SALUD Y EMOCIONES

 




LA GARGANTA (en general)

 

La garganta contiene cuerdas vocales (la laringe) y la faringe. Me permite expresar quien soy y me ayuda a intercambiar con las personas que me rodean.


La garganta está vinculada al centro de energía del quinto Chakra, centro de la creatividad, de la verdad y de la afirmación. Trabaja en estrecha colaboración con el segundo Chakra, que es el centro de la energía sexual, siendo un modo de comunicar con otra persona.


Este centro de energía es importante para la afirmación del yo. También se dice: “El pensamiento crea, el verbo manifiesta”. Así, por la palabra, hago que mis pensamientos se materialicen en el mundo físico. Por lo que se debe tener cuidado con los pensamientos, ya que si son negativos y los expresamos mediante la palabra pueden tener repercusiones negativas sobre nuestra salud.


Dolor de garganta.


Con mi garganta, trago la realidad, ahí en donde tomo la vida por la respiración, el agua y el alimento. También es por la garganta por donde libero mis sentimientos del corazón hasta la voz. Es el puente en doble dirección entre la cabeza y el cuerpo, el espíritu y el físico.

 

Si me duele la garganta, puedo sentirme culpable de haber dicho ciertas palabras, o de haber reprimido algo que hubiese debido expresar.

Es como si me auto-castigase por medio del dolor. Quizás ha llegado el momento de decir lo que me pasa, lo que estoy viviendo para poder liberarme de ello.

 

Garganta inflamada.

 

 También puedo tener la garganta inflamada si inhibo mi rabia, entonces esta emoción subirá a mi garganta causándome la inflamación. Si no digo realmente lo que quiero decir o existe un conflicto en la expresión de mí mismo, entonces mi garganta siente este rechazo. La infección en la garganta por la bacteria estreptococo es una de las formas de infección más frecuentes. Esto implica la irritación y retención de energía.

 

Tener carraspera en la garganta.

 

Cuando se tiene carraspera en la garganta se está manifestando que guardo dentro de mí algo que deseo expresar. Quizás tengo miedo de que se rían de mí, de que me critiquen, me rechacen o de no ser comprendido.

 

 Seguramente este miedo se relaciona con “mi sensibilidad” consciente o inconscientemente.

Sera conveniente que desarrolle más mi confianza y diga las cosas tal como son, siendo autentico conmigo mismo; así conseguiré el respeto de los demás y el de mí mismo.

 

La garganta representa también la concepción, y la aceptación de la vida, si tengo dificultades al nivel de la garganta, puedo estar viviendo un profundo conflicto relacionado con la aceptación de mi existencia.

 

Si  tengo dificultad para tragar, puedo preguntarme que persona o qué situación tengo dificultad en tragar, o cual realidad me siento obligado a tragar aun cuando esto no me convenga.

Entonces puedo intentar apartarme de la realidad física, queriendo huir de la obligación de afirmar quien soy,  ocultar mis necesidades y por el mismo hecho, no aportar ningún cambio en mi vida.

 

El Chakra de la garganta y el Chakra sexual están conectados muy directamente. Los dos tienen relación con la creatividad: El Chakra de la garganta se refiere a la creatividad de mis pensamientos, mientras que el Chakra sexual se refiere a la creatividad en la materia. Así, ambos centros tienen relación con la comunicación: Por mi voz, comunico mis sentimientos y mediante mi sexualidad, comunico  físicamente mis sentimientos.

 

Por tanto, si tengo problemas de garganta, es bueno que me pregunte lo que debo expresar de mí mismo, y averiguar si vivo frustración en cuanto a mi sexualidad.

 

Debo aprender que la felicidad y la libertad vienen de mi capacidad a expresarme en la Verdad, acercándome así  cada vez más a mi esencia divina.



+++++++++++++

 

LAS CADERAS.
 
Llevan mi cuerpo en perfecto equilibrio y están ubicadas entre la pelvis y el fémur. Mis caderas permiten a mis piernas moverse para caminar hacia adelante. Ellas determinan si avanzo o no. Representan mis creencias de lo que son o deberían ser mis relaciones con el mundo. La pelvis y las caderas forman un conjunto, y representan así el hecho de lanzarme en la vida. Por tanto, las caderas representan también mi nivel de determinación a progresar en la vida.
 

Es en las caderas donde se inicia el movimiento de las piernas, o sea el andar. Las piernas sirven para avanzar libremente, cualquier problema que surja en ellas puede impedirme ir hacia adelante, lo que manifestara indecisión  para avanzar en la vida.

 

Relación psicosomática:

 

Por los problemas de las caderas, mi cuerpo me indica cierta rigidez: Por lo tanto vivo inflexibilidad frente a una situación o a una persona. Esto puede proceder de una situación en la cual me he sentido traicionado por alguien o abandonado, esto me ha afectado tanto que vuelvo a plantearme mis relaciones con los demás.

 

Además, establezco “nuevas reglas” para protegerme y evitar que me hieran de nuevo. Puedo tener una inquietud por el porvenir, por lo tanto, siento angustia cuando debo tomar una decisión importante, porque tengo la sensación de que no voy a ninguna parte o que nunca llegare a nada.

 

Cuando me duelen las caderas, mi cuerpo me manda un mensaje. Me ayuda a desarrollar mi consciencia para que avance en la vida con  confianza y seguridad, también me enseña a ser más flexible en mi modo de tomar decisiones, asegurándome así un mejor futuro. Cuando hay un dolor, existe alguna culpabilidad.

 

Esta sería la conclusión:

 

Así es como un dolor de caderas o caderas que no quieren moverse, pueden indicarme que bloqueo mi relación sexual por temor o por culpabilidad. Incluso puedo vivir incapacidad para aceptarme tal como soy, con mis gustos, mis placeres, mis deseos. Estaré afectado emocionalmente, impidiendo que mis caderas funcionen con normalidad.

 

Esta impotencia también puede vivirse en el hecho de que no me siento capaz de ocupar mi lugar o de oponerme a alguien o algo. Esta situación me obliga a reflexionar sobre los límites que me doy.

 

Cambio de pensamiento:

 

Estoy en equilibrio y ando por la vida con confianza y serenidad. Agradezco la vida por todo lo que me hace experimentar en cada instante. Aprendo a vivir en armonía con estas experiencias.

 

Mi vida es más flexible y mis caderas están perfectas.
 
+++++++
 



LAS MANOS

Las manos sujetan, sostiene, estrechan, aterran…..
Dejamos que las cosas se nos escurran de los dedos, o nos aferramos a ellas durante demasiado tiempo. Las manos pueden ser suaves y flexibles o estar endurecidas y nudosas por exceso de cavilaciones o retorcidas por la artrosis y el espíritu crítico. Las manos crispadas son las manos del miedo; miedo a perder, a no tener nunca lo suficiente, a que lo que tenemos se nos vaya si no lo sujetamos firmemente.
Las manos representan mi capacidad para agarrar, dar o recibir. Son la íntima expresión mía en el Universo y el poder de tocar es tan grande que me siento impotente cuando mis manos están lastimadas. Tienen un carácter único; igual como mis huellas digitales, representan mi pasado, mi presente y mi porvenir. Entre las manos tengo las situaciones de mi vida diaria y el estado de mis manos manifiesta en qué medida capto mi realidad, cuando expreso el amor o el odio bajo la forma del puño.
Si tengo las manos frías, me retiro emocionalmente de una situación o de una relación en la cual estoy implicado. También indican que puedo dejar de cuidar mis necesidades básicas y de complacerme.
Las manos húmedas indican una cantidad excesiva de angustia y nerviosismo. Estoy desbordado por mis emociones, sintiéndome quizás demasiado implicado o demasiado activo en cierta situación de mi vida cotidiana.
Si tengo dolor o rampas, es que me niego a ser flexible frente a situaciones presentes. Debo preguntarme lo que me molesta o lo que no quiero realizar. Puedo tener un sentimiento de incapacidad o vivir un gran miedo al fracaso. Esto me lleva a querer “controlarlo” todo con mis manos, a querer poseerlo todo por si acaso algo se me “escurriese entre los dedos”.
Cuando mis manos sangran, (eczemas, manos secas, etc.) seguramente hay una situación en mi vida, un sueño, un proyecto que tengo la sensación de no poder realizar y esto me llena de tristeza. Entonces, la alegría de vivir se va.
Si mis manos pierden  movilidad, se paralizan, puedo “sentirme paralizado” en lo que se refiere  a los medios para realizar cierta tarea o cierta acción y vivo impotencia con relación a esto. También, la parálisis de las manos puede producirse después de una actividad mental muy intensa en la cual me siento sobreexcitado, contrariado y en que la presión hierve dentro de mí.
Si me hiero las manos, quizás me resista al tacto, evitando cierta intimidad, bien sea el tacto que puedo dar o recibir de otras personas. Ese temor a entrar en contacto puede estar vinculado a un suceso presente particular que me recuerda un abuso vivido en el pasado. Aprendo a soltar y “tender las manos al cielo” tomando consciencia de que el único poder que tengo es sobre mí mismo y no sobre los demás.
¿QUÉ REPRESENTAN LOS DEDOS DE LAS MANOS?
DEDO PULGAR: Mi madre. El dedo pulgar representa simbólicamente a mi madre y su función como proveedora de nutrición afectiva. Refleja un poco la manera en que yo vivo sin la oposición de otros. Representa a mi boca y lo que digo.
DEDO INDICE: Mi autoridad y mi independencia. El dedo índice representa simbólicamente cómo justifico mis acciones ante los demás, mí independencia y mi autoridad. Representa la manera en que yo me someto ante las órdenes de otros, mi manera de obedecer. Representa también mis juicios, la forma en que acuso a los demás.
DEDO MEDIO: Mi sexualidad. El dedo medio representa mi vida sexual, la manera en que yo vivo y expreso mi sexualidad. Simbólicamente, refleja claramente el tacto que tengo para solucionar asuntos con los demás. Refleja también mi sexualidad más primitiva, mis deseos sexuales más ocultos.
DEDO ANULAR: El compromiso. El dedo anular representa mis compromisos, mis cambios. Tiene relación con la firma o cierre de contratos. Refleja momentos de cambio en mi vida, como cambio de nombre, apellido, cambio de casa, de  trabajo etc. Este dedo representa mis ojos, lo que veo real o simbólicamente. Y hay un poco de relación con los duelos que yo vivo. Si alguien querido muere o bien, algo ha muerto para mí simbólicamente, este dedo se verá afectado.
DEDO MEÑIQUE: Secretos familiares. El dedo meñique representa simbólicamente todos los sucesos familiares a nivel secretos y mentiras. Todos esos hechos y sucesos que se han ocultado en la familia. El lado hipócrita de la familia. Este dedo representa mis orejas y lo que oigo, real o simbólicamente.
En general, todos los problemas en los dedos representan detalles del día a día, a los cuales he dado demasiada importancia y que claramente no determinan mi vida completa. Debo aprender a vivir en armonía, pero sobre todo en equilibrio. Es importante dejar de influenciar mi vida por todo aquello que proviene de los demás y ver más por mí mismo. Debo confiar más en mí, y saber que todo aquello que me sucede, es parte de mi aprendizaje como ser humano.
LAS UÑAS.
Las uñas representan el tejido duro y mi energía más honda y espiritual. Se manifiestan en mi cuerpo en los lugares más “prolongados”. Pueden estar afectadas cuando mi actividad (o mi destreza), mi dirección tienden a cambiar y tengo dificultad en enfrentarme a estos cambios. Las uñas representan así el sentimiento de protección que tengo con todo lo que sucede alrededor mío. Tengo elección para usar mis uñas negativamente (para agredir, para defenderme y para hacer daño como lo hace el animal) o positivamente usándolas para mi destreza y mi creatividad. Cualquiera que sea la energía empleada, puedo descubrir el estado de ésta definiendo el estado de mis uñas.
COMERSE LAS UÑAS (ONICOFAGIA)
Si me como las uñas, esto indica un nerviosismo interior muy grande. Una inseguridad profunda de no sentirme capaz de ser o hacer lo que se espera de mí. Si se trata de un niño, esto puede manifestar la presencia de rencor o frustración frente a uno de los padres, esta situación puede producirse también siendo adulto. Puedo sentirme incapaz de asumirme y de ser auto-suficiente, y quiero que los demás cuiden de mí. También puedo “comer mi freno” reprimiendo mí agresividad; puedo dejar entrever un desbordamiento inminente de emociones no expresadas. Por lo tanto, tengo ventaja en expresar todas mis emociones y ponerme a buscar mi seguridad y mi confianza en mi interior.
MORDERSE LAS UÑAS
Si me muerdo las uñas, significa que me estoy conteniendo de “arañar” a mi padre, me contengo de matar a mi padre, de hacerle daño, de vengarme de él. También puede ser la madre, es un porcentaje mínimo de los casos, y sólo si se trata de las uñas del dedo pulgar. La persona que se muerde las uñas, es alguien que se carcome por dentro al no sentirse protegido. Puede sentir ira hacia uno de sus progenitores que lo la protegió lo suficiente, según sus necesidades. Cada vez que revive esa falta de protección con ese padre o indirectamente con otra persona, se muerde las uñas, lo cual le da seguridad y alivia su angustia.
UÑAS AMARILLAS.
El síndrome de las uñas amarillas de manifiesta cuando las uñas de mis dedos de las manos y de los pies tienen un color amarillo verdoso, cuando son gruesas y encorvadas. Bajo el ángulo médico, esto se produce cuando la circulación de mi sistema linfático es inadecuada, esto se atribuye a trastornos respiratorios crónicos. Mis uñas son una protección para mis dedos de las manos y de los pies, y mi cuerpo me manifiesta que debo aumentar mis protecciones porque me siento frágil y no hago frente a los acontecimientos de la vida, en los pequeños detalles que se presentan a mí hoy o mañana. Mi vida me parece apagada. Busco en mi interior lo que puede aportar más pasión en mi vida. Aumento en mí la energía vital para que se manifieste hasta el final de mis dedos.
UÑAS BLANDAS Y FRAGILES.
Las uñas representan mi vitalidad, el estado de mi energía vital. Uñas frágiles expresan un desequilibrio al nivel de mi energía y referente a la utilización que hago con ella. Uñas blandas expresan el cansancio que estoy viviendo, la indiferencia que me habita. Mi vida está tan apagada como mis uñas. Soy yo quien debo poner alegría y cuidar de usar bien mi energía.
UÑA ENCARNADA O UÑERO.
Una uña encarnada indica culpabilidad o nerviosismo frente a una nueva situación. También puede representar un conflicto entre mis deseos mentales y espirituales. Si se trata de la uña de un dedo de la mano, se tratara de una situación de mi vida diaria y, más frecuentemente, si se trata de la uña de un dedo del pie, se trata de una situación o decisión de cara al futuro. Si se trata del dedo gordo, la uña encarnada puede representar mi inquietud frente a la presión que creo deber afrontar en el porvenir y frente a la cual me siento ya culpable porque me temo no poder vivir este futuro con armonía y éxito. Es importante ver cuál dedo de la mano o del pie está afectado para tener informaciones complementarias sobre el aspecto de mi vida al cual he de ajustarme eliminando a la vez mi culpabilidad.
UÑAS CON HONGOS.
Cuando tengo las uñas contaminadas con hongos, significa que vivo una situación de “porquería” con respecto a alguien a mí alrededor. . Los hongos significan putrefacción, por lo que deberé revisar mi relación de pareja, la relación con mi madre, con mi padre, con mis hermanos, amigos, etc. Necesariamente hay una relación tóxica, contaminante sucia, despreciable, de la cual deberé alejarme porque está pudriendo mi seguridad y mi valor. Relación tóxica con alguien cercano. Imposibilidad de romper con alguien que me ataca constantemente. Desvalorización por parte de alguien cercano.
+++++++
 
 
 
LOS PIES.
 
Los pies representan nuestro contacto con la energía alimenticia. Están relacionados con las relaciones que vivimos con nuestra madre así como con los conflictos que tenemos con ella, los cuales se pueden remontar hasta nuestra concepción.
 
Mis pies me dan estabilidad en mis desplazamientos hacia un objetivo, un deseo o una dirección. Me ayudan a tener seguridad en mi relación con el universo. Representan la posición que tomo frente a las situaciones que se presentan en mi vida.
 
El hecho de tener el pie izquierdo más fuerte que el pie derecho (o viceversa puede informarme de las diferentes tendencias que debo privilegiar en mis desplazamientos o contactos con el mundo, tanto a nivel físico, como mental o espiritual. Además, si ando con los pies girados hacía el exterior, puedo vivir confusión frente a la dirección tomada o tener una dispersión de mis energías en los proyectos que emprendo. Cuando mis pies están girados hacía el interior, vivo un cierre o una resistencia frente a las direcciones que debo tomar en mi vida.
 
DOLENCIAS EN LOS PIES.
 
Gracias a mis pies, me desplazo en el camino de la vida. Mi cerebro es la central de mando de mis pies. La ciencia de la reflexología nos informa que todo nuestro cuerpo está repartido en la superficie de nuestros pies. Por lo tanto, todos los problemas que puedo vincular a mis pies me permiten saber qué lugar de mi cuerpo me está hablando.
 
Un problema vinculado con mis pies me indica que tengo un conflicto entre la dirección y el movimiento que tomo, y manifiesta mi necesidad de tener más estabilidad y seguridad en mi vida. El futuro y todos sus imprevistos me dan miedo.
Cuando me duelen los pies, debo ralentizar el paso. ¿Se debe al aburrimiento o al desánimo frente a todas las responsabilidades y frente a todas las cosas que debo hacer y que me parecen imposibles de realizar? O por el contrario, puede que vaya demasiado rápido por la vida, y mi cuerpo me dice que tengo que ir más despacio antes de “tener un accidente”.
 
Una rampa en el pie izquierdo o en el pie derecho me indica a qué nivel se sitúa la duda, o el rechazo de adelantar o bien cuál es la dirección que me asusta coger. ¿El bloqueo está dentro o fuera de mí? Debo tomar posición en una situación y puedo tener miedo de “perder pie”.
 
Un pie llano (plano) me indica una columna vertebral muy recta, muy rígida, y por lo tanto demuestra que tengo una estructura menos flexible. Ya que no hay ningún espacio entre todo mi pie y la tierra en la cual ando, esto indica que mis fronteras personales están mal dibujadas. Me siento pues vulnerable y, para protegerme, “sobrevolare” la superficie de las cosas en vez de crear un contacto más profundo y “coger raíz” adecuadamente, tanto en una relación afectiva, como en un trabajo, o en cualquier otro campo. Eso también tiene consecuencias en mi trabajo que estará entremezclado con mi vida privada, ambas solapándose, poco importa lo que suceda y va en detrimento del resto de mis relaciones.
 
Al contrario, si tengo el puente del pie alto, esto me revela que tengo un desplazamiento más pesado y una columna vertebral muy cargada. Indica también que he separado mi vida pública de mi vida privada, esto me lleva a estar apartado y silencioso, teniendo dificultad en iniciar una conversación y anticiparme a los demás.
 
Un freno a mis emociones frente a la dirección que he de tomar en mi vida se traducirá por unos pies hinchados y el exceso de estas emociones que se liberan se traducirá en transpiración.
 
Los pies fríos me llevan a cuestionarme sobre las relaciones con mi madre y ver que puede hacer que mis pies estén fríos, incluso helados. Puede tratarse de que mis relaciones con ella las encuentre distantes y “frías”.
 
Por lo tanto, debo amar mis pies porque son ellos los que llevan todo mi ser por el camino de la vida. Cuanto más los amo y los acepto, más fácil será el servicio que cumplan.
 
 
++++++
 
 

LA EPILEPSIA.

La epilepsia está causada por una mala comunicación entre las células del cerebro. El influjo nervioso acumulado que resulta crea una sobrecarga y la formación de ondas de choque atacan las demás partes de mi cerebro.

Las crisis de epilepsia pueden ser de diferentes intensidades. En algunas podemos ver a la persona como si estuviera “en la luna” durante algunos instantes. Otras crisis Producen perdidas de consciencia completas llegando incluso a sufrir convulsiones que pueden durar entre cinco a diez minutos.

Relación psicosomática:

Si vivo tal situación, seguramente será porque me parece que la vida solo me aporta rechazo, violencia, ira y desesperación. Tengo la sensación de tener que luchar siempre. Me siento perseguido. Me siento culpable de la agresividad que siento en mi interior y la rechazo. Todo a mí alrededor me exige demasiados esfuerzos, rechazo esta vida que se esfuerza en hacerme sufrir. Quiero volverme insensible replegándome sobre mí mismo. Frecuentemente es la ira o la desesperación las que me incitan a ello. Es extremo el rechazo que siento hacia mí mismo lo cual genera un conflicto de individualidad.

Esta sería la conclusión:

Durante la crisis de epilepsia, mi cuerpo se pone rígido para protestar contra estas heridas internas, y siento como unas fuertes olas permiten que salga mi cólera, mi amargura y mi agresividad largo tiempo reprimidas. No tengo otra alternativa que la de dejarme invadir por los sentimientos intensos que me habitan.

Huyo inconscientemente de estas situaciones que me hacen sufrir, bien porque tengo miedo, porque estoy muy molesto o porque padezco con la situación. En esos momentos, el mental no tiene ningún control.

La epilepsia avisa así a mi entorno de mi gran necesidad de amor y atención.

La causa de la epilepsia se remonta frecuentemente al principio de la infancia y puede incluso remontar al tiempo de embarazo, esto me sigue a lo largo de mi vida y veo ésta como un combate diario. También se puede tratar de un abuso, sexual o de otro que hemos percibido como tal, también puede estar producida por un rechazo vivido en la tierna infancia, quizás por una separación.

Al ser la epilepsia una sobrecarga del circuito nervioso, demuestra que lo que he de tratar en mi vida diaria es excesivo, y se produce una situación en la que debo elegir. Este sentimiento de estar sobrecargado puede ser el resultado de sucesos que exagero en mi mente. También puede existir una tendencia a abstraerse demasiado, para evitar tratar la realidad objetiva.

Cambio de pensamiento:

Tomo consciencia de lo que sucede en mi interior, y lo acepto. Desde mi mente a mi corazón mando concentrar mis esfuerzos en no vivir exclusivamente solo lo negativo y darme cuenta de cuanto amor y salud me brinda el universo.

Abro mi mente y mi corazón a todo lo bueno que existe a mi alrededor.

++++++++

 


PROBLEMAS DE VEJIGA (INCONTINENCIA)

 

La orina representa las viejas emociones, las cuales no necesito y que elimino de mi sistema.

Cualquier problema que se manifieste en la vejiga puede expresar miedos así como conflictos interiores y frustraciones.

 

Relación psicosomática


 

Una de esas expresiones es la incontinencia urinaria –pérdidas involuntarias de la orina- esta situación se refiere al control. Puede que la vida quiera enseñarte a ser más flexible,  a soltar a la gente y las situaciones.

 

La pérdida de control, de mi orina, me obliga a hacer una toma de consciencia en este sentido. Debo dejar de lado mis pensamientos rígidos que sólo son una protección que me impongo para protegerme de mi sensibilidad ahí donde no puedo controlar la situación.

 

En este caso, puedo preguntarme cuál es la persona o la situación que “me joroba”. Puede que esté frente a una autoridad que me produce esta reacción, esta “autoridad” puede ser la propia vida que me lleva a realizar cambios que no quiero hacer. Puedo a ir a ver en mi infancia quien representaba la autoridad para mí y si estuve en reacción contra ella.

 

En el caso de incontinencia urinaria, esta liberación incontrolable e inconsciente de emociones negativas que representa la orina, puede ser un medio de recibir más  atención y afecto.  La causa subyacente de esto puede ser  un sentimiento de rechazo, de no tener ningún mérito, de inseguridad, de tener miedo al futuro. Indica un conflicto a un nivel más profundo y del cual ni siquiera tengo consciencia.

 

Esta sería la conclusión


 

Siendo incapaz de “controlar” la pérdida de orina, soy incapaz de controlar lo que sucede en mi vida, en particular las emociones, y esto me da miedo. Es importante que estos miedos e inseguridades interiores se expresen. También puede ser que deje escapar demasiado fácilmente las cosas o personas que amo, sin tener el valor o la fuerza de ir a buscar lo que quiero.

 

Lo cierto es que me siento decepcionada, y me “dejo ir”, esto puede ser tanto con relación a mi cuerpo como a mi mente.

Un gran miedo o nerviosidad puede también causar la incontinencia.

 

Cambio de pensamiento.

 

Tomo consciencia de que es imposible controlar todo lo que sucede en mi vida. Aprendo a desarrollar mi confianza y aprendo a amar lo nuevo y lo inesperado.

 

Me siento capaz de ser responsable de mi vida.


 
+++++++
 




LOS HOMBROS.

 
Los hombros representan la capacidad de llevar una carga.

Mis hombros llevan mis alegrías, mis penas, mis responsabilidades y mis inseguridades. En mi vida diaria, no estoy exento de llevar cargas, pero si me hago responsable del bienestar de los demás y de sus problemas, entonces aumento el peso que llevo y me duelen los hombros.

 

Relación psicosomática.

 

Tengo la sensación de tener “demasiado por hacer”, y de que no puedo realizarlo todo. Puede que también tenga la sensación de que me impiden actuar, bien a causa de opiniones diferentes a las mías, o, simplemente porque nadie apoya mis proyectos.

 

También me duelen los hombros cuando vivo inseguridades  afectivas; (hombro izquierdo), o materiales; (hombro derecho), o que me sienta aplastado por el peso de mis responsabilidades, tanto afectivas como materiales. Tengo tanto miedo al mañana que me olvido de vivir hoy.

Las dificultades que encuentro, la responsabilidad de crear, hacer, perfeccionar etc, todo esto puede “aplastarme”. Intento probarme que, a pesar de todo, puedo enfrentarme a las situaciones echando los hombros hacía atrás, sacando pecho, pero la realidad es que mi espalda es débil y está distorsionándose por el miedo.

 

Si la parte afectada se refiere a los huesos, esto se relacionara más con mis responsabilidades fundamentales. Si la parte afectada es muscular, esto se relaciona más con mis pensamientos y mis emociones.

 

Esta sería la conclusión:

 

Aprendo a dejar circular la energía de mi corazón hasta los hombros y, después por mis brazos, lo cual evitará la rigidez y el dolor, porque mis hombros representan la acción y también el movimiento, desde la concepción hasta la materia. Si me freno en decir o hacer cosas, si me “encasillo”, si llevo mascaras para tapar mis miedos y mis aprensiones, mis hombros estarán tensos y rígidos.

 

La tensión o cualquier otro malestar que sienta en el área de los hombros me da una indicación, según se trate de mi hombro derecho o izquierdo.

Si mi hombro derecho está afectado, se trata de mi lado masculino activo; puedo estar viviendo una tensión o un conflicto relacionado con mi trabajo, o con mi forma de relacionarme con la autoridad. Es el lado “recio y controlador”.

 

Si es mi hombro izquierdo el que está afectado, la tensión que pueda vivir está relacionada con el aspecto femenino de mi vida, el creativo y receptivo, a mi habilidad por expresar mis sentimientos.

 


Esta sería la conclusión:

 

Tomo consciencia de lo que me aplasta, acepto que soy responsable de MÍ y dejo que los demás se cuiden y se ocupen de su propia felicidad. Aprendo a delegar.

Un hombro helado significa que se vuelve frío y doloroso y que no está siendo utilizado correctamente. Existe una profunda tensión que indica que en el fondo quiero y necesito hacer algo diferente a lo que estoy haciendo.

También acepto aprender a vivir el instante presente, lo cual me permite aliviar el peso que llevo en mis hombros.

 
 

Confio en que el universo atiendo mis necesidades cotidianas.
 
+++++++

 


 
 
LA HERNIA.
La hernia es una hinchazón de tejidos blandos o un órgano saliente a través de la pared muscular, ahí donde existe un punto débil que permita esa salida.
 
Las hernias pueden variar de lugar, son más frecuentes a lo largo de la pared abdominal. El lugar donde aparecen indica la naturaleza y su mensaje. Por ejemplo en una bebe puede estar vinculada con una mala cicatrización del cordón umbilical, y expresa el rechazo como bebé a dejar el tierno nido materno. En el adulto, puede expresar  un gran deseo guardado en silencio de romper una situación o romper con una persona que me es desagradable y con la cual me siento comprometido. También puede expresar un auto-castigo porque me culpo sintiéndome impotente o incapaz de realizar ciertas cosas. Vivo así una frustración frente a mí mismo, alcanzando un nivel en el cual todo explota, o más bien “implosiona” en mi interior.
 
Como no he liberado, ni he hallado un modo de salir de la situación, la pared abdominal protege mis órganos internos y los mantiene en su lugar. Por consiguiente, la hernia en el músculo puede estar vinculada al deseo de guardar mi universo en su lugar sin permitir la liberación de la agresividad o expresiones más fuertes.
Hay un “impulso mental” (estrés) que intenta brotar. Quiero salir de un estado o de una situación que no es agradable y en la cual estoy obligado a quedarme. Ha llegado el momento de una nueva salida. Necesito ser yo y expresar mi creatividad. Ahora me permito ser yo mismo y exteriorizarme libremente.
 
 Vivo más amor hacía mí y hacía los demás porque ahora sé “Quien soy”
 
HERNIA DISCAL.
 
Un disco es una estructura redonda y llana situada entre cada par de vértebras de la columna vertebral, está rodeada por una sustancia similar a la jalea (como gelatina) que sirve para amortiguar.
En una hernia discal, la presión viniendo de una o varias vértebras comprime esta masa gelatinosa y la hace salir, reduciendo el efecto amortiguador y creando dolor en los nervios vecinos.
En una hernia discal, además de lo que significa una hernia, hay una soltura anormal de líquidos, implicando, desde el punto de vista metafísico, las emociones. Hay también dolor de nervios, implicando la energía mental y la culpabilidad. Todo esto parte de un conflicto que afecta todos los aspectos de mi ser. En la situación de hernia discal, la palabra clave es presión.
 
Puedo sentir esta presión a nivel de mis responsabilidades familiares, financieras, de mi trabajo, etc. Es como si ejerciera una presión sobre mí, que sobrepasa los límites. Tengo la sensación de estar solo en la vida, de no tener ningún apoyo, dudando en confesarlo a los demás y, sobre todo, a mí mismo. Lo cual me da la sensación de estar preso. Es importante que sepa que parte es la que tengo afectada de la espina dorsal, para comprender mejor lo que me pasa.
Ahora  afirmo:
 
 Me siento sostenido por la vida. Me libero de cualquier culpabilidad o presión. Me siento y me amo tal como soy. Hago las cosas lo mejor que sé y dejo el resto a Dios.
 
+++++++++
 




HEMORROIDES.


El ano es el orificio del recto, el lugar donde suelto lo que ya no necesito. Los problemas aquí están conectados con el hecho de “retener y soltar”; es el lugar de descarga de las principales toxinas del cuerpo humano.

El ano se sitúa al nivel de la pelvis, cercano al coxis y al primer Chakra o centro de energía, el asiento entre el “yo” y el universo que me rodea. Está vinculado a la base energética del cuerpo. Ciertos miedos internos, el estrés y las emociones se evacuan por este orificio.

 
Una de las dolencias que pueden aquejarnos si existe un desequilibrio en el ano son las hemorroides.

Las hemorroides son varices, dilataciones ensanchadas de las venas, una especie de ampolla. Están situadas en la región del ano y del recto, pueden producirse en casos de estreñimiento, presión alta, embarazo etc. Tendremos que averiguar en estas enfermedades si vivo situaciones que me vinculan a ellas:

Cuando hay dolor, esto se relaciona con estrés; cuando hay hemorragia, se relaciona con una pérdida de alegría.

 
Relación psicosomática:

 
Las hemorroides me indican una tensión y un deseo interior de forzar la eliminación, como si intentase hacer salir algo con mucha fuerza, al mismo tiempo, la acción de retener se manifiesta y el conflicto entre empujar y retener crea un desequilibrio.

Las venas sienten que existe una situación que indica un conflicto emocional entre la acción de rechazar y  expulsar y la acción de retener y bloquear la emoción en el interior nuestro.

 
Esta sería la conclusión:

 
Vivo un sentimiento intenso de culpabilidad, una vieja tensión no expresada, que al guardarla en mi interior vuelvo a vivirla frente a una persona o una situación, me produce un desequilibrio anal. El cuerpo me avisa la señal de que algo en mi vida necesita ser “limpiado”, de que debo liberarme del estrés, sobrecarga o culpabilidad. Puede que me sienta obligado a cumplir con mis obligaciones y responsabilidades, aunque en el fondo lo que quiero es hablar y expresar mis necesidades de rectificar o ajustar algunas situaciones. Además llevo este peso solo, porque el ego me impide pedir ayuda a nadie.

También puede que viva un sentimiento de sumisión, con relación a una persona o una situación que hace que me sienta disminuido, como si fuera una nulidad.

 
Cambio de pensamiento:

 
Cuando comprendo la causa de mi dolencia, tomo consciencia y acepto; que esta situación temporal me ayudará a encontrar la solución para liberarme.

Mis pensamientos y mis acciones están sostenidos por el amor. Todo se armoniza en mí y las hemorroides desaparecen.

 

Me libero de aquello que paraliza mi evolución.
 
 
++++++


 
 
 
 

ALCOHOLISMO

 

El abuso de las bebidas alcohólicas produce un conjunto de trastornos:

Físicamente; el cuerpo cambia y se crispa, las capacidades y el funcionamiento del cerebro disminuyen, el sistema nervioso y el muscular se vuelven muy tensos, en ocasiones excesivamente tensos.

 

Relación psicosomática:

 

Como en todas las formas de dependencia, el alcoholismo refleja necesidades internas, la persona siente que necesita colmar un vacío afectivo profundo; un aspecto suyo que “envenena” su existencia.

 

Entre los motivos que le impulsan a beber se encuentran: el deseo de huir de la realidad, cualquiera que sea la situación o conflicto, “porque eso no me conviene”. Resistir los miedos a enfrentarse a la autoridad, sobre todo si se ha tenido un trauma en la infancia, por un padre en exceso autoritario y dominante, eso desencadena no querer que la gente a quien se ama te vea tal como eres.

También  se puede apoyar la persona en el alcohol para tener valor y seguir adelante, hablar y afrontar a la gente, estar más abierto a los demás, ya que se pierden las inhibiciones. Se desarrolla un sentimiento de fuerza, que da a la persona poder en una relación afectiva, demostrando a la pareja que puede hacer lo que quiera aunque su estado le moleste.

 

Esta sería su conclusión:

 

Vivo cierta soledad, aislamiento, culpabilidad, angustia interior, incomprensión y alguna forma de abandono (familiar u otro), y tengo el sentimiento de ser una persona inútil, sin valor, inepta, inferior e incapaz de actuar para mí  y para los demás.

Entonces tengo necesidad de un “pequeño estimulante”. Con frecuencia quiero huir de una situación que me hace daño “ahogando mí pena” o cualquier otra emoción con la que tengo dificultad. Estas situaciones me crean tensión, y cuando tomo un vaso de alcohol, esta tensión disminuye en un primer tiempo, entonces queda grabado en mi cerebro la relación: tensión-alcohol-bienestar. O lo que es igual: si tomo una copa me siento mejor. Luego es posible que se desarrolle un automatismo y que, cada vez que viva una tensión necesite tomar una copa para sentirme mejor.

Es así como puedo beber para olvidar mis preocupaciones, mí pasado el porvenir, pero sobre todo el presente. Huyo sin cesar y me creo un mundo ilusorio y de fantasía, una forma de exaltación artificial para huir del mundo físico y así disociar una realidad frecuentemente difícil de un sueño continuamente insatisfecho.

Pierdo entonces el contacto, por algún tiempo, con mis sentimientos de soledad, incomprensión, impotencia, de no ser como los demás, de rechazo hacia mí mismo. Y estoy “liberado” durante un tiempo, pero cuando estoy “sereno”, la realidad me parece más difícil de vivir y entonces se produce la depresión. No tengo toda mi claridad mental, me vuelvo dependiente, del mismo modo de dependencia afectiva que quizás me hubiera gustado tener y, que tengo la sensación de que mis padres nunca me dieron. Ser amado incondicionalmente.

 

Cambio de pensamiento:

 

Es tiempo de fijarme en mis cualidades físicas y espirituales, incluso si el pasado fue doloroso para mí y, llegue a pensar que el alcohol era mi mejor amigo.

A partir de ahora, acepto ordenar mi vida, empezare  a amar mis cualidades y lo que soy. Voy a estar en condiciones de respetarme más y hallar fácilmente solución a mis problemas (experiencias) en vez de estar en un estado temporal o casi es permanente huida y desesperación.

 

Mi camino será de éxito, y seré feliz personal y socialmente.

 

El equilibrio reinara en mi vida.


++++++



 



Convertir el dolor en gratitud.


En algún momento de la vida, el duelo por una perdida es inevitable. El proceso de duelo es único para cada individuo y situación. Sin embargo, para la mayoría de la gente, es una parte necesaria de la curación para seguir su vida.


Etapas de la curación del dolor.


La curación a través del dolor puede ayudarnos a que nos sintamos agradecidos por lo que tenemos, y pongamos en perspectiva otros desafíos. Este proceso de curación se puede dividir en tres etapas: letargo, desorganización y reorganización.


Letargo: Al principio puedes sentirte adormecido y sin poder enfocarte o concentrarte. Las cosas pueden parecer surrealistas, y la culpa (el “qué pasaría si”) puede tomar el lugar de la ira.


Desorganización: En esta fase la realidad comienza a restaurarse, la culpa y el arrepentimiento pueden dejarte agotado emocionalmente, y físicamente fatigado. Como el agotamiento interrumpe lo que antes era tu rutina diaria, es normal que sientas la necesidad de descansar frecuentemente.


Reorganización: Con el tiempo, comenzarás a reconstruir de nuevo la rutina diaria de tu vida. La aceptación de, y la transición hacia tu nueva rutina diaria, te ayudarán a avanzar en la vida una vez más.


Reconoce los sentimientos que surgen, pero debes seguir avanzando paso a paso. Incluso, cuando sientas dolor intenso concéntrate en estar presente en el aquí y en el ahora, con el fin de permitir que se logre el proceso de curación.


Encontrar Fuerza


No te sientas presionado a que termine tu dolor si aún no estás preparado; cada uno va a atravesar este proceso a su propio ritmo.


Estos son algunos consejos que te ayudarán en tu camino en las etapas tempranas del dolor:


1. Al principio solamente haz lo básico. Simplemente ve viviendo cada día, haz sólo aquello que tienes absoluta necesidad de hacer, y asegúrate de extender la mano y pedir ayuda.


2. Busca apoyo y aceptación.  El apoyo puede venir en forma de un grupo de apoyo, o de libros sobre el tema del dolor, también a través de la meditación, la reflexión en silencio mientras das un paseo, o escribiendo un diario sobre tus pensamientos. Apóyate en tu fe espiritual para ayudarte a ti mismo a procesar la pérdida.


3. Sé paciente con las personas que quieren darte apoyo. La mayoría de la gente no sabe qué hacer ni qué decir para consolarte. Comunicándoles tus sentimientos y límites les va a ayudar a que te den un mejor apoyo.

4. Reconoce tu pérdida y expresa tus sentimientos. Ser capaz de compartir tus sentimientos te ayudará a allanar el camino hacia la curación. Recuerda que no hay atajos. La única manera de atravesar el duelo es reconocer tus emociones, sentir el dolor, y aceptar la pérdida. Evitar  enfrentar tus sentimientos sólo prolongará el dolor.

5. Sé consciente de cuidarte a ti mismo. El dolor puede distraernos fácilmente y puede hacer que descuidemos nuestra propia vida. Asegúrate de mantener tu propio ritmo, establecer límites personales, pedir ayuda, y poder decir que no.

6. Date permiso para vivir. Puede ser difícil adaptarte a la vida sin tu ser querido. Es normal sentirse en una montaña rusa emocional, y sentirte culpable por vivir tu vida. Recuerda que tu ser querido querría que seas feliz. Honra su memoria viviendo tu vida con gratitud.

7. Llena tu mente, cuerpo y espíritu. Mantenerte sano y  bien descansado es la mejor manera de aliviar el estrés del dolor. Comer una dieta equilibrada y mantenerse activo con plena atención también ayudará a mejorar tu energía,  humor, y el sueño. Rejuvenécete disfrutado con hobbies, visitando a los amigos, e incluso ofreciéndote como voluntario.

8. Acepta que tu vida va a ser diferente. Es normal que te sientas solo e incluso inseguro de cómo seguir tu vida. Recuerda que eres lo suficientemente fuerte como para atravesar el proceso de duelo. Ten fe en que con el tiempo llegará a ser emocionalmente más fácil. Da pequeños y realizables pasos hacia la transición de lo que será tu nueva normalidad.

9. Mantén una actitud positiva. Recordando siempre sentirte agradecido por las cosas y las personas en tu vida te ayudarán a sanar tu mente, cuerpo y espíritu, y honra a la persona que has perdido.

Siéntete orgulloso de ti mismo y de tu fuerza, y ​​recuerda decirle a la gente que forma parte de tu vida que  los quieres. Lo más importante es estar agradecido por todos los desafíos que vienen a tu vida y crece a partir de ellos. Un corazón roto es aquel en el que una luz sanadora brillará a través de ti y de tus seres queridos.

Victoria Ann Díaz.

++++++++


 

LAS 5 HERIDAS DE LA INFANCIA QUE TE IMPIDEN EVOLUCIONAR.

Pocas son las personas que podrían decir que han tenido una infancia sin sabores y limitaciones, todos durante nuestra infancia, hemos tenido experiencias agradables y desagradables, necesidades insatisfechas o asuntos inconclusos que si no los enfrentamos y resolvemos, nos acompañarán a lo largo de toda la vida, afectando nuestra autoestima y por tanto las relaciones con los demás. A estas experiencias dolorosas se les ha llamado heridas y la mayoría de veces son el resultado de experiencias vividas con los padres o con los adultos significativos.

Herida de rechazo:

El adulto que tiene esta herida, vivió experiencias de rechazo en su niñez y, tendrá la tendencia a rechazarse a sí mismo y a los demás, también rechazará experiencias placenteras y de éxito por el profundo sentimiento de vacío interno y por tener la creencia errónea de ser “poco merecedor”. Culpa a los demás de ser rechazado y sin ser consciente de ello, es él el que se aísla creando así su círculo vicioso.

Su principal conducta es la de huidizo. Tiende a huir de las situaciones desagradables. No es muy partidario a socializar y tiende a abandonar lo que inicia. No se apega a las cosas ni a las personas. Considera sus relaciones y su dinero útiles aunque no le generan placer. No sirvo para nada, lo que digo no le importa a nadie, no sé para que participo, no tengo capacidad para hacer esto, soy malo para esto, nadie me escucha… Estos son los pensamientos que tiene y la forma de expresarse ante una dificultad.

Tiene que trabajar las situaciones que le generan pánico, sus miedos internos y sus temores. Afecta a la persona en el nivel del Ser.

Herida de abandono:

La soledad se convierte en el peor miedo de quien vivió abandono en la infancia. Y su herida se convierte en su paradoja: “Quien vivió abandonado tenderá a abandonar proyectos y parejas, hasta que haga consciente su carencia y se haga responsable de su vida y su soledad. Y piensa: Te abandono yo, antes de ser abandonado por ti”

Su principal conducta es la de dependiente. Su mayor temor es la soledad y no soporta estar a solas consigo mismo: al final acaba estando solo. Es retraído, no le gusta el contacto con los demás. Genera un verdadero drama ante una mínima situación sin importancia. Solicita y busca el apoyo de los demás ante los conflictos. Su forma de comunicarse ante un problema es: no estoy dispuesto a soportarlo más, nadie me apoya es esto, nadie me ayuda, prefiero estar solo, tú veras lo que haces, si abandonas no vuelvas etc.

Requiere trabajar sus temores más intensos, su miedo a la soledad y su rechazo al contacto físico.

Afecta al TENER y al HACER.

Herida de humillación:

Los adultos que tuvieron experiencias de todo tipo de abusos, incluyendo el sexual, o experimentaron humillaciones, comparaciones o fueron ridiculizados, avergonzados por su aspecto físico, por sus actitudes y/o comportamientos durante su niñez, llevan esa carga a cuestas y la mayoría de las veces son seres inseguros, tímidos e indecisos que en lo más profundo de su ser se sienten culpables y no creen tener derechos elementales, e incluso pueden dudar de su derecho a existir.

La conducta principal es de dependiente. Es orgulloso, rígido y masoquista. Generando cierto placer en el sufrir. Necesita estar atado a otras y cargar con los problemas de los demás.

No lo merezco, no soy digno, soy muy poca cosa para esto, no tiene importancia…son algunos modelos que usa habitualmente para expresarse.

Requiere trabajar la dependencia, la libertad y el desapego. Es lo que más desea y a la vez lo que más teme.

Herida de traición:

El adulto con herida de traición será un desconfiado empedernido, ya que no se permite confiar en nada ni nadie. Su mayor miedo es la mentira y buscará de manera inconsciente involucrarse en situaciones en las que irremediablemente será traicionado. Cumpliéndose la profecía que él mismo decretó: “No confíes en nadie, todo el mundo traiciona”. La mayoría de quienes experimentan celos tuvieron vivencias de traición en su niñez.

La principal conducto es la de controlador. Le gusta tener el control sobre los demás para así evitar ser traicionado. Su carácter es fuerte para justificar su capacidad de control y le gusta manejar grupos. Los mayores miedos del controlador son el disociarse de sí mismo y separarse o perder a su pareja.

Suele conformar sus principales temores provocando que se produzcan.

Permíteme terminar, aún no he acabado de hablar, ¿me entiendes verdad?, ten confianza en mí, déjame que lo haga solo, yo lo sé hacer bien, justamente es lo que quiero, exactamente es lo que tienes que hacer, tienes lo que te mereces, esa es la forma de comunicarse de un controlador.

Requiere trabajar su paciencia, su tolerancia y vivir el momento presente. Aprender a estar sólo y a delegar responsabilidades de manera afectiva y confiada, son sus principales retos.

Herida de injusticia:

Experimentar la iniquidad es el peor enojo de quien tiene la persona herida de injusticia, y es posible identificar a quienes la han vivido en su niñez al observar las reacciones desproporcionadas y neuróticas ante alguna situación injusta. Todas las personas en algún momento hemos vivido o presenciado situaciones injustas, sin embargo a quienes tienen la herida les es imposible lidiar con ello y sus reacciones tienden a la autodestrucción.

Una de las características más importantes es su gran temor a equivocarse y su tendencia a buscar la perfección, lo cual les trae mucha frustración y su gran reto para sanar es buscar flexibilidad y la humildad.

Su principal conducta es la rigidez. Intentan ser muy importantes y proyectar fuerza y poder. Fanáticos del orden y de conducta perfeccionista, solo confían en sí mismo y les cuesta tomar acción. Le gusta dar órdenes y dirigir.

La manera más común de comunicase es…justamente eso es lo que quiero, exactamente es lo que debes hacer, creo que es justo, estás de acuerdo conmigo etc.

Requiere trabajar su desconfianza y su rigidez mental. Generar flexibilidad y confianza hacia los demás es su mayor reto.

Desafortunadamente, cuando nos negamos la oportunidad de trabajar en la sanación de estas heridas, estaremos repitiendo patrones conductuales enfermos, que a nosotros nos dañaron en nuestra niñez y, de forma inconsciente se perpetuará el círculo vicioso del cual hemos huido, dañando ahora a nuestros hijos. Las heridas se muestran en nuestra comunicación llena de chantajes, manipulación y control, afectando así la calidad de nuestra relación con ellos.
Lise Burbeau.
 
++++++





ENFERMEDAD DE CROHN.


¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es un proceso inflamatorio del tracto intestinal principalmente. Aunque puede afectar cualquier parte del tracto digestivo desde la boca hasta el ano, más comúnmente afecta la porción más baja del intestino delgado (íleon) o el intestino grueso (colon y recto).

Relación psicosomática:

Cuando una persona sufre un desequilibrio en su interior más profundo, tanto a nivel psicológico como mental, se manifestara en su cuerpo como un síntoma, o una enfermedad, siendo esto un toque de atención que nos avisa de que prestemos atención, porque algo erróneo está pasando.

La enfermedad de Crohn, nos indica que puede tratarse de una forma de auto-castigo, después de un periodo de sentimiento intenso de culpabilidad. Refleja la estima personal; la persona siente que no está “a la altura”, que “no sirve para nada” o que “es menos que nada”. Siente tanto desprecio hacia sí misma que considera que no es querida por nadie, ya que la ven como inferior.

Estos sentimientos se añadirán a una situación en la que se vive una carencia, bien a nivel material o afectivo, teniendo la sensación de que el objeto de esta carencia le ha sido usurpado de una forma despreciable, repugnante.

A esto puede sumarse el miedo a morir, entonces se produce una rebelión en el interior de la persona, lo que hace aumentar el temor de ser rechazada por los demás. Al tener la impresión de no valer nada, la persona llega a creer que esta enfermedad  la puede ayudar a recibir la atención que necesita y que tiene la sensación de no recibir.

Esta sería su conclusión:

“Mi estima personal es baja, estoy demasiado abierta energéticamente a nivel del abdomen, y recibo cualquier energía negativa de mi entorno afectándome. Me rechazo hasta tal punto, que siento que mi abdomen es basura, donde los demás depositan su energía negativa. Me dejo invadir, porque no ocupo mi lugar y rechazo salir de estas situaciones, lo cual me produce vivir diarreas. Estoy en profunda investigación de mi identidad personal o espiritual, y la gravedad de la enfermedad me indica hasta qué punto esto toca un aspecto de mi vida que es fundamental, incluso esencial”.

Cambio de pensamiento:

Poner todos los medios para aumentar mi estima personal y de esa forma hallar mi identidad, el lugar que ocupo en mi familia o en la sociedad. Esto me ayudaría a recobrar la calma y la armonía en mi vida. El hecho de encontrar verdaderamente el lugar que me corresponde me dará una protección natural frente a mi entorno.

¡La vida es bella. Y yo también tengo derecho a vivir!
++++++


ENFERMEDAD DE LOS BRONQUIOS. Bronquitis

La bronquitis (itis=ira), se caracteriza por la inflamación de la mucosa de los bronquios, conductos que llevan el aire de la tráquea hasta los pulmones. Es una enfermedad esencialmente ligada a la respiración y a la acción de tomar la vida y el aire con deseo y gusto (inspiración) para luego echarlos temporalmente con desapego (expiración).

Relación psicosomática:
La inflamación de los bronquios significa que vivo ira, frustración o rabia en relación a ciertas emociones inhibidas, palabras que necesito expresar y dejar salir, una situación agobiante en la cual me siento oprimido, un conflicto teñido de agresividad y critica, (trastornos con la familia, peleas etc.,).

A nuestro alrededor existe un trastorno que me impide manifestar mi auténtico ser, debo hacer respetar mis derechos. Intentar comunicar con mis seres cercanos, pero no consigo paz interior ya que la situación familiar es muy difícil.

Siento entonces cierto desánimo frente a la vida, y dejo de luchar para continuar mi camino. Tengo poca alegría y un profundo cansancio interior.

Esta sería su conclusión:

“La tos indica que quiero liberarme expulsando algo o a  alguien que me molesta y me hace enfadar. Si no deseo tener una bronquitis crónica, debo cambiar mi modo de ver la vida, mi actitud.  Nací en una familia en la cual cada  uno de los miembros vive experiencias similares a las mías, y cada uno de ellos aprenden como pueden”.

Cambio de pensamiento:

Debo empezar a ver la alegría y el amor en cada experiencia de mi vida. Tengo que aceptar que mi felicidad personal es mi responsabilidad, y dejar de creer que los demás me harán feliz.

¡Tomar mis decisiones y respirar por mis propios medios, es el primer paso hacía mi independencia!
+++++





EL ASMA.


El asma es una infección respiratoria caracterizada por la dificultad de respirar. Durante una crisis de asma, la reacción del sistema inmunitario frente a las sustancias causando alergias (alérgenos) es tan fuerte que pude conllevar un bloqueo de la respiración corporal, silbidos respiratorios y a veces incluso a la muerte.


La persona necesita tomar la vida (inspiración) pero no consigue darla (expiración), en ese punto empieza  a sentirse presa por el pánico (inspiro con facilidad pero expiro con dificultad), de tal modo que la respiración, se vuelve insuficiente y muy limitada, porque libera un mínimo de aire.



Que ocurre en el interior de la persona:



¿Esta enganchada a personas o cosas que rehúsa soltar? ¿Se ahoga con la rabia o la agresividad que no quiere ver, y esto le “coge la garganta”? ¿Tiene miedo de carecer de algo, sobre todo de amor?



Así, el asma esta fundamentalmente ligada a la acción de “ahogo”.  Es la sensación de estar cogido por la garganta,  siento sofoco, me ahogo con relación a un ser amado o a una situación.  Me siento limitado en mi espacio, incluso puedo vivir una confrontación o un enfrentamiento que envenena mi vida.


Uso entonces el asma para atraer amor, atención o una forma de dependencia afectiva.



El asma, puede aparecer por tener el sentimiento de estar limitado y de dejarse invadir por los demás, de estar impresionado por el poder de los demás en detrimento del mío, de querer complacer, de cumplir acciones que no me convienen, yendo incluso hasta ahogarme para demostrar una rebelión interior vinculada a una  situación.


Es un medio excelente de sentirme fuerte, de conseguir todo lo que quiero manipulando a los demás, ya que si no quiero ver mis limitaciones, mi confianza se sustituirá repentinamente por inquietud y angustia. No sabré como manejar mis emociones y sentiré una gran soledad.



Tengo la imagen de una persona débil que exige mucho amor sin estar lista para dar AMOR, como un niño que grita sus necesidades sin tener la madurez  de compartir y abrirse a los demás.



La vida es un intercambio mutuo, equilibrado y constante entre dar y recibir. Todo esto, evidentemente, está relacionado con el pasado, quizás con una tristeza inhibida de la primera infancia. Es también un miedo recordando la primera respiración, en mi nacimiento, en que me sentí ahogado o asustado por mi madre (inconscientemente) o por una situación similar.



La respiración simboliza la independencia de la vida, la individualidad, la capacidad de respirar por uno mismo. Pero yo no consigo manifestar mi independencia, no consigo vivir mi propia vida, y me siento rechazado. No consigo soltar mis ataduras con mis padres o con alguna figura de mi entorno. Estoy lleno de cólera “azul”, estoy furioso de rabia y sigue la crisis de asma.



Compruebo entonces si la dolencia se presenta periódicamente, y debo cambiar mi programación mental.

A partir de ahora, tomo mi vida en mis manos, me doy tranquila y generosamente sin forzar las cosas. Reconozco humildemente lo que soy capaz de realizar incluso si esto parece poco y, sobre todo, acepto:
“Abrirme al nivel del corazón y trabajar con el proceso de integración que corresponde a lo que realmente necesito”
“Todo se arreglara y será mejor, estaré satisfecho, colmado de amor, ternura y con una respiración normal y equilibrada”
Afirmación positiva:
“Aprendo a amarme y a amar la vida”
+++++
PROBLEMAS EN LAS RODILLAS.
Si tenemos problemas en las rodillas, sería bueno recapacitar si  soy rígido, orgulloso o testarudo. O quizás deba plantearme, si tengo miedo de tomar cierta acción para seguir adelante. Puede que tenga la sensación de que debo “doblarme” delante de alguien o de algo.

Relación Psicosomática:
Si tengo fluidos en las rodillas,  significa que me inhibo emocionalmente contra el flujo natural de los acontecimientos.
El daño en las rodillas puede avisarme de una desvalorización, de sentir que mi físico disminuye, que no puedo hacer frente a las cosas que hacía antes, sintiéndome mal conmigo mismo.
La inflamación o el dolor pueden indicar rigidez frente a cosas que tengo que acatar y que “no me apetece en absoluto”. Puede que viva un conflicto mental, una obstinación egoísta a no dejarme fluir, o a no darme. Los daños óseos o de los tejidos blandos se vinculan a un profundo conflicto interior e implican el abandono, a un nivel profundo.  
Esta sería su conclusión:
“Si quiero eliminar las dolencias que afectan mis rodillas, debo aceptar: abrirme al mundo que me rodea, y asumir que puedo tener que cambiar mi modo se ser en ciertos aspectos.
 Debo preguntarme cuál es el conflicto que vivo con mi espiritualidad y las complicaciones que me ocasiona en la vida. El dolor que siento cada vez que doblo mis rodillas, me recuerda mi conflicto interior y la necesidad de decidir por mí mismo, lo que quiero en mi vida, y hacer los cambios apropiados”.
Cambio de pensamiento:
Acepto arrodillarme delante de una situación, o simplemente de la vida en general, para poder recibir ayuda, y abrirme a una nueva realidad  que no podía ver antes por estar encarcelado en mi propio universo.
Si vivo frustración o culpabilidad me doy cuenta que es; porque siempre quiero tener razón, y que mi deseo de potencia social superior es muy fuerte.
Me paro, y me cuestiono cuales son mis verdaderos valores, para así volver a lo esencial y para permitir, volver a mi corazón en vez de dejar todas las decisiones a mi lado racional.

¡Tengo todo el potencial necesario para aceptar nuevas responsabilidades!


++++++




PROBLEMAS EN LOS RIÑONES

 
Los riñones mantienen el equilibrio en el interior de nuestro cuerpo, limpian la sangre de sustancias tóxicas compensando las “entradas” en el medio interior, con las “salidas” (secreciones de orina). Son muy importantes en el control de la presión arterial.
En sentido figurado, ya que los riñones limpian el cuerpo de residuos, es como si limpiasen mi cuerpo de ideas negativas que le habitan.
 Relación psicosomática:
Un mal funcionamiento de mis riñones denota una retención de ciertas emociones negativas que sólo piden ser liberadas. Se puede manifestar por cálculos renales, (piedras en los riñones). Esto ocurre cuando estoy constantemente haciendo “cálculos” (renales) para saber lo que me pertenece o lo que corro el riesgo de perder.
 Los riñones son la “sede del miedo”. Cuando se debilitan o cuando están lastimados, puede existir un miedo que no quiero expresar, incluso un miedo que no pueda confesarme a mí mismo. Mi descernimiento así está afectado, por lo tanto tendré tendencia a vivir extremos, o bien me vuelvo muy autoritario, con una tendencia pronunciada para la crítica, o al revés, me vuelvo sumiso, indeciso, sintiéndome impotente y viviendo decepción tras decepción.
 
Está seria su conclusión:
“Sentiré que la vida para mi es “injusta”, tendré dificultad en tomar decisiones. Si mis riñones dejan de filtrar bien la sangre, es como si mi cuerpo me dijera que quiere guardar lo más tiempo posible este líquido para no perderlo, por miedo a carecer de él. Tengo la sensación de estar sólo frente a “nada”, de haberlo perdido todo, que mi mundo se derrumba. Tengo miedo de ser incapaz de afrontar la vida”.
Como los riñones simbolizan también la colaboración, debo preguntarme: ¿hago responsables a los demás de mis problemas? ¿Tengo tendencia a “verter mis residuos” sobre los demás y envenenar su vida con  mis males?
Cambio de pensamiento:
Tengo que pensar en cómo reacciona todo mi sistema en relación con mi entorno. Es tiempo de que interiorice y asuma  mis cualidades y aquellas cosas que debo cambiar para sentirme bien, de esa manera  podre descubrir mis verdaderas necesidades.
Tomo la responsabilidad de mi vida y dejo de culpar a los demás. Soy capaz de asumir mis elecciones. Mi descernimiento será seguro y preciso.
¡Colaborare totalmente con la vida,
y mis riñones funcionaran perfectamente!


+++++



EXCESO DE PESO.
  
El exceso de peso, la obesidad, puede afectar adversamente a la calidad de vida de la persona que la padece. No solo la expone a enfermedades físicas, sino que al vivir en una sociedad que estigmatiza al obeso, le produce  una alteración en su autoestima, en sus relaciones interpersonales, en el mundo laboral e incluso en sus parejas.
Relación psicosomática:
El exceso de grasa en una persona indica, que inconscientemente busca aislar su ser interno del medio exterior. También puede indicar que existe una emoción, un sentimiento preso, “aislado” en nuestro interior, algo que no queremos ver.
Con la obesidad, estamos buscando una forma de protección, escondiendo  nuestra inseguridad, y al sentirnos vulnerables, usamos esa forma para evitar ser heridos, bien por observaciones, por críticas o por cualquier cosa que nos haga sentir incomodos.
Al mantener en nuestro interior emociones que no queremos soltar, se produce un desequilibrio, una rebelión frente al entorno, una reacción a situaciones que no queremos ver y de las cuales no quiero acordarme. Los alimentos terrestres representan en nuestro caso un alimento emocional, por lo tanto al comer sentimos que se llena nuestro vació interior.
La obesidad puede indicar una gran inseguridad tanto afectiva como material, e inconscientemente se crea la necesidad de almacenar, para evitar la “carencia” que podríamos sufrir. Esta impresión puede haberse vivido en la infancia, y frecuentemente ocurre con algún problema relacionado con la madre, ya que ella es el  referente directo de nuestra alimentación y supervivencia.
Esta sería su conclusión:
Vivo un gran sentimiento de abandono, un vacío interior. Frecuentemente me siento culpable, busco un objetivo en mi vida, busco realizar “algo bien”, tengo dificultad por encontrar mi lugar con mis palabras y mis gestos. Entonces intento ocupar mi lugar con mi cuerpo físico.
Entonces lo que me ocurre, es que me siento mal con mi aspecto físico: Los kilos ganados, aunque sean pocos, tendrán a mis ojos unas proporciones tan grandes que no puedo apreciar mis otras cualidades. Al poner toda mi atención en lo que “carece de gracia”, mi cuerpo reaccionara a esto añadiendo aún más peso, para hacerme comprender lo duro que soy para conmigo y cuanto me auto-destruyo con mis pensamientos negativos.”
“Debo tomar conciencia del verdadero origen de mi exceso de peso, que resulta de una situación de abandono. Sea de niño o de adulto, tomo consciencia de que me rechazo a mí-mismo. Puedo tener la sensación de sentirme limitado con relación a diferentes aspectos de mi vida, o a las cosas que quiero realizar.
Este sentimiento de limitación, hará que mi cuerpo se expanda, y absorba un exceso de peso. También tengo que ser consciente de que acumulo  pensamientos, emociones o cosas, lo que hará que mi cuerpo “acumule” él también, pero bajo forma de grasa”
 

Cambio de pensamiento:            
Aprendo a expresar mis emociones, a reconocer mi valor y todas mis posibilidades. Sé ahora, que cualquier vacío que me parezca vivir en mi vida puede llenarse con amor y sentimientos positivos hacía mí. Con la aceptación de mí mismo y de los demás, con el amor que me rodea. Me libero de esta pena y de esta necesidad de protección.
¡Amo la vida, y ella me corresponde!
+++++


DOLOR DE ESPALDA.

La parte superior de la espalda corresponde a la región del corazón y al centro energético cardiaco. Los dolores de espalda se refieren a las primeras fases de la concepción, a las necesidades de base y a la estructura más fundamental del ser.

Las vértebras cervicales se refieren a la comunicación y a mi grado de apertura frente a la vida. Cada vértebra me da las informaciones adicionales sobre la fuente de mi malestar.
C1=Primera vértebra cervical; se llama ATLAS  y sirve de soporte a la cabeza. Es un pilar que mantiene la cabeza en equilibrio. Si me preocupo demasiado (me rompo la cabeza) frente a una situación o a una persona, mi cabeza se hace más pesada hasta producirme dolor de cabeza y mi C1 tendrá dificultad en soportar la carga. Si manifiesto estrechez mental, si rehusó mirar todas las facetas de una situación, si soy rígido en mi modo de pensar, C1 reaccionará, estará paralizada por mi miedo, mi desesperación frente a la vida, mi negatividad, mi dificultad en expresar mis emociones. Un mal estado de C1 se acompaña generalmente de dolores que afectan a la cabeza, el cerebro y el sistema nervioso.
Cambio de pensamiento:
Debo aprender a escuchar mi interior, a tener mi mente abierta, a traer más calma a mi vida para disminuir mi actividad cerebral, permitiéndome así ver la realidad bajo una luz nueva, con más confianza.
La segunda vértebra cervical= C2, trabaja en estrecha colaboración con C1.
Se llama AXIS, y es el pivote que permite a C1 moverse. C2 está conectada con los principales órganos de los sentidos; los ojos, la nariz, las orejas, la boca (lengua). Estos órganos estarán afectados cuando C2 no se encuentre bien.
 Si soy rígido en mi manera de percibir la vida, si rehúso soltar mis viejas ideas para dejar sitio a lo nuevo, si me preocupo siempre por el mañana, mi segunda vértebra corre el gran riesgo de volverse también rígida. Con mucha frecuencia reprimo mis lágrimas, mis emociones, y mis decepciones, mis penas quedan hundidas dentro de mí. Entonces al contener la expresión de mis emociones que es el “lubricante” de la vértebra 1 y 2, estas no se articularan fácilmente, por lo que habrá irritación, calentamiento, igual que en mi vida cotidiana.
Estos efectos se producen particularmente en caso de depresión, cuando existe una excesiva emotividad, cuando en conflictos familiares se produce ira etc. Ya que en todos estos casos se produce el miedo de ir hacia  delante, de cambiar, de tomar responsabilidades; del enjuiciamiento de los demás y de sí mismo, produciendo una falta de autoestima que puede llevar a la autodestrucción.
Cambio de pensamiento:
Debo aprender a tomar contacto con mis emociones y a asumirlas, a tomar mi lugar expresando lo que vivo para que el flujo de energía empiece a circular por mi cuerpo y que mi segunda vértebra (C2) pueda volver a funcionar en armonía con C1 y que todo este “bañado en aceite”.
La Tercera vértebra cervical llamada C3, es una eterna solitaria. A causa de su posición, no puede trabajar en cooperación con otras vértebras.
Si mi Tercera vértebra no se encuentra bien, yo puedo tener la sensación de que debo resolver mis cosas yo solo. También puedo replegarme sobre mí mismo, vivir “en mi burbuja” y evitar toda forma de comunicación (tanto oral como sexual) con mi entorno, “¿Para qué perder mi tiempo? De todos modos, nunca se me hace caso y nunca se entienden mis ideas o mis estados de ánimo”.
Entonces se produce la rebelión, el desánimo, porque mi sensibilidad está afectada en lo más hondo de mí, incluso puede apoderarse de mí la angustia.
El desgaste del tiempo hace su labor y mis sueños y deseos más queridos se desvanecen poco a poco. Me vuelvo irritable, amargo con las personas o las situaciones que no puedo digerir. La soledad puede ayudarme para recuperarme, hacer balance, ver claro en mi vida, o también, puede ser un medio para huir de mis emociones, la realidad la vivo con mucha incomprensión.
Cambio de pensamiento:
¡La elección me incumbe!. Tomo nota de que una dolencia en mi Tercera cervical puede conllevar daños en mi rostro (piel, huesos o nervios) así como orejas y los dientes.
Estas son las tres primeras vértebras con las que podemos conectar y trabajar para sentirnos mejor con nosotros y con nuestro entorno. Posteriormente estudiaremos las demás vértebras.
  
DOLOR DE ESPALDA (continuación)

Las vértebras cuarta, quinta y sexta, cervicales C4, C5 y C6, se ubican a nivel de la tiroides y están en estrecha relación con ésta. La tiroides  juega un papel muy importante en el lenguaje, la voz, (cuerdas vocales) y cualquier desarmonía en lo que a comunicación se refiere, tanto como me expreso yo, como comprendo lo que otras personas me comunican, hará que reaccionen C4, C5 y C6. Si me enfado con algo que escucho y me causa indignación o ira, C4, C5 y C6 reaccionaran con fuerza, y será peor aún si además no expreso mis opiniones, mis frustraciones, porque entonces mi agresividad corre el riesgo de incrementarse, lo cual cierra los canales de comunicación al nivel de estas 3 vértebras cervicales.

Relación psicosomática:
Trago mal lo que a mí se me presenta; tengo tendencia a rumiar ciertos acontecimientos por un largo periodo de tiempo. Tengo con frecuencia dolencias y dolores que afectan todo mi sistema de comunicación verbal: boca, cuerdas vocales, faringe, etc. Y en todas las partes de mi cuerpo que se sitúan entre mi boca y mis hombros puedo tener problemas.
Esta sería su conclusión:
Tengo ventaja en aceptar; que cada experiencia es una oportunidad de crecer y que hay una lección en cada cosa que nos ocurre. Debo dejarme fluir en vez de obstinarme y de estar enfadado con la vida. De no ser así, me sentiré sobrecargado por todo mi entorno y creeré que no puedo solucionar ni realizar nada.
Cambio de pensamiento:
Necesito expresarme, bien mediante la palabra, la escritura, la música, la pintura, o cualquier forma de expresión que me permita “volverme a conectar” con mi creatividad, con mi belleza interior.
¡Todos mis sentidos estarán estimulados, activados, lo cual hará que mi tiroides este activa permitiendo que C4, C5 y C6 funcionen con normalidad. Los dolores y molestias en esta región podrán así desaparecer!
La última vértebra cervical
La última vértebra cervical C7, está muy influenciada por mi lado moral, mis creencias y mi lado espiritual. Si vivo en armonía con las leyes de la naturaleza y escucho los mensajes que mi cuerpo me manda en general, C7 funcionara mejor.
Relación Psicosomática:
Si vivo con ira, si estoy cerrado a las opiniones y a los modos de ver de las personas con las que me relaciono, enfrentándome con otras ideologías diferentes a las mías sin una mente abierta, C7 reaccionará fuertemente afectando mis manos, codos y brazos que podrán inflamarse o tener dificultades para moverse. Del mismo modo, los remordimientos de consciencia en relación a una palabra dicha, un acto hecho o un mal pensamiento mandado a una persona me va a afectar. Si me siento decepcionado, si tengo miedo a ser rechazado, si me escondo debajo de mi concha para evitar estar herido “otra vez”…C7 podrá estar afectada.
Cambio de pensamiento:
Debo aprender a discernir lo que es bueno para mí y lo que no lo es. Debo respetar los puntos de vista de cada persona, incluso si son diferentes de los míos. Abriendo mis brazos a los demás es como voy a aprender mejor y, podré realizar mejor las elecciones que me permitirán sentirme más libre.
¡Todas mis vértebras funcionarán perfectamente y en armonía!
 
 
++++++
 
 



LA ARTRITIS.

 

La Artritis es una inflamación que puede afectar las partes del sistema locomotor humano: los huesos, los ligamentos, los tendones o los músculos.

Se caracteriza por inflamación, rigidez muscular y dolor, en el plano metafísico estos síntomas se corresponden, a estar cerrados, a dejarse llevar por la pena, la tristeza, la ira o la crítica.


Cuando las articulaciones pierden su movimiento, cuando se vuelven inflexibles, o cuando se endurecen, podemos decir que existe una rigidez en los pensamientos (pensamientos cristalizados), en las actitudes o en nuestros comportamientos, de tal forma que todas las emociones profundas que debiéramos expresar normalmente, al no hacerlo se manifiestan físicamente en esta enfermedad.


Relación psicosomática:


Podemos decir que: La Artritis se produce cuando soy demasiado inflexible, demasiado exigente, testarudo, intolerante, muy moralista, criticón, restringido o demasiado orgulloso con relación a mí mismo, a los demás o a las situaciones de mi vida.


Un sentimiento de impotencia acompaña habitualmente al sufrimiento que me frena. Siento que no soy amado y apreciado en mi justo valor, lo cual me trae amargura y decepción frente a la vida. Manifiesto entonces un espíritu excesivamente racional, crítico con frecuencia todo o por el contrario no digo nada, porque le tengo miedo a la vida y me invade la inseguridad. Me siento explotado: hago las cosas más para complacer a los demás que por propia voluntad o interés, de manera que muchas veces digo “si” cuando en verdad quiero decir “no”.

 
Puede que haya vivido un trauma en mi infancia y ahora inhibo mis emociones, sin admitir lo que sucedió (ocultación), porque “sufrí mucho por la experiencia e inconscientemente  me permito censurar y quejarme para que los demás puedan comprender hasta qué punto padecí”.


Esta sería su conclusión:

 
La artritis también puede generarse por cómo me trato o trato a los demás, provoca también una especie de acción retrógrada, teniendo la sensación de volver atrás en el plano energético, como si se me indicara que debo hacer algo en una dirección diferente en vez de ir hacia delante. Ya que mi miedo. Mi débil valoración propia y mi rigidez hacen que se creen en mi interior, profundas emociones referentes al porqué, el cómo o la dirección de mis movimientos en la vida, puedo tener el sentimiento de estar obligado, restringido, inmovilizado o encerrado.


Ante todo esto sentiré una incapacidad a doblar (mi actitud), a ser mentalmente flexible o capaz de abdicar.

Manifestación:

 
La articulación donde se manifiesta la artritis me indica lo que vivo y me da más informaciones:


En las manos (dedos), la pregunta es: ¿Estoy realmente haciendo lo que deseo y quiero hacer? ¿Mis asuntos están bien “entre mis manos”?. Hay gente a quienes ya no quiero “dar la mano”. Mi libertad y mi espontaneidad en “manejar” lo que sucede en mi universo están limitadas por mi rigidez y mi dureza.

 
A nivel de los codos:

“Soy inflexible a los cambios de dirección que debo tomar en mi vida”. Permito a los demás ser libres y expresar su pleno potencial.


En las rodillas:

¿Frente a quien o a que tengo la sensación de tener que arrodillarme y delante de quien o de que no quiero doblar? A partir de ahora, compruebo mis verdaderas intenciones con relación al amor.


Cambio de pensamiento:


Debo cambiar mi modo de pensar y adoptar una nueva actitud frente a las situaciones de mi vida. Quedándome abierto al amor que está por todas partes, y expresándolo del modo más honesto, libre y espontaneo, mi corazón será radiante y respetaré a los demás tanto como a mí mismo.

 
                                        AMISTAD, COMPRENSIÓN Y PERDÓN

ESTÁN AHORA DISPONIBLES PARA MÍ.


++++++

 

DEPRESIÓN

 
La depresión refleja una profunda tristeza interior, una acumulación de emociones inhibidas que provocan un conflicto entre el cuerpo y la mente. En ocasiones está relacionada con un suceso señalado en la vida de la persona que la sufre.

 
Relación psicosomática:

 
La depresión es una desvalorización y culpabilidad que corroe por dentro, la persona se siente menos que nada, viviendo en el pasado constantemente y teniendo dificultad por salir de él.

 
Para el depresivo el presente y el porvenir no existen. Siente que la situación la vive en su territorio, es decir que lo que le ocurre pertenece a su espacio vital, sean familia, amigos o trabajo, el miedo se instala entonces en su mente creando la sensación de ahogo, y en ocasiones impidiendo que la persona pueda limitar su espacio, perdiendo así el sabor de vivir.

 
Esta sería su conclusión:

 
Quiero tener a toda costa una vida diferente. Estoy atrapado entre mis ideales y mis sueños,  lo real y lo que sucede, entre lo que soy y lo que quiero ser. Es un desequilibrio interior que hace que mi individualidad sea irreconocible.

Siento todo lo que sucede a mí alrededor, teniendo la impresión de estar invadido por el entorno. Entonces abandono, porque encuentro la carga demasiado pesada, luego me siento culpable de ser como soy, entrando en un círculo vicioso que puede llegar hasta la tendencia auto-destructiva.

También puedo tener “necesidad de atención”, la depresión se vuelve en este momento, un medio inconsciente para “manipular” mi entorno.

Es conveniente que compruebe las causas de mi estado depresivo: ¿cuál es la causa?, ¿Viví demasiada presión cuando era joven?, ¿Qué acontecimientos vividos en mi infancia hacen que mi vida parezca insignificante?

 
Huir de la realidad  y de mis responsabilidades no sirve de nada, para vencer mi estado depresivo debo ir a las causas.

 
Cambio de pensamiento:


A partir de ahora, comprendo que soy un ser único. Tengo valores interiores excepcionales. Puedo retomar el control de mí – mismo y de mi vida. Tengo la elección  de “soltar” o de “luchar”. Tengo todo lo necesario para cambiar mi destino. Responsabilizándome, adquiero más libertad y mis esfuerzos serán recompensados.

 
Actuare desde mis propias decisiones y seré feliz.
 
++++++
 
 
 
 

Dolores de estómago.
 
 
 
Los dolores y estirones en el estómago están vinculados con frecuencia a una necesidad de amor, de “alimento emocional” y de alimentos.

El alimento representa el afecto, la seguridad, el premio y la supervivencia. Si vivo un vacío cualquiera en mi vida, querré colmarlo con el alimento, en particular en los momentos de separación, muerte, pérdida o escasez de dinero.  

El alimento. También puede ayudarme artificialmente a “liberarme” de las tensiones materiales  o financieras. Siento como una carencia indispensable para mi supervivencia.

 
Relación psicosomática:

 
Conozco el trabajo efectuado por mi estómago, y sé que representa mi modo de digerir, absorber e integrar los acontecimientos y las situaciones de mi vida.

La fermentación, por su parte, procede del hecho de que no quiero enfrentar ciertas emociones que vivo con relación a personas o situaciones. Pongo estas situaciones a un lado, pero éstas siempre están presentes, se acumulan, “fermentan”, bajo el efecto de mi actitud “ácida”. Rumio constantemente ciertas situaciones que viví y que “no digiero”, por lo tanto vuelvo a revivir las mismas actitudes y las mismas emociones negativas.

 Al estar mi realidad en conflicto con mis sueños y mis necesidades, esto me lleva a vivir diversas emociones, no expreso mis contrariedades, estoy irritado. La ira y la agresividad rugen en mí, pero las reprimo. Ya está ¡La úlcera y los ardores de estómago están aquí! Tengo miedo, mi digestión se hace laboriosa porque mi estómago es nervioso y frágil.

 
Está seria su conclusión:

 ¿Cuál es la situación de mi vida “que no digiero?. La causa puede ser una falta de confianza en mí mismo, lo que hace muy difícil la aceptación de mis emociones. También pueden deberse mis dolores de estómago cuando vivo una contrariedad en el campo de mis finanzas personales o de mi vida profesional. Reacciono ante situaciones que me parecen repugnantes e inaceptables y mi estómago rechaza digerirlas. Entonces la digestión es muy lenta porque mi estómago está tenso y rígido, evitando que se produzcan los cambios en mi vida.

 
Cambió de pensamiento:

 
Tomo consciencia de que debo realizar más apertura en mi vida y acepto: Que las situaciones y los acontecimientos están aquí para hacerme crecer. La aceptación, me permite transformarlos en experiencias y la presión o la tensión desaparecerán.

 
Mi estómago funcionara correctamente

+++++





DOLORES DE CABEZA.


 

Hay varias causas para tener dolores de cabeza. Por ejemplo, el estrés y la tensión, cuando me esfuerzo mucho por hacer muchas cosas, para poder “estar” o “hacer” tal cosa. También aparece frecuentemente cuando intento realizar algo con demasiado ahínco o cuando estoy obsesionado por lo que me espera en el futuro.



Relación Psicosomática:



Vivo en este momento con mucha ansiedad y preocupación. Reacciono ante fuertes presiones ejercidas por situaciones que me rodean. Puedo vivir un sentimiento intenso de fracaso, duda, y odio,  lo que me hace dar vida a la crítica y sobre todo a la auto-critica.


Estoy cogido, “encajonado” en mi cabeza, no me gusta lo que veo, y me juzgo con severidad, dándome a mí mismo “golpes de cabeza”.


El dolor de cabeza puede provenir también de la negación y de la supresión de mis pensamientos y de mis sentimientos que creo inaceptables o desaprobados. O bien no tengo el valor de expresarlos, o sencillamente no los escucho, intelectualizando todo lo que vivo. “Esto está bien, esto está mal”.


Tal vez quiera comprender demasiado, ir demasiado deprisa, querer tener respuestas a todas mis preguntas en seguida. Pero el tiempo de saber quizás no ha llegado aún y debo desarrollar mi paciencia y mi confianza en que todo sucede en el momento justo.


El dolor de cabeza expresa también emociones negativas que están “cogidas en la trampa”, en mi cabeza, tales como la inseguridad, el tormento, las ambiciones excesivas, la obsesión de ser perfecto, todo esto causa dilatación sanguínea.
Esta sería su conclusión:
Si tengo miedo de hacer frente a cierta realidad, intentare encontrarme en otro lugar, llevando allí mi atención, huyendo, entonces aparecerá el dolor de cabeza. Si el dolor de cabeza es a nivel de la frente, se referirá a una situación de trabajo o vinculada a mi vida social. Si se sitúa lateralmente (cerca de las sienes), la situación conflictiva está en mi lado emocional (familia, pareja).
 
Cambio de pensamiento:
 
Cualquiera que sea la causa, el dolor de cabeza está directamente vinculado a mi individualidad y debo: ser más paciente y más flexible hacía mí y los demás. “Mis ideas son cada vez más claras”, y aprendo a dar el lugar que corresponde tanto a mi intelecto como a mis emociones, para alcanzar el equilibrio.
 
Entonces estaré en armonía conmigo mismo.
y sentiré mi cabeza más liberada y ligera.





 
 
 
 
 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario