo, descubrir nuevas realidades, elevación espiritual, activador de conciencia, providencia, meditación, iluminación, conexión con la fuente.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Urano, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.



Neptuno (Astrología)

Neptuno es el planeta de la creatividad, es el más original del zodiaco, el que nos lleva a traspasar las barreras de lo establecido, de la rutina, para mostrarnos nuestras capacidades reales, para que comprendamos que un día seremos dioses creadores.

Claves de Neptuno:

Creatividad, cambios, capacidad para ir más allá de lo establecido, insólito, original, surrealista, prohibido,... utópico, fantasía, ilusión, revelación, visión de conjunto, profecía, videncia, conocimiento, ciencias ocultas, sorpresa, despreocupación.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Neptuno, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.



 
Plutón (Astrología)


Plutón es el gran especialista del zodiaco en regeneración, en eliminar la materia corrupta, la que ya ha llegado a su punto final y transformarla, es el que nos permite salir a flote cuando hemos tocado fondo.

Claves de Plutón:

Transformación, renacimiento, regeneración, sacar lo caduco de nuestro interior, reconvertir, renovar, eliminar lo corrupto,... superar hábitos perniciosos, bucear en las profundidades de nuestra personalidad, limpiar, purificar, percibir los errores, reparar, desvelar secretos.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, enciende una vela (pidiendo que la luz te ilumine), reza un padrenuestro (o cualquier oración). Escribe el propósito en el anverso del papel. Toma el papel entre las dos manos y repite:

Plutón, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombra el propósito), repítelo 10 veces. Pasa 3 minutos en silencio, cierra la sesión con otro Padrenuestro y apaga la vela.

La petición ya está activada.


El Sol (Astrología)

El Sol en el zodiaco marca el objetivo de vida, es el que nos inyecta la fuerza de voluntad para llevarlo a cabo, el que nos pone en la pista de nuestros objetivos, nos ayuda a conectar con nuestra conciencia, con nuestro Ego Superior y a recuperar la memoria ancestral.

Claves del Sol:

Memoria actual y ancestral, ayuda a conectar con los archivos akásicos, iluminación, voluntad, optimismo, ayuda a aplicar un código de conducta, ... paciencia, apertura y conexión con la conciencia, ayuda a escuchar el corazón, fidelidad, purificación de los deseos, orgullo, libertad, inspiración, regresión, meditación.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Sol, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.




La Luna (Astrología)
La Luna es la gran transmisora de imaginación del zodiaco, se encarga de darnos la capacidad de soñar, de creer en lo que está más allá de nuestra realidad palpable, la facultad de volar (en el aspecto imaginativo).

Claves de la Luna:

Imagen, imaginación, visualización, aprender a focalizar, soñar, recordar los sueños, proyectar imágenes al exterior, crear escenarios, vivir y analizar anécdotas, construir la trama de nuestra realidad,... fecundidad, cristalización, movimiento, culminar experiencias, vitalidad, activar la personalidad femenina, conectar con la mente inconsciente, inspiración.

Ritual de conexión:

Después de haber hecho el dibujo, encender una vela (pidiendo que la luz te ilumine), rezar un padrenuestro (o cualquier oración). Escribir el propósito en el anverso del papel. Tomar el papel entre las dos manos y decir:

Luna, te doy las gracias por ayudarme a conseguir (nombrar el propósito), repetirlo 10 veces. Pasar 3 minutos en silencio, cerrar la sesión con otro Padrenuestro y apagar la vela.

La petición ya está activada.



Fuente: Tristan Llop.


  


++++++++

 
 

EL ASCENDENTE

 
El Zodiaco comienza con Aries como primera Casa. Es la expresión de una intensa energía que actúa en el momento de nuestro nacimiento, aportándonos formas físicas, esta primera Casa rige el cuerpo físico.
Como nuestro Ascendente depende de la hora de nacimiento  las distintas Casas pasan por él, aportando al nativo sus energías. Veamos pues  cómo nos influye el paso del Ascendente por cada Casa y las claves de esta relación.
Cuando el Ascendente es Aries, aporta al nativo una energía impulsiva y un fuerte deseo de imponer su individualidad en el mundo. Lo importante para la persona es su “yo”, y el objetivo que deberá alcanzar se encuentra en su oposición, Libra, para conseguirlo tiene que aprender tacto y diplomacia.
Tendrá que aprender a controlar la agresividad. Es rápido de reflejos y posee buenas cualidades para la mecánica y los deportes. Su forma y expresión, son independientes y fuertes. Le gusta iniciar proyectos, pero una vez la innovación ha terminado se cansa, pasando a realizar algo distinto.
Si el Ascendente es Tauro, la persona es productiva y creativa a un nivel o a otro, pero tiende a aferrarse a las cosas que produce. Debe renunciar, al menos en parte, al apego de sus posesiones y concentrar sus energías en relacionarse con personas que tengan una visión más universal, para así transcender la posesividad. Estas relaciones le ayudan a fortalecer una parte de su naturaleza, y a canalizar  su energía.
De naturaleza aparentemente tranquila, el Ascendente Tauro no se lanza a la confrontación si no le empujan. Suele ser práctico, con buen sentido económico y buen trabajador, pero no se le puede meter prisa. Su apariencia física suele ser ancha, corta y fuerte.
Cuando naces con el Ascendente Géminis, estas influenciado por una dualidad muy fuerte, ya que tienes dos personalidades en un solo cuerpo, y ambas quieren estar en total control la una de la otra. Eres indeciso pero adaptable; de carácter astuto, de apariencia segura por fuera pero con falta de confianza interiormente y falta de seguridad en ti mismo.
Tienes mucha facilidad para asimilar información, por lo que obtienes una gran variedad de conocimiento para uso personal y práctico. Existe la tendencia a quedarte atrapado en el laberinto de conversaciones lógicas e intelectuales, y aunque sean analíticas y ordenadas pueden estar desprovistas de significado profundo.
A través de las relaciones personales puedes utilizar la información asimilada compartiendo valores con otras mentes. Tu mente está en constante actividad y conversando. Eres extremadamente nervioso y tenso, por lo que la meditación te proporcionaría serenidad interior.
Con el Ascendente en Cáncer, sientes la necesidad de que la gente se dé cuenta de que tienes tus metas definidas, y de que las aplicas a tus experiencias diarias para conseguir una sociedad que trabaje en el ahora.
Tu primer aliento es volverte tu propia madre, por lo que reflejas en otros las mismas cualidades de humanismo universal de una forma nutritiva. Eres tímido y retirado, sobre todo cuando el interior está expuesto hacia fuera.
Con este Ascendente, la expresión creativa debe utilizarse para ver con realismo quién eres, cómo eres y qué quieres, ya que respondes a la vida sintiendo intuitivamente. Tu naturaleza sensible hace que percibas los cambios de humor de los otros, como mareas que se mueven y fluyen constantemente. Buscas seguridad emocional y económica, y debes aprender a vivir en el presente dejando ir los pensamientos que te aparten y distraigan de tu conocimiento interior.
Si tienes el Ascendente en Leo, tu personalidad es impulsiva, con coraje y valentía, aunque en ocasiones te excedas, Tu temperamento será rápido, respondiendo con bravura ante las afrentas, sin embargo tus enfados duran poco tiempo. Tu orgullo, religiosidad y dramatismo son fuertes, cuando te hieren perdonas, pero te es difícil olvidar.
Tu necesidad de amar es muy grande, y cualquier frustración en el terreno amoroso, puede generarte una depresión que puede llevarte a desear la muerte.
Buscas encontrarte a ti mismo en tus creaciones, como reflejos de tu conciencia, esto puede ocurrir a cualquier nivel de creación o forma, puede ser un hijo o una obra de arte. Este deseo de proyectarte es tan fuerte porque tienes que demostrarte a ti mismo lo que vales, para revelar quien está en el espejo de tus creaciones, esto está arraigado y fortalecido por el hecho de que todavía no estás seguro de tu mismo.
Para expresar tu ser vagamente conocido, debes poder manejar las energías abstractas de Acuario, entendiendo así las ciencias subterráneas de la mente. De esa manera observaras conscientemente la mente y las emociones y podrás amar impersonalmente.
Si tu Ascendente es Virgo, debes de tener cuidado con las sombras negativas que pueden acudir a tu mente, muchas veces por sentir que no encuentras tu “sitio”, que eres inadecuado. También necesitas comprender las experiencias asimilando, pero sin resentimiento ni rencor.
Para los que nacen con un ascendente Virgo, la edad no importa, siempre parecen mucho más jóvenes, suelen tener cuidado para no ser groseros ni crudos con los demás, también cuidan mucho su apariencia e higiene personal.
Cuando eres crítico te vuelves demasiado abierto, sobre todo en una relación amorosa. Ningún detalle se escapa a tu visión escrutadora. En apariencia al menos te gustaría ser perfecto, si no te lo reprochas a ti mismo.
 Conseguirás muchas cosas actuando a través del sentimiento, de la humildad y la buena voluntad para servir y trabajar con un profundo deseo.
Con el Ascendente en Libra, la persona se expresa como un campo de operación para la conciencia colectiva y humanitaria en grupo, así como una identificación con el gran sentimiento idealista.
Te encontraras a ti mismo relacionándote socialmente, es ahí donde te sientes equilibrado e intuitivamente seguro. Para tu propia realización es importante tener una pareja, ya que esta te sirve de catalizador para tu visión individual.
Eres dulce, simpático, artístico, creativo, diplomático y sensitivo a las funciones de la naturaleza y a los colores que forman su armonía. Aquí las escalas están equilibradas por una contribución colectiva por infundir valor a la sociedad e imponer el valor individual a las relaciones en grupo. Situándote entre dos energías opuestas, ves lo bueno y lo malo de cada una de ellas e intentas unificarlas.
Tu Ascendente en Escorpio, para poder alcanzar las raíces de tu ser, necesitas un proceso de penetración de las fuerzas energéticas. Puedes ser un demonio o un ángel, no existe término medio; eres voluntarioso y reservado, tu exterior aparece tranquilo, pero interiormente eres sumamente emocional, en ocasiones resulta difícil comprender tu propio control.
Puedes sobreponerte a los resentimientos y a los celos aunque Escorpio Ascendente indica que eres un alma evolucionada que vive al borde del precipicio  que sólo puedes seguir tu camino si gozas del poder suficiente.
La actividad sexual tiene un carácter muy personal. Eres posesivo también a nivel personal y estás sujeto a la perversión y a la transmutación. Buscaras tu poder en la sociedad a través de las personas que se encuentren cerca de ti. Tendrás experiencias dolorosas en las relaciones sexuales hasta que te des cuenta de la intimidad que existe debajo de la superficie.
Ascendente en Sagitario, pisas levemente una tierra rodeada de un espacio infinito, el cuerpo físico es un punto sin tiempo que existe sin límites ni fronteras. No ves las partes de las cosas sino el todo. Amas la naturaleza, te gusta el movimiento y te gustaría viajar a todos aquellos lugares que has soñado.
Te sientes inclinado hacia lo abstracto y posees un maduro conocimiento. Te relaciones e identificas con la filosofía, la religión y cualquier ciencia que pueda ayudarte en la búsqueda de los valores puros.
Tu extroversión te lleva a un horizonte lejano y no te deja detenerte en nada con tranquilidad. Te darás cuenta de tu verdadero ser cuando te comprometas con algo en favor de la Humanidad. El reino de la mente superior se lanza con fervor para que puedas promover la verdad con la ayuda de tus virtudes para enseñar a los demás y aprender tu propia verdad, a través de empíricos y analíticos pensamientos.
Tu extroversión se refleja hablando, a veces demasiado, y debes poner atención para no perderte dentro de tu imaginación expansiva.
Teniendo tu Ascendente en Capricornio, necesitaras relacionarte íntimamente con cada persona que conozcas para no perderte en grandiosos planteamientos. Todo lo que haces tiene un propósito y para alcanzar su culminación práctica acertadamente debes tener paciencia e imponerte un trabajo duro; eres muy disciplinado y eres capaz de grandes responsabilidades.
Eres reservado y algo frio, taciturno y serio. Deberías ser más flexible y humilde. De niño y de joven aparentas más edad de la que tienes en realidad y según van pasando los años sucede todo lo contrario. En ocasiones sientes que no estás preparado para poder alcanzar tus objetivos, entonces te muestras tímido y te cuesta relacionarte con los demás.
Tendrás que sobreponerte a tu egoísmo y aprender a elevarte a las alturas a las que estás destinado. Desarrolla madurez de comportamiento y apariencia.
Con tu Ascendente en Acuario, manifiestas tu amor por la amistad de forma impersonal. Eres divertido y cariñoso y prefieres que te amen a que te admiren. Tu poder se centra normalmente en acciones en grupo dentro de un círculo íntimo.
Eres espontaneo e intuitivo y te identificas con la cultura que te rodea positivamente. Deseas una nueva era, una nueva visión que reforme las viejas estructuras, pero para contribuir a este cambio debes comprender el significado de tu vida personal.
A veces eres indeciso y tienes impulsos repentinos, aunque eres muy práctico y posees una capacidad para organizar muy positiva. Ser demasiado rígido y estricto puede producirte artritis, especialmente en la columna. Tendrás que sofocar tu tendencia a la rebelión y a la libertad a toda costa.
Si tienes tú Ascendente en Piscis, eres simpático, súper-sensitivo, compasivo y cariñoso. Sentimental y extremadamente soñador, pero poco práctico y con secretos. Tus ojos se encuentran velados por enfocar tu entendimiento en lo que no está presente. Eres místico pero necesitas saber que las cosas son seguras y sólidas, por eso no eres dependiente de las estructuras socio- culturales y religiosas.
Eres un campo abierto al inconsciente colectivo: eres también un médium o un verdadero vidente o profeta, y quizás el líder de una cruzada que lleve a todas las naciones hacia una humanidad universal.
A tus amigos y personas queridas les exiges una conducta limpia y continuos cambios; pero a ti mismo te exigirás intuición y la búsqueda intelectual de una técnica a través de relaciones que tienen las características de los Virgo. Tienes inclinación musical o artística, más imaginativa que real. Debes servir a los demás con algún trabajo en tu vida.
Si aprendes a controlar tus emociones tendrás poderes místicos, lo que puede llevarte a veces, a una cierta soledad.
 
TRANSICIÓN
 

Estamos entrando en la Era de Acuario, eso significa que debemos ser “Acuarianos de antemano”. Se accede a esta  Era con la luz de una consciencia despierta, con armonía y amor, y con la voluntad de comportarnos como seres humanos evolucionados.

La transición entre la Era de Piscis y la de Acuario no se efectúa de un día para otro, tenemos tiempo para conseguir encontrar la Verdad que nos libera, desarrollándola a consciencia. De esta forma superaremos lo que Piscis nos ofreció: la Fe y la Creencia a ciegas. La Fuerza de Acuario nos ayudara a eliminar de nuestro entorno todo lo que nos ata al pasado, todo lo que está cristalizado y no nos sirve. En este tránsito el ego sufre dolorosas destrucciones,  no así el Alma, ya que  el alma es “patrón de consciencia”, moneda de verdad, y nadie la toca jamás.

La Era de Acuario es la Era del humanismo, del conocimiento sin límites, de la total libertad, de los viajes espaciales y de la culminación científica. Pero lo interesante es darnos cuenta de que Acuario es el signo opuesto a Leo, signo en el que según datos prehistóricos el hombre comenzó sus primeros pasos de civilización, de hecho Leo es el signo de la creación, los hijos y el poder natural. Fue cuando el hombre surgió alzándose sobre el reino animal.

La Era de Cáncer es en la que se cultivó la tierra, se crearon las familias, las tribus, etc…y todas las necesidades primarias y emocionales  se desarrollaron en la raza humana.

Cuando entro la Era de Géminis, se creó la escritura, la palabra fue escrita propagando el intercambio de ideas, el comienzo del estudio y la concreción de nuestro entendimiento.

 La Era de Tauro, fue la Era de los Egipcios, en ella el hombre adquirió la valoración de la suntuosidad, de la belleza, la armonía en la estructura, la arquitectura, la máxima valoración del ser humano respecto a su Dios.

Cuando el ser humano entro en la Era de Aries descubrió la semilla filosófica, el razonamiento y el objetivo de sus deseos, fue la Era de los pioneros y los conquistadores, que sintieron la necesidad de implantar sus ideologías en otras partes del mundo. Fue la edad de los griegos y los romanos, y a partir de la caída del imperio Romano, entramos en la Era de Piscis la de la sutileza del entendimiento, y la separación del mundo objetivo y subjetivo.

Al llegar a Acuario podemos ver que  la esfera celestial ha dado media vuelta con respecto a la elíptica desde que comenzó la civilización que conocemos.

Siempre nos preguntamos quienes somos, pero lo cierto es que estamos cambiando a cada instante, millones de olas de pensamiento se canalizan a través del sistema de filtro de nuestros pensamientos. Caminamos influidos por las energías de nuestra mente, pensando, sintiendo, actuando, creando. Todas nuestras energías están unificadas con las energías cósmicas que nos llegan a través de los planetas, los cuales se alimentan de las constelaciones, poniendo en acción nuestras vidas.  

Es muy importante entender el dinamismo del comportamiento y la naturaleza de cada planeta, y saber cómo se conecta con la psicología del hombre.

La Astrología es un lenguaje cósmico que utiliza símbolos, que deben ser descifrados e interpretados, un horóscopo consta de cuatro factores básicos: planetas, signos, aspectos y casas.

Los planetas simbolizan energías, las constelaciones del Zodiaco signos en donde viven y colorean estas energías. Lo desciframos conociendo la clase de energía que emite un planeta y el signo donde está.

Los aspectos son las relaciones entre planetas o interacción entre varios signos y planetas, y se pueden comparar a una serie de focos de teatro de distintos colores situados en diferentes rincones del teatro, pero todos ellos dirigidos al escenario: la Tierra.

Las casas simbolizan lugares donde se desarrollan experiencias de la vida, aportándolas al ser interior, en un “escenario” giratorio (evolución).

Este “escenario” nos muestra los ambientes, donde tú, el actor, representaras tu papel.
 
++++++++

 
RELACIÓN E INTERACCIÓN DE LOS PLANETAS.
Cuando hemos calculado la posición de los planetas en nuestra carta Natal, veremos cómo se relacionan entre sí positiva o negativamente, siempre teniendo en cuenta los signos y casas en que se encuentran.
Uno de los aspectos más importantes de la carta Natal es la Conjunción puesto que representa la unión de dos niveles de conciencia o cualidades planetarias. Fusiona las energías o principios de dos planetas para que trabajen juntos y los proyecten hacía el exterior en forma de actividad a la vez que el nativo se relaciona consigo mismo.
No es lo mismo una conjunción entre planetas benéficos como el Sol, Luna, Mercurio, Venus Júpiter o incluso Neptuno que entre los maléficos Marte, Urano, Saturno, o Plutón, por lo que dependiendo de sus combinaciones los resultados pueden ser buenos malos o neutrales.
Este es el significado de la conjunción  para todos los planetas:
La conjunción se da cuando los planetas están de 0 grados a 10 grados.
Conjunciones con el Sol: Pone énfasis en el poder de la voluntad, aporta iniciativa y habilidad  creativa.
Conjunciones con la Luna: Da intensidad a los sentimientos y produce influencias emocionales femeninas o familiares, según el área donde estén.
Conjunciones con Mercurio: Indica que a la mente se le da poder, entendimiento y habilidad.
Conjunciones con Venus: Realza tu expresión social, romántica, sentimental y aporta sensibilidad estética.
Conjunciones con Marte: Muestra tendencias de tomar acciones directas en los asuntos de las casas y signos en los que estén. Si esta afligida esta conjunción, se muestra con acciones desviadas, pero si está favorablemente aspectada da energía y coraje.
Conjunciones con Júpiter: indica actitud de optimismo, buena voluntad y conocimiento de posibilidades constructivas. Generosidad y confianza.
Conjunciones de Saturno: Ambición y deseos de trabajar duro. Produce estados de melancolía, obstáculos y limitaciones que hay que vencer. Si superas estas limitaciones cristaliza al planeta que conjunta y estructura las experiencias de la casa donde estén.
Conjunciones con Urano: Aportan originalidad, dinamismo e intuición. Da interés por lo oculto o científico. Cambios repentinos e independencia a ese planeta y casa donde se encuentran.
Conjunciones con Neptuno: Puede indicar acciones difíciles de entender, al estar influidas por el subconsciente. Da intuición, imaginación, misticismo y espiritualidad. Si está afligida esta conjunción  puede dar nebulosidad y confusión.
Conjunciones de Plutón: Da el poder de transformación, penetración, clarividencia y poderes de concentración en las áreas y planeta conjuntado. Si está afligido, puede indicar obstinación y violencia destructiva.
Conjunciones con el Ascendente: Este planeta influye directamente la expresión de tu personalidad y tu físico, dependiendo de la naturaleza del planeta y signo en el que se encuentra.
Conjunciones del Zénit: Esta conjunción influye directamente en tus ambiciones profesionales y reputación pública. Se considera conjunción cuando existe una órbita de 5 grados de separación.
Cuando en determinado  sector del horóscopo hay una Conjunción de tres o más planetas se llama “Stellium” y un Stellium significa que los diferentes estados de conciencia de los planetas deben centrarse en este sector para un mejor aprovechamiento a través de la experiencia y por necesidad o deuda del Yo Superior. Todos los planetas desarrollan un papel independiente e importante sobre la Casa pero el resultado final tendrá que ver con el conjunto.
 ++++++++
 

PLANETAS RETROGRADOS EN LOS SIGNOS Y EN LAS CASAS

Un planeta aparece en retroceso debido a un efecto óptico resultante de las distintas velocidades entre ese planeta y la Tierra en sus recorridos alrededor del Sol.
Nunca podemos encontrar el Sol y la Luna en retroceso; únicamente a todos los demás planetas, y están indicados con una R en las Efemérides.
Los ciclos de los planetas exteriores tratan esencialmente de la vida exterior de un individuo: Júpiter y Saturno, los planetas sociales, se preocupan de las manifestaciones de tu vida social y sus efectos en tu comportamiento. En el caso de Urano, Neptuno y Plutón, los planetas no se pueden ver a simple vista y por lo tanto están más allá de la conciencia del hombre, por lo que los periodos en retroceso se refieren a intentos de transformación espiritual bajo la presión de lo social.
La posición de los planetas superiores marca a las generaciones y pueden estar en retroceso más tiempo, afectando a una mayor parte de personas con estas influencias. Los individuos que tienen los planetas superiores de forma directa, actúan en la línea de lo que esa generación tiene que hacer. Sin embargo cuando los tiene en retroceso cuestionan y tratan de averiguar por qué han de hacer las cosas de esa manera, tratan de saber algo que después pueden transmitir y aclarar a su generación.
Los planetas interiores en retroceso son más difíciles de llevar, pues hay residuos importantes del pasado que tratan de resolver. Los más complicados son Marte, Venus y Mercurio, por su gran intensidad de actividad mental sin que uno se dé cuenta.
El movimiento mental de los planetas en retroceso es también como trazar un lazo hacia atrás, en medio y hacia adelante; tres fases de un movimiento. La fase hacia adelante es el futuro, cuando tienes un pensamiento relámpago viéndote a ti mismo en el futuro sin saber el porqué, entonces se irradia energía, ya que por el mero hecho de haberlo pensado, aunque sea por un instante, hace s inadvertidamente los movimientos necesarios para que ocurra, aunque se te haya olvidado casi inmediatamente.
La fase intermedia es la más difícil de entender, pues es estar en el futuro y en el pasado a la vez que en el presente. Ocurre cuando reconoces situaciones, lugares y circunstancias y no entiendes por qué, y también cuando acabas de conocer a alguien que parece conoces ya o lo has visto antes en otro sitio. Lo malo es que esto es difícil de recordar ya que puede que crearas esta situación en uno de esos pensamientos relámpagos del futuro de la primera fase, o puede que estuvieras allí o que recuerdes alguna situación o persona de vidas pasadas.
Esta es la fase más confusa de los planetas en retroceso, pero es la clave para la integración de las demás y poder estar en el presente tocando el futuro y el pasado. Es cuando puedes observar las reacciones de todas tus acciones, deseos y pensamientos y entender la ley Kármica.
En la fase hacia atrás la persona va en sus pensamientos hacia el pasado, para recapitular lo que hizo y ver su posición presente, absorber energía de su entorno y en ocasiones volverse muy introvertido. A veces, para ver más claramente donde está ahora, y otras veces para quedarse en lo que ya conoce y así evitar progresar.
De todas formas hay que tener en cuenta que cuando un planeta esta en retroceso está listo para contestar a una necesidad personal resultado de las actividades del pasado, y debería ser enfocado hacia un nuevo ciclo de expresión personal. El planeta en retroceso induce a regresar al ayer, a hace un mes, al año anterior o a vidas anteriores; todos llevamos estas memorias enraizadas en nuestra encarnación actual.
Las fases hacía el futuro, hacia el pasado o en los dos, son utilizadas unas más que otras según la naturaleza del signo y la casa donde se encuentren. A veces si un planeta está a 5º en conjunción a una cúspide, puede estar en las dos casas la anterior y la siguiente, y a 3º es seguro que estará en la siguiente. Esto nos ayuda muchas veces a corregir la carta y el grado exacto del Ascendente.
Vamos a estudiar las características de cada planeta en su movimiento en retroceso.
++++++++
 
PLANETAS EN RETROCESO.
 
Mercurio en retroceso, (retrogrado)
Cuando Mercurio esta en retroceso nos habla de un karma en relaciones no resueltas. Los procesos de los pensamientos son ligeramente diferentes de los demás, ya que se repiten indefinidamente y la mayor parte de las cosas que creas son copias exactas a las de antes, solo que ahora se te presentan de forma diferente. Sientes que los demás no te entienden cuando tratas de explicar lo que piensas, de hecho ha habido muchos músicos y artistas con Mercurio retrogrado, ya que el bloque para relacionarse con la palabra los lleva a expresarse con una forma de comunicación libre, o por medio de la música que es un lenguaje universal.
Con este aspecto la persona puede tener inclinaciones homosexuales, sobre todo si es confirmado por algún aspecto de otro planeta. Muchas veces ocurre porque en otra vida han perdido a un hermano o alguna relación similar lo cual provoca el amor por un ser humano, sin importar el sexo.
Las reacciones del nativo hacia los demás están basadas en el pasado y pueden perderse al tratar de ir más allá de su entendimiento. Lo más importante es que enfoque su mente a la realidad del presente en el "aquí y el ahora", de esa forma podrá avanzar evolutivamente.
 
Venus en retroceso, (retrogrado)

Con Venus retrogrado tienes unos modelos de reacciones en el presente como si estuvieras viviendo en el pasado, determinando todo lo que ocurre y toda relación en términos de cuanto te quieren o cuanto eres rechazado en experiencias amorosas. Interiorizas heridas dentro de ti mismo, sufrimientos creados por ti mismo exagerando las cosas, mientras que Venus cuando esta directo trabaja estos sentimientos exteriormente.
Puedes estar enamorado profundamente y no enterarte hasta después de muchos años, cuando a veces la relación ha terminado.

Kármicamente, hubo un enorme malentendido sobre el amor en vidas anteriores, con una herida vigorosa que ahora te imposibilita para experimentar la alegría del amor, pues tienes un intenso temor a ser herido otra vez, estas paralizado y hagas lo que hagas, no avanzas como deseas. Tienes tendencia a desconfiar cuando te expresan amor creyendo que los demás van con segundas intenciones.

Marte en retroceso. (retrogrado)

Marte en retroceso inclina a tener distorsiones en las relaciones, y a un nivel intimo estas luchando por sobrevivir en vez de tener una verdadera unión con otra persona. Te apresuras a sacar conclusiones, y no te preocupas de los pensamientos y emociones; tendrás que aprender la habilidad de manejar tus propios niveles de energía para poder coordinar la que recibes de los demás. Tiendes a posponer las acciones que necesitas resolver cuando algo te molesta.

Algunas mujeres con este aspecto pueden sentir á nivel inconsciente aversión hacia los hombres. Otras en cambio actúan al contrario poniéndoles en un pedestal, para después tirar el trono abajo. Sentirse culpables y culpar son dos sentimientos que se enfrentan en el interior del nativo, impidiéndole el libre fluir de intercambio en las relaciones personales.

Marte retrogrado hace que te relaciones como una persona muy fuerte, sientes rechazo pero no entiendes porqué, y te retiras en ti mismo, eso te impide experimentar tus relaciones completamente. quizás en una vida pasada has vivido engaños y traiciones, y ese residuo te pesa mucho en tu vida actual. A veces también tu desconfianza surge porque no se te reconoció en otra vida algún esfuerzo o sacrificio que hiciste por los demás.

Júpiter en retroceso. (retrogrado).

Hay en ti una verdadera insistencia en vivir en la verdad, te gusta investigar las cosas, agarrándote sólo a tu esencia, relacionándote con su importancia, y dejando en ocasiones los detalles necesarios para poner tus ideas en practica. Tienes la facultad de captar ideas y proyectos de otros y puedes ayudarles a prevenir situaciones que podrían complicarles la vida. Esto lo haces por la posibilidad de ver a través de tu mente abstracta.

En pasadas encarnaciones tuviste una gran reverencia por algún principio espiritual religioso que ahora sientes que has perdido. Sientes que debes recalcar el valor de este principio en tu mente. Tu vida no está limitada por un punto de enfoque, te sientes como en tu hogar en cualquier sitio y en el momento que sea. Puedes mediante símbolos representar las verdades y principios que aprendiste en vidas pasadas.

Saturno en retroceso. (retrogrado)

Cuando Saturno esta en retroceso en tu carta natal, puede ser tu conciencia y tu guía, la forma de ponerte en contacto entre tu ser superior y tu realidad física, perfeccionando así todo lo que todavía tienes que aprender aquí en la tierra.
No crees en el gasto o la extravagancia, ya que lo has experimentado en vidas anteriores, y ahora tienes un poderoso sentido de austeridad y gratitud por todo. Hay también una madurez interior que no se puede haber obtenido sin un gran esfuerzo personal y sacrificio.

Cualquier cosa que hagas en tu vida es repetición de lo que ya estaba impuesto por Saturno anteriormente bajo situaciones sutilmente diferentes. Saturno es un maestro, y cuando esta en retroceso experimentaras enseñanzas que has tenido anteriormente a esta vida. Saturno en la posición de retroceso te da una segunda oportunidad para mejorar la relación formada con tu alma, así como las circunstancias con las cuales te enfrentaste en el pasado y como las entendiste.

Urano en retroceso.(retrogrado)

Urano en retroceso hace que tus ideas sean difíciles de entender por los demás. Eres un mensajero del futuro con virtudes originales. Por encima de todo tu alma debe ser libre. Karmicamente puedes experimentar una inquietud cambiante que a veces te puede hacer hipócrita contigo mismo. En la vida actual, estas aprendiendo a expresar la libertad interior que llevas de una vida anterior, no debes sentirte atado intentando buscar sentido a las cosas de los demás, incluso a las tuyas propias.

Conoces lo que es la independencia, úsala para redescubrir y entender como manifestarla en tu entorno.

Neptuno en retroceso. (Retrogrado)

Aquí, Neptuno te da la oportunidad de expresar un estado de evolución muy avanzado, ya que te obliga a vivir en este mundo sin pertenecer a él. Vibras a un sonido superior, oído solo por tus percepciones las cuales vienen directamente de tu alma, no del mundo material. Eres muy espiritual aunque no en forma de religión ortodoxa. Sientes casi todas las cosas pero pocas veces relacionas tus sentidos con la realidad física, tus percepciones son más bien de  un universo cósmico.

Conoces mucho más de lo que puedes expresar con palabras. Eres muy intuitivo y puedes saber el final de una cuestión antes de meterte en ella, pero hasta que aprendes a integrar la sutil energía neptuniana no siempre confías en tu intuición. Das un sentido místico, espiritual o asexual a tus relaciones, por estar  influenciadas por tu imaginación y por tu inconsciente.

Plutón en retroceso. (Retrogrado)

Plutón en retroceso te invita a cambiar el mundo dentro de ti, terminando con todas las ataduras en el proceso de purificación, que puedes tardar varias vidas en alcanzar. Es una de las formas más elevadas, estas trayendo la más pura forma de amor aquí en la tierra. Hay en ti un crecimiento espiritual, cuyo único limite es tu mente consciente.

Puedes elevarte por encima del Karma de toda la raza humana, si escoges hacerlo, aunque muchas veces sientes el Karma inferior de las personas que te rodean. Para poder experimentar todo esto, tendrás que pasar temporadas de retiro en soledad, hasta que aprendas a ser impersonal con todo lo que sientes fuera de ti. Esta posición hace que experimentes con intensidad y profundidad a otros seres humanos.
+++++++++++++
 
 
 

 
INTERPRETACIÓN DE LOS PLANETAS EN RETROCESO EN CADA SIGNO.
 
Mercurio en retroceso en Aries.
Con Mercurio en Aries te sentirás más a gusto proyectando cosas hacia el futuro, ya que el impulso de Aries te empuja en esa dirección para que puedas experimentar una parte de tu desarrollo del pensamiento de encarnaciones anteriores. Sabes debatirte con fuerza, disfrutando el desafío del estímulo mental. Esto te ayuda a probar tu valor.
 Mercurio en retroceso se encuentra incomodo en Aries, donde tu conciencia va hacia atrás, al pasado, para experimentar otra vez aquello que ya has vivido. Por esta razón, odias repetirte y te molesta vivir en un mundo que pierde su estimulo intelectual ya que eso te hace reconsiderar constantemente acciones que ya has completado.
Mercurio en retroceso en Tauro.
Mercurio en Tauro te inclina a ser un pensador lento y cuidadoso. Incluso después de completar una acción mentalmente retrocedes para asegurarte de que era correcta. A veces ti fijas en un pensamiento tanto tiempo que la idea se vuelve una obsesión. Siempre eres consciente de los sentimientos del lenguaje, más que de la interpretación mental de ellos, por lo que puedes poner demasiado énfasis en las palabras que empleas para comunicar tus sentimientos.
 Eres bastante introvertido y aspiras a alcanzar un gran crecimiento mental; dando la espalda a lo fácil, prefieres el camino largo y seguro. Te preocupa el dinero y tus temores sobre el futuro son símbolos Kármicos de problemas que ya viviste antes, y ahora estas volviendo a vivir para convencerte de que estás a salvo. A  menudo te hablas a ti mismo para que oyendo tu voz interior te sientas seguro. Tu mayor fortaleza adquirida en vidas anteriores es que sabes construir formas, y puedes ser muy constructivo para otros cuando expresas tus ideas a aquellos que necesitan poner en orfen las suyas.
Mercurio en retroceso en Géminis.
Estás en distintos niveles de pensamiento al mismo tiempo. Esta habilidad de experimentar distintas frecuencias al mismo tiempo te permite tratar mejor con los demás, y aunque tienes dificultades en reunir las cosas, puedes ver la esencia de una idea instantáneamente. Hay a veces, un residuo de vidas pasadas de una relación con un hermano o hermana; tuviste claras dificultades que continúan en esta vida, y tú sigues tratando de resolver trabajando con los actores de tu entorno actual.
 Tú Karma está en las relaciones con los demás, y todo lo que te pasa en esta vida es parte del proceso de entendimiento de la dualidad dentro de uno mismo. Tu fortaleza mayor es que ha nacido para ser un estudiante y aunque aprender algo te cueste más tiempo que a al nativo con un Mercurio en moción directa, finalmente lo entenderás a un nivel más profundo.
Mercurio en retroceso en Cáncer.
Tu mente y emociones están tan unidas al pasado que todo pensamiento crea sentimientos y todo sentimiento crea pensamiento. Los dos están tan arraigados a las experiencias pasadas que sigues tratando de recrear tu niñez. Por eso es importante la educación que recibiste, pues muchas experiencias de tu juventud las llevas como residuo toda tu vida. Traes contigo a esta encarnación muchos pensamientos de dependencia, y a través de estos pensamientos sigues reiterando los papeles de padre-hijo con todo el mundo con quien te relacionas, buscando satisfacción emocional y mental a la vez, y te sientes incompleto en lo uno sin lo otro.
No entiendes a fondo el concepto de crecimiento y sigues pensando que eres incapaz de dejar las fases de tu edad temprana. Años más tarde desarrollas un bello intercambio con los niños, que finalmente se vuelve una de tus mayores fuerzas.
Mercurio en retroceso en Leo.
Sigues tratando de pensar cómo puedes superar los obstáculos del mañana, y en tu entusiasmo puedes tener la tendencia a exagerar. Sin confiárselo a nadie, te sientes celoso de todos los éxitos que todavía no has tenido la oportunidad de conseguir. Los pensamientos de vidas anteriores sobre el poder siguen filtrándose en tu mente consciente, lo que te hace desear tener éxito, en ocasiones sientes que te presionan a ello. Eso tal vez fuera cierto en tus vidas pasadas y al confundir el pasado con el presente, tratas en esta vida de alcanzar algo muy grande.
Tu honestidad leonina te impide que te vanaglories antes de tiempo, por lo que guardas muchas cosas en tu interior. Aunque sabes que tienes que transcender estrechas o pequeñas ideas, es la frustración de absorber e irradiar la que te hace difícil expresar lo que conoces. Tu mayor don es tu habilidad para evaluar la totalidad de las situaciones, mientras los demás sólo pueden vislumbrarla.
Mercurio en retroceso en Virgo.
Aparentas ser frio y estricto, y no te gusta el desorden. También tienes fuertes opiniones sobre lo que esta bien o no, y en como los demás deberían vivir sus vidas. Te apartas de las relaciones que te resultan molestas, sintiéndote más a gusto cuando media una pequeña distancia entre tú y los que te rodean. No eres muy cariñoso, eso te permite pensar con imparcialidad. En pasadas encarnaciones tuviste experiencias que te enseñaron un método particular de pensar, sabiendo cómo tienes que resolver los problemas, buscando las soluciones dentro de ti mismo.
Aprendiste a ver la diferencia entre cómo trabaja el mundo en la realidad y como podría trabajar según tus ideales. Has descubierto como encajar tu trato con otras personas, basándolas en experiencias pasadas. Tu alegría viene de tu confianza en resolver problemas, haciéndoles ver a los demás aspectos que no eran capaces de entender. No tienes muchos amigos, pero los que se encuentran a tu lado están cuidadosamente escogidos.
Mercurio en retroceso en Libra.
Traes a esta vida un fuerte sentimiento de desorientación, de indecisión, y según saltas de un lado a otro de la balanza, las personas cercanas a ti no entienden cuál es tu postura. Al mismo tiempo no estás seguro de la dirección a la que te llevan tus decisiones, y siempre quieres conocer si las personas de tu pasado aprobarían o no las decisiones que tomas ahora. Valoras tanto el tacto y la diplomacia que en ocasiones puedes llegar a no ser sincero en tus conversaciones.
En tu vida actual puedes experimentar conflictos con tus padres, aunque sigues pensando que debieras crear armonía entre ellos, eso te causa conflictos mentales que te producen desasosiego. De hecho tratas de hacer lo mismo con la mayoría de gente que conoces, ya que piensan que no te aceptaran si dices cuáles son tus ideas. Todo ello causa dificultad para conocerte, pero a su vez, ayuda a los demás a equilibrarse, ya que sabes ponerte el su lugar y entender las situaciones desde todos los puntos de vista posibles.
Mercurio en retroceso en Escorpio.
La necesidad mercuriana se une en Escorpio a la búsqueda y exploración en áreas desconocidas. Ello te ayuda a desarrollar una mente aguda fuera de lo común, que permite seguir revisando cuando vas hacia el pasado para encontrar la profundidad de las cosas que otros olvidaron. Eres plenamente capaz de resolver tus propios problemas, y sabes atraer energía de experiencias pasadas evitando de esa manera caer en situaciones parecidas.
 Puedes enfrentarte a los demás, astutamente y sin tacto, pero buscas la verdad a toda costa. La mente consciente trabaja mejor cuando la enfocas en un camino espiritual. Muchos con esta posición  experimentan la separación de alguien querido a una edad joven en otra encarnación. Esto te ayuda a mostrarte fuerte en esta vida, llevando algo de una soledad interior que fortalece tu espiritualidad.
Mercurio en retroceso en Sagitario.
Cuando tratas de centrarte en algún tema te resulta difícil concentrarte y tus pensamientos están siempre interrumpidos por distracciones exteriores, que te hacen sentir que no vale la pena poner mucha atención en lo que estás pensando. Esto te deja con muchos problemas sin resolver, y por eso puedes aprender mucho de los signos de Tierra, que te ofrecen la espiritualidad que necesitas. Tu mayor dificultad estriba en que tu mente quiere comprender todo lo que existe, para resolver un problema de una vida anterior que todavía tienes pendiente.
 La información que adquieres suele ser superficial y dispersa, hasta el punto que te resulta difícil aplicarla a cualquier área. No te gusta que otros te impongan sus pensamientos, ya que tienes una gran independencia mental que utilizas para rectificar situaciones del pasado, cosa que en ocasiones te resulta casi imposible. Posibilidad con este aspecto planetario de que exageres los problemas. De todas formas tienes la capacidad de que los que te rodean te consideren y acepten tus opiniones.
Mercurio en retroceso en Capricornio.
Este aspecto le da la capacidad a Capricornio de reflexionar después de haber cometido un error, entonces puede verlo desde otra perspectiva, elaborando una nueva versión que solucione el problema. De joven parece que haces las cosas de forma más dura, pero esto te ayudara a tener éxito más tarde. Te resulta difícil expresarte, pues tratas de precisar exactamente lo que quieres decir.  No vives de forma espontánea, ya que te resulta más fácil vivir a tono con el propósito de la gente de tu entorno. En todas las cosas siempre consideras el resultado final antes de pensar los pasos que deberías tomar para alcanzarlo.
Pragmático y práctico, traes a esta vida el conocimiento de todos los pasos necesarios para alcanzar cualquier cosa substancial; intentas explicárselo a los que tratan de hacerlo todo de la manera más fácil. Con los años te relacionaras mejor en tu vida, cuando tu pensamiento encuentre salidas en la sociedad tradicional.
Puede que al principio de tu vida pases periodos en los que te sientas abrumado en tu propia profundidad, pero sigues trabajando laboriosamente tu camino. Tu mayor dificultad está en las relaciones personales ya que pierden la paciencia cuestionando todo lo que intentas construir. De todas formas, la mayor fuerza la adquieres pensando en el pasado y observando tus pensamientos ya cristalizados; así eres capaz de absorber más conocimiento para el futuro. Siempre aprendes de tus propios errores.
Mercurio en retroceso en Acuario.
Esta es una de las mejores posiciones. Eres feliz sin invadir el espacio de los demás, y disfrutas reexplorando el pasado para descubrir  cosas pasadas que serán útiles en el futuro. Aunque parezca que no tienes sentido común, y a veces menos estabilidad de la que a otros les gustaría ver en ti, tienes una gran extensión de ideas, que vienen de sitios alejados que la sociedad ha olvidado.
Tus energías mentales revolotean sin mantenerse en enfoque específico, puedes discutir una gran variedad de temas en una misma conversación, y sin embargo no parece que llegues a un punto concreto. Pero llegas, con reflexiones e ideas que a los demás les cuesta comprender al instante, y es después de días o incluso meses cuando son capaces de entender tu forma de ver las cosas. Tienes una mentalidad tan profunda que puedes llevar en ella los detalles necesarios para plasmar en esta vida ingenios importantes del pasado, cuando el mundo está más preparado para aceptar tus ideas.
Mercurio en retroceso en Piscis.
Cuando Mercurio está en retroceso en Piscis, el nativo piensa que está perdido y es incapaz de entender sus sentimientos. Uno de tus problemas es que tienes  dificultad en separar las energías mentales de la intuición. Perdiendote en la imaginación, pensamientos y fantasías, puedes salirte de la agudeza de la realidad.
Sueles pensar que los demás no entienden la amplitud de las ideas que intentas expresar. Conoces y entiendes cosas que están más allá de las palabras pero, cuando tratas de expresarte con el lenguaje, pierdes la esencia de la vida. Traes contigo a esta encarnación un sentido de idealismo cósmico, que encuentras difícil de explicar; en tus experiencias tienes un conflicto entre unir el mundo como lo ves a tu alrededor y escapar de él.
No piensas que tú mismo eres merecedor de la aceptación de los demás, y sin embargo a la vez crees que los valores aceptados por la sociedad no representan una realidad verdadera.
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario